Las máquinas de la mente: inductores celebrales

Comparte con tus amigos!!Email this to someoneShare on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn0Digg thisPrint this pageShare on Reddit0

Hace años cuando todavía uno buscaba la verdad (no se nace fraile, uno se hace), me topé con una de estas maquinitas, por los años 80 o 90 que yo mismo probe durante unos años. Si bien en los Estados Unidos de aquella época ya llevaban tiempo por delante de nosotros. Tengo que decir que llegar a estados de relajación era relativamente fácil, aunque llegar a otros estados no lo es tanto.

Recordemos primero los tipos de ondas que existen y que funcionalidad comprobada científicamente tienen. En principio decir que con ello llegamos a un estado alterado de consciencia dependiendo del tiempo empleado y del aparato en cuestión. Los hay desde unos pocos euros hasta 3.000 o 4.000 euros. Lógicamente los empleados en medicina son de probada funcionalidad. De todas formas hay en el mercado diferentes aparatos, que si bien no pueden conseguir los efectos de estos últimos, si es cierto que podemos conseguir: un estado de relajación (eliminando ansiolíticos etc…), aprendizaje de temas escritos, y relajación profunda, de estos últimos son los que yo probé  personalmente durante poco más de un año.

Para aclarar un poco las cosas, veamos los diferentes tipos de ondas:

ONDAS BETHA: Originan un campo electromagnético con una frecuencia comprendida entre 13 y 30 Hz (vibraciones por segundo). Se registran cuando la persona se encuentra despierta y en plena actividad mental. Los sentidos se hallan volcados hacia el exterior, de manera que la irritación, inquietud y temores repentinos pueden acompañar este estado.

ONDAS ALFA: Tienen una frecuencia de 8 –12 Hz y están asociadas con estados de relajación. Se registran especialmente momentos antes de dormirse. Sus efectos característicos  son: relajación agradable, pensamientos tranquilos y despreocupados, optimismo y un sentimiento de integración de cuerpo y mente.

ONDAS THETA: Con una frecuencia de 4-7 hz., se producen durante el sueño (o en meditación profunda, entrenamiento autógeno, yoga…), mientras actúan las formaciones del subconsciente. Las características de este estado son: memoria plástica, mayor capacidad de aprendizaje, fantasía, imaginación e inspiración creativa.

ONDAS DELTA: Con una frecuencia de 1-3 Hz, surgen principalmente en el sueño profundo y muy raras veces se pueden experimentar estando despierto. Sus estados psíquicos correspondientes son el dormir sin sueños, el trance y la hipnosis profunda. Las ondas delta resultan de gran importancia en los procesos curativos y en el fortalecimiento del sistema inmunitario.

El trabajo, los negocios y actividades que exigen gran atención, hacen que el ser humano este en siempre como en alerta, como en vigilancia. El simple hecho de conducir por la ciudad exige un estado de alerta máxima, esta situación no se da en la naturaleza.

El resultado final es una explosión, estrés y ansiedad acumulada, que ni siquiera el sueño puede apaciguar porque incluso para muchos cada noche se convierte en una terrorífica pesadilla por no poder dormir bien, y al final “tiramos” de tranquilizantes y ansiolíticos. ¿Quién no los ha usado alguna vez?.

El cerebro es la más potente de las computadoras,  puede ser estimulada por diferentes medios, mediante meditación, o usando uno de estos aparatos y posteriormente llevada a estados mentales de ondas alfa, beta, theta, y delta. Este tipo de ondas están más que estudiadas por la ciencia hoy día.

La naturaleza misma  produce efectos que llevan a estos estados, la brisa sobre las hojas de un árbol, el canto pausado de los pájaros, todo ello conduce al ser humano a un relax,  pero hemos visto que muchas personas ni siquiera tienen tiempo para experimentar esto permaneciendo en estado de alerta siempre.    El inductor de ondas cerebrales, tiene la capacidad de que a voluntad y con poco tiempo podemos hacer que nuestro cerebro sea inducido a que entre en estas frecuencias, por ejemplo para relajar la mente, aumentar la creatividad, la imaginación, una pequeña sesión antes de empezar cualquier trabajo creativo de ondas alfa, puede dejar nuestro cerebro listo para tal tarea. El problema y en esto hay que hacer incapie puede dañar los ojos en personas que tienen algún tipo de problema, por tanto hay que tener cuidado.

Veamos la siguiente tabla:

TIPO DE ONDA
y voltajes
 FRECUENCIA SITUACION MENTAL RELATIVA A LA QUE CORRESPONDE
DELTA
10-50 micro voltios
0,2 a 3,5 Hz Estado hipnótico, hemisferio  cerebral derecho en plena actividad,  sueño profundo , meditación
THETA
50-100 micro voltios
3,5 a  7,5 Hz Estado de vigilia, equilibrio entre los hemisferios izquierdo y derecho, plenitud, armonía,
ALFA
100-150 micro voltios
7,5 a 13 Hz Relajación, tranquilidad, creatividad inicio de actividad plena del hemisferio izquierdo y desconexión del hemisferio derecho.
BETA
150-200 micro voltios
13 a 28 Hz Estado de alerta máxima, vigilante, miedo,  es la situación normal cuando estamos despiertos, conduciendo, o trabajando en donde estamos   en estado de alerta, ansiedad.

El estudio y la investigación sobre las frecuencias cerebrales y su relación con los distintos procesos corporales y la salud se remonta a un par de siglos atrás. Durante los años 1950 al 70 se llevaron a cabo una serie de experimentos por parte de EEUU, sobre las frecuencias cerebrales y los estados alterados de la conciencia mediante el uso de psicoactivos de distinto tipo. Estos experimentos sobre soldados y civiles voluntarios permitieron a los investigadores determinar qué mecanismos o substancias influían sobre la actividad cerebral y qué efectos producían, midiendo el proceso y los resultados con el uso del EEG (electro encéfalograma), aparato que, como muchos conocen, mide las ondas cerebrales. Más tarde, con la invención del scanner cerebral o más conocido como resonador magnético inventado por el Dr. Paul Lauterburg en 1972 (premio Nobel), la actividad cerebral pudo monitorearse a niveles nunca antes imaginados.

brain-lies

Este avance permitió el desarrollo de aparatos inductores de ondas cerebrales que salieron al mercado durante finales de la década de los 80 con programas que prometían una mayor capacidad de concentración, aprendizaje de idiomas en corto tiempo, relajación, estimulación de las capacidades atléticas, etc.

Actualmente estos dispositivos que combinan luz y sonido abundan en todo el mercado a precios razonables, pero los hay más accesibles como el Brain Wave Generator que puede bajarse en su versión shareware desde la red.

Las aplicaciones que poseen los inductores de ondas y frecuencias cerebrales son múltiples, dependiendo del ingenio, conocimiento y creatividad del usuario. Con el BWG pueden crearse con facilidad toda una gama de sonidos binaureales con efectos impresionantes sobre los estados de conciencia e incluso para incentivar o producir estados físicos deseados y hasta revertir problemas de salud como calvicie, dolores de cabeza, impotencia, problemas cardíacos, atrasar el envejecimiento, incrementar la potencia y apetito sexuales, inducir viajes fuera del cuerpo, sueños lúcidos, incrementar la respuesta inmunológica del cuerpo, etc.

ondas-cerebrales-002

Los doctores Whitney y Mehlhaff publicaron un estudio en la revista de la Asociación Veterinaria Médica Americana sobre la flexibilidad y capacidad de regeneración osea de los gatos, donde documentaron casos de 132 felinos que cayeron de edificios de más de 5 pisos de altura. El 90% de estos animales sobrevivió a las caídas, algunos con lesiones serias. Esto motivó un estudio sobre por qué los gatos tienen la capacidad de regenerar sus huesos tan rapidamente. Las conclusiones fueron que las bajas frecuencias ayudan al crecimiento de los huesos, alivio del dolor, reparación de la fuerza muscular y elasticidad de los tendones, mejora notablemente las coyunturas articulares y alivia considerablemente la dyspnea.

Los resultados indicaron que más allá del tamaño del gato y sus diferencias genéticas, todos poseen frecuencias en su ronroneo que oscila entre 25 y 50 Hz, promoviendo el crecimiento óseo y la velocidad en que los huesos sanan. Todas las especies de felinos ronronean en rangos que van desde los 25, 50, 100, 125 y 150 Hz, a excepción del Chita que ronronea por encima de los 200 Hz. Actualmente se usan frecuencias armónicas entre 18 a 35 Hz en la estimulación biomecánica terapéutica para la movilidad articular. La generación de frecuencias para el fortalecimiento muscular tiene un rango entre 2 a 100 Hz.

Hay muchos estudios sobre estos temas, espero haber abierto en vosotros un poco curiosidad, por los estados alterados de consciencia que se dan realmente en la meditación y en algunas oraciones meditativas.

Fray Cristóbal Aguilar, o.f.m.

Comparte con tus amigos!!Email this to someoneShare on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn0Digg thisPrint this pageShare on Reddit0
noviembre 15, 2016