Oración de liberación a San Miguel en latín y español

Oración de liberación a San Miguel en latín y español

ORACIÓN PROTECTORA A SAN MIGUEL ARCÁNGEL EN ESPAÑOL

Oh Glorioso príncipe de la Hueste Celestial, San Miguel Arcángel, defiéndenos en la batalla y en el terrible combate que estamos librando contra los principados y Potestades del aire, contra los Dominadores de este mundo tenebroso, en contra de todos los Espíritus del Mal. Ven en ayuda del hombre, a quien Dios Todopoderoso creó inmortal, hecho en ayuda del hombre, a quien Dios Todopoderoso creó inmortal, hecho a su imagen y semejanza, y redimido por un gran precio, de la tiranía de Satanás.

Pelea en este día la batalla del Señor, junto con los santos ángeles, igual que combatiste al líder de los orgullosos ángeles, Lucifer, y a su hueste apóstata, quienes no tuvieron poder para resistirte y tampoco hubo ya lugar para ellos en el cielo. Esa cruel serpiente antigua, llamada el diablo o Satanás, que seduce al mundo entero, fue arrojada al abismo junto con sus ángeles. Mira, este enemigo primitivo y asesino del hombre ha tomado fuerza. Transformado en un ángel de luz, anda alrededor del mundo con una multitud de espíritus perversos, invadiendo la tierra para borrar el nombre de Dios y de Jesucristo, apoderarse, asesinar y arrojar a la eterna perdición de las almas destinadas a la corona de la gloria eterna. Este malvado dragón vierte, como la inundación más impura, el veneno de su malicia en los hombres de mente depravada y corrupto corazón; el espíritu de mentira de impiedad, de blasfemia, y de aire pestilente de impureza, y de todo vicio e iniquidad.

Estos astutos enemigos han llenado y embriagado con hiel y amargura esta Iglesia, la esposa del Inmaculado Cordero, y han puesto sus manos impías en sus más sagradas posesiones. En el Santo Lugar, en donde la sede de San Pedro y el asiento de la verdad han sido colocados como la luz del mundo, ellos han levantado el trono de su abominable impiedad, con el designio inicuo de que cuando el Pastor sea herido, también las ovejas pueden ser heridas.

Entonces levántate, oh Príncipe invencible, dale ayuda al pueblo de Dios en contra de los ataques de los espíritus perdidos. Dale la victoria al pueblo de Dios: Ellos te veneran como su protector y patrón; en ti la gloriosa Iglesia se regocija con tu defensa contra el maligno poder del infierno; a ti te ha confiado Dios las almas de los hombres para ser establecida en bienaventuranzas celestiales. Ora al Dios de la paz, para que ponga a Satanás bajo nuestros píes, derrotado para que no pueda más mantener al hombre en cautiverio y lastimar a la Iglesia. Ofrece nuestras oraciones a la vista del Altísimo, para que pronto pueda encontrar misericordia a los ojos del señor; y venciendo al dragón la antigua serpiente que es el diablo y Satanás, tú nuevamente lo pongas cautivo en al abismo, para que no pueda ya más seducir a las naciones.

Amén.

L: Miren la Cruz del Señor; y sean dispersos los poderes enemigos.

R: El León de la tribu de Judá ha conquistado la raíz de David.

L: Qué tu misericordia esté sobre nosotros, oh Señor.

R: Así como hemos tenido esperanza en Ti.

L: Oh Señor, escucha nuestra oración.

R: Y deja que mi llanto llegue a Ti.

L: Oremos

Oh Dios, Padre nuestro, señor Jesucristo, invocamos a tu Santo Nombre, y suplicantes imploramos tu clemencia, para que por la intercesión de la siempre Virgen María, Inmaculada Madre nuestra, y por el glorioso San Miguel Arcángel, Tú te dignes ayudarnos contra Satanás y todos los demás espíritus inmundos, que andan por el mundo para hacer daño a la raza humana y para arruinar a las almas.

Amén.

ORACIÓN PROTECTORA A SAN MIGUEL ARCANGEL EN LATÍN

PRINCEPS gloriosissime caelestis militiae, sancte Michael Archangele, defende nos in proelio adversus principes et ingentem bello aereas potestates, adversus mundi rectores tenebrarum harum, contra omne malum venire auxilium hominum, quos Deus creavit inexterminabiles, in auxilium hominum, quos Deus creavit inexterminabiles, et ad imaginem similitudinis suae fecit, et a tyrannide diaboli emit pretio redemit.

Pugnate hodie pugnae Domini cum angelis sanctis angelis sicut pugnasti contra ducem superbiae luciferum ejus apostaticos: et non erat qui resisteret potestas in caelis. Saeva serpens antiquus qui vocatur Diabolus et Satanas qui seducit universum orbem proiectus est in profundum sui cum angelis suis. En hostem et parricidam primi hominis tenuit. Transfigurat se in angelum lucis multitudine mundum circuire spiritus invadens pellere terra et nomen Domini Iesu, accipe et in aeternum occidunt perditionem animarum gloriæ coronam destinatas aeternam. Improbum draco maleficus transfundit sicut flumen immundissimum virus sue malicie in homines depravatos mente et corruptos corde; spiritum mendacii, impietatis et blasphemiæ turpis aeris impuritate vitiorum omnium et iniquitatum.

Haec callidis Ecclesiae hostes repleverunt amaritudinibus, inebriarunt absinthio uxorem Agni immaculati, et impias manus eius sacratissimum possessiones. In loco sancto, ubi forum et sedes Sancti Petri posita verum sicut lux mundi, thronum posuerunt abominationis impietatis erexit cum parocho consilio et iniqua nocendi etiam oves potest laedi.

Surge itaque, Dux invictissime, populo Dei auxilium contra irrumpentes spiritus. Dare salutem populi Dei colunt te praesumis, quibus gloriosum in Ecclesia gaudet potestate defensio contra mala inferni, animas ad Deum commisit, ut gradatim firmabitur caelestis. Deprecare Deum pacis, ut conterat satanam sub pedibus nostris, ne quis plures vincere posse ut Ecclesiae damnum capto. Preces Deo offert sententia, mox ut invenirent misericordiam in conspectu Domini, et praevalebat draconem serpentem antiquum qui est diabolus et Satanas posuit capto te abyssum, ut non amplius seducat gentes.

 Amen.

L: Ecce Crucem Domini, et dispersi sunt inimici potestatem.

A: Vicit leo de tribu Iuda radix David.

Dominus: Quid super nos misericordia tua, Domine.

A: quemadmodum speravimus in te.

L: Domine exaudi orationem meam.

R. Et clamor meus ad te veniat.

L: nos orare

Deus et Pater noster Dominus Iesus Christus invocantibus nomini sancto tuo et supplices imploramus clementiam tuam, ut per intercessionem Virginis Mariae Immaculatae Matris nostrae et gloriae Sancti, ut placeat tibi, qui defenderent nos Satanas et omnes spiritus malignos, qui ad nocendum humano generi orbis regionum ac perniciem animarum.

Amen.

Fuente: Libro de la Devoción a la preciosa sangre de Nuestro Señor Jesucristo.

Transcrito Fray Cristóbal, o.f.m.

About the author

AGUILAR PEDRERA CRISTOBAL administrator

Programador de Sistemas de Alto nivel, Monitor Experto para cursos de Formación Profesional Ocupacional y Monitor de para cursos de Fundaciones Laborales. Dedicado desde el año 1995 a la enseñanza Informática, impartiendo cursos a entidades privadas y empresariales, incluyendo a particulares. Monitor avanzado en Redes y comunicaciones.

Este sitio emplea cookies para mejorar tu experiencia de navegación, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Se recibe información sobre tu uso de este sitio web. Si utilizas este sitio web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. más información. Política cookies.

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar