Tag Archive Arcágeles

Oración para librarse de los enemigos

Bienaventurados Arcángeles YO os invoco y evóco en Nombre de Jesús: San Miguel Arcángel, + Rafael, + Uriel, + Baraquiel, + Querubin y Serafin, + interceded por mí. Ved aquí la Cruz + de Nuestro Señor Jesucristo. Huid, enemigos; el león de la tribu de Judá? ha vencido; raza de David, +aleluya! Líbrame, Dios mío, de mis enemigos y de aquellos que quieren perderme. + Así sea.
+Oh, Dios! Haz resaltar la gloria de tu Santo nombre y sálvame y haz aparecer tu poder justiciero, sosteniendo la bondad y la inocencia de mi causa. + TÚ, que has salvado a los reyes y has rescatado a David, líbrame de los que tratan de perderme injustamente. + Así sea.
Jesucristo vence, + Jesucristo reina, + Jesucristo es justo, + que El me defienda. + Amén.

Oración para librarse de procesos injustos

A Ti, Jesus mío, injustamente procesado, que prendido te llevaron ante los escribas y el pontífice Caifás; a Ti, amado mío, que, siendo el Justo, fuiste condenado; a Ti, a! Cristo, Hijo de Dios, me dirijo suplicante y humillado, para que intercedas por este pobre pecador, que, sin motivo ni causa, se ye encausado; haz, Jesús mío, que la luz del alma penetre en la de mis acusadores, para que no se enturbie y no me pierdan; te lo pido por la preciosísima sangre que derramaste pródigo por los hombres, que, siendo TU el Justo. Fuiste condenado y no quisiste defenderte. + Así sea.
Bienaventurados Arcángeles Miguel, Rafael y Gabriel, los ángeles y Querubines y todos los Santos, venid en socorro mío y libradme de una mala voluntad, por el Dios + Todopoderoso. Amen.

Oración protectora del ejercito celeste

OH, gran Dios Creador, Salvador y Glorificador! +Haz, oh Padre celestial, que la bendición de los Santos Angeles, Arcángeles, Serafines, Querubines, Tronos, Poderes y Virtudes, sean siempre conmigo. + Así sea.
Que la bendición de todos los cielos y la de Dios Omnipotente sea conmigo. + Así sea.
Que la bendición de los Patriarcas, Profetas, Mártires, Confesores, Vírgenes y de todos los Santos, sea siempre conmigo. + Así sea. Que la bondad y misericordia infinitas de Dios me den la firmeza necesaria para no caer en los lazos del demonio y me libren de ser víctima de sus asechanzas. + Así sea.
Que la majestad de Dios Todopoderoso me sostenga y me proteja; que su bondad infinita me guie; que su caridad sin límites me inflame; que su divinidad suprema me conduzca; que el poder del Padre me conserve; que la sabiduría del Hijo me vivifique; que la virtud del Espíritu Santo me ilumine. + Así sea. +Oh, Jesucristo, único Hijo de Dios vivo, yo te pido estés siempre como muralla infranqueable entre mis enemigos, visibles e invisibles, y este pobre pecador! + Así sea.
Fuente: Misticismo Cristiano.

Los Santos Arcángeles

Desde pequeños hemos leído sobre los Arcángeles de Dios, seres puros, creados por Dios como sus compañeros y servidores. La Biblia nos enseña que cada uno de ellos tiene una función especial asignada por Dios, como la tenemos nosotros aquí en la tierra. Nadie sobra ni en el cielo, ni en la tierra, cada uno tiene su cometido.

 

Hoy la Iglesia celebra la Fiesta de San Miguel, San Rafael y San Gabriel, los tres arcángeles más conocidos por las escrituras, aunque hay muchos más. En la cábala judía aparecen muchos más, y sus nombres.  En muchos apócrifos de la Iglesia, también aparecen. Su misión acompañar al hombre, a naciones o a pueblos en sus vicisitudes por este “valle de lágrimas” hasta llegar a Dios.

 

Se les invoca especialmente para luchar contra la presión demoniaca (el primer y mejor armamento de Satanás, es precisamente que no se crea en él, en su existencia. Porque eso certificaría, que Dios también existe) ya desde tiempos inmemoriales. En muchos escritos medievales y tratados sobre demonología, aparece especialmente San Miguel como baluarte y defensor de los que luchaban contra el demonio. Luzbel, o satanás (como lo queramos llamar) fue uno de los mejores ángeles creados por Dios, pero como ya sabemos, Dios ama tanto a sus creaciones, que les da el “libre albedrío”, también se los dio a los ángeles y ya sabemos el resultado.

 

San Miguel arcángel se puede decir que es un general de los ángeles de Dios, es el arcángel invocado por la Iglesia para defenderse de los ataques del demonio, tanto que el Papa León XIII escribió una oración dedicada expresamente a él.

 

No hace falta decir que hoy en día estamos viviendo una división “dentro de la Iglesia” y quien no lo quiera ver, es simplemente un iluso. Parece que los ángeles han sido enviados por Dios para “separar el trigo de la cizaña”, lo bueno de lo malo, o los que se creen tan buenos y son lo contrario o al revés.  Señal premonitoria de que algo no va bien, es cuando nos sentimos buenos; tanto que no nos sentimos pecadores.  No se trata de “creerse uno una cosa u otra”, sino de lo que realmente se es. Muchas veces Dios nos pone en el camino a personas muy pecadoras, para que nos demos cuenta de nuestra falta de Amor por el hermano. Puedo ser muy bueno o parecerlo, pero si miro por encima del hombro a mi hermano (que precisamente me lo ha puesto Dios para bien y para el suyo) es que el amor de Dios no está en mí. El Espíritu que inhabita en nosotros no es el Espíritu Santo, será más bien…otro.

 

¡No juzgues, en su lugar ama!, ¿Pero si yo no juzgo, rezo por mi hermanos?. Sí, sí; rezas por tus hermanos, pero ya los has juzgado y condenado en tu corazón. Hipócrita, quita la paja de tu ojo, y después verás de quitar la de tu hermano.

 

No digo que no haya gente buena, pero no sentirse pecador, es signo de que algo anda mal, porque no hay humildad, y no se está en el amor de Dios. Ante Dios TODOS SOMOS PECADORES, por muy buenos que nos creamos SOLO DIOS ES BUENO (escrito esta en las escrituras); no queramos ser orgullosos como aquel que relata el evangelio que en la Sinagoga se las daba de bueno, porque iba todos los días a los oficios, ayunaba, etc., y el otro el pecador estaba allí llorando y pidiendo perdón por sus pecados (con un corazón contrito y humillado); Dios se complace en el sencillo y el humilde.

 

Para terminar fijemos nuestra mirada en la sencillez y obediencia de los Arcángeles de Dios, como sirven a Dios y a los hombres, cuando su diseño es superior al nuestro por naturaleza (siempre según las escrituras); pues ese mismo cariño, respeto y amor, es el que nos piden nuestros compañeros los ángeles.

Dios aborrece el pecado, por eso nos manda en nuestra ayuda a los Santos Arcángeles. Hoy especialmente pidamos su intercesión para la iglesia y para nosotros mismos.


AGUILAR PEDRERA CRISTOBAL (246)

Programador de Sistemas de Alto nivel, Monitor Experto para cursos de Formación Profesional Ocupacional y Monitor de para cursos de Fundaciones Laborales. Dedicado desde el año 1995 a la enseñanza Informática, impartiendo cursos a entidades privadas y empresariales, incluyendo a particulares. Monitor avanzado en Redes y comunicaciones.

 

Este sitio emplea cookies propios y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación. Se recibe información sobre tu uso de este sitio web. Si utilizas (navegando o desplazándote por las páginas) este sitio web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. más información. Política cookies.

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar