Category Archive MÍSTICA EN LA IGLESIA

Profecías reveladas al Padre Pío

Os traigo en esta ocasión un texto sobre unas “supuestas revelaciones” dadas al Padre Pío cuando aún estaba en vida. No he podido confirmar la fuente última, pero parece que son si hay una probabilidad muy alta de que procedan de él, por ello os lo transcribo a título unicamente informatico, y dandole la importancia que da la iglesia a las revelaciones personales, que no es la misma que cuando es para el conjunto de la Iglesia o para la comunidad. Nuestro Señor le dijo así:

Yo volveré a este globo terrestre cargado de pecados, en una fría noche de invierno y con un ruido pavoroso de truenos. Los vientos abrasadores precederán a este fenómeno. La tierra temblará violentamente.

El fuego del Cielo bajará sobre masas de nubes encendidas… Los relámpagos reducirán a cenizas todo lo que estaba corrompido… El aire será envenenado por los gases y cargado de un humo ahogador que será extendido por todas partes a causa de los fuertes vientos. Los altos edificios construidos por el hombre con espíritu de orgullo, serán destruidos.

comets

Entonces la humanidad verá que por encima de ella hay una voluntad todopoderosa que reducirá a polvo sus planes insensatos de vana gloria. Por intermedio de un ángel exterminador, la Ira de Dios anonadará definitivamente las fuerzas impregnadas de sofismas y de blasfemias que se oponen al evangelio de Cristo.

¡Ay de vosotros, impíos, qué os burláis de Mí con vuestras teorías falsas e hipócritas, inventadas por el Infierno! En cuanto a vosotros, discípulos fieles, ya os he avisado de no seguir a los falsos profetas y a los falsos cristos. ¡Soy yo vuestro único Salvador! Cuando el Ángel de la muerte comience a cumplir su misión con la espada vengadora de la Justicia divina, que vuestra fe permanezca firme como la roca.

Tened confianza en mí: Yo os protegeré. Yo os daré una señal para indicaros el comienzo de mis juicios:

En una fría noche de invierno, Yo haré retumbar el trueno que hará vibrar las montañas!!!Entonces, cerrad vuestras ventanas y no miréis hacia el exterior. No profanéis vuestros ojos con miradas curiosas hacia esos terribles acontecimientos… pues tres veces santa es la Ira de Dios que purificará la tierra por vosotros, rebaño fiel.

Colocaos bajo la protección de Mi Madre. Cualquier cosa que veáis u oigáis, no desesperéis. Será como un preámbulo del infierno que no podrá dañaros. Pero entonces reuníos para rezar a los pies de la Cruz. Invocad a los Ángeles de la Guarda. Combatid con confianza en Mi Amor y no dudéis de vuestra salvación. Yo os libraré de todo peligro, si tenéis confianza en Mi Amor. Quedaos cerca de Mi Corazón y luchad por la salvación de las almas.

Ofreced vuestras pruebas, vuestras tentaciones, las vejaciones que os atormentan, todo por la salvación de los pobres pecadores y de los sacerdotes infieles que se dejan llevar por el error. Ellos siempre son muy queridos de Mi Corazón. Obtenedles la contrición perfecta en la hora de la muerte.

766f08fb4219bb3de9e5978b8a74f1f7

Perseverad durante una noche y un día en la oración: en la noche siguiente aparecerá el fin de estos terrores con la aurora de la mañana. El sol dará de nuevo su calor y su luz, que reemplazará al horror de las tinieblas. Entonces aceptaréis con gratitud la nueva vida que seos ofrecerá. Vosotros viviréis en la justicia y la sencillez, la paz y el amor, según mi Voluntad. Consolad, animad, rezad y ofreced vuestros sacrificios para que una raza renovada venga a prosperar para alegría de vuestros corazones.

Y vosotras, almas consagradas, os ruego que os dediquéis a Mi Voluntad, como víctimas para la salvación de vuestros hermanos. Ninguna aflicción os será ahorrada. Estad en guardia, resistid al mundo, pues los espíritus malignos tratarán de seduciros. Luchad con humildad y en silencio, daos sin miedo a la oración, a las buenas obras y a los sacrificios, con la convicción de cumplir con un deber muy sagrado.

Tened compasión de vuestros hermanos que están en el error. Crucificaos para aplacar al Cielo. Yo estoy dispuesto a obrar. La tierra va a temblar: será un JUICIO FINAL en miniatura! … Pero no temáis: Yo estaré con vosotros. Para los que no estén en estado de gracia será terrible!!! Los Ángeles de la Justicia están ya colocados en todas las direcciones!!! Yo me manifestaré a todos los hombres y cada uno me reconocerá por su Dios: ¡¡YA ESTOY EN LA PUERTA!!

La tierra temblará. Los hombres gemirán… La obra del Espíritu Santo se consumará… Los pecadores empedernidos endurecen sus corazones… Rechazan Mi Misericordia y Mi Amor…

LA HUMANIDAD es peor que en tiempo del Diluvio. El mundo está envuelto en tinieblas…Se ahoga en el fango del pecado. Tengo ganas de exterminar a esta raza impía. Pero a causa de los justos, dejaré reinar Mi Misericordia. La Copa de Mi Cólera se va a derramar sobre la tierra… Pero poco después, el Ángel de la Paz planeará sobre ella… Mi Misericordia irá más allá que Mi Justicia!! No os durmáis como mis Apóstoles en el Jardín de los Olivos! Rezad sin cesar y echad mano de mis méritos para salvar al mundo.

Todos los que hayan sufrido durante este periodo serán mártires y constituirán la semilla dela nueva Iglesia… Participarán en Mi Pasión y en Mi Viacrucis. ¡Hijitos míos.. . Yo vendré muy pronto! Lo que está por llegar sobrepasará a toda imaginación!… Muy grandes cosas se preparan… Será más terrible que todo lo que ha sucedido en el mundo desde su creación. El infierno cree poder hacer una buena cosecha durante ese cataclismo. Sin embargo, Yo le venceré..

Yo vendré y traeré la paz a mis fieles… La Madre de Dios y todos los coros de los Ángeles se pondrán en juego durante esos acontecimientos para salvar las almas. Yo estableceré mi Reino… A mis fieles Yo les daré luces particulares y les traeré la salvación. La humanidad conocerá Mi Poder y Mi Amor…Yo reuniré a los míos y de todas las direcciones vendrán para glorificarme. Dichosos los que estén listos para recibirme!!

explosion-galactica2

Rezad sin descanso.. Rezad para tener la fuerza de los mártires y atravesar sin peligro este período de prueba… La última guerra mundial no es más que una gota de agua en comparación con el mar de calamidades que la Justicia divina reserva para estos próximos tiempos. Así como el mundo tenía necesidad del sacrificio del Hijo de Dios para obtener la Misericordia del Padre celestial, así ahora necesitáis refugiaros en Mi Corazón para sobrellevar todas vuestras penas.

¡Implorad la protección de Mi Madre y tened confianza en Mí… Mi Madre os ha dicho que ella es la Mediadora de todas las gracias… Que Mi Corazón sea vuestro refugio: en El encontraréis el descanso y la felicidad.. Sumergid vuestros defectos y vuestras imperfecciones en Mi preciosa Sangre para purificaros… Perseverad en Mi Amor. Uníos a mi Sacrificio para la redención de la humanidad!

Hasta aquí el final del mensaje.

En otros tantos avisos dados a otros santos, se hace recomendable tener agua bendita, y algunas velas de cera bendecidas el día de la candelaria (2 de Febrero) en donde según los avisos, la vela no será consumida en los tres grandes días de oscuridad que se avecinan.

En mi apartado del sitio “Profecías” ahí un último artículo ampliado del tema, por si te interesa leerlo. Ojala todos estemos preparados para ese día, que vendrá según estos avisos más pronto que tarde. Aunque debemos ser cautos y sencillos, no desdeñar estos avisos, pero tampoco dejarnos llevar por la proliferación de tantas y tantas profecías que no llevan a ningún lado, lo mejor mantenerse en la tradición y magisterio de la Iglesia.

Fray Cristóbal Aguilar, o.f.m.

Los últimos tiempos apocalípticos, significado del apocalípsis de Juan

Según las profecías de diversos santos y santas parece que nos indican que estamos inmersos en el final de los tiempos Quien no ve los inmensos huracanes, tsunamis, terremotos por todo el planeta y la cantidad de desgracias que recorren el planeta. O las tan recientes pandemias del Sida o de la Gripe Aviar y ahora la Gripe A en un pasado no lejano. ¿Estamos ciegos los cristianos? ¿No vemos en esto que son pequeños avisos para que cambiemos?.

explosion-galactica2

No es muy difícil ver que el corazón humano aún esta duro como las piedras. No tenemos más que fijarnos en que si alguien cae en la calle o se tambalea, casi nadie le ofrece ayuda, porque creen que es un borracho o un cualquiera;  y casualmente es una persona que es diabética o que tiene una bajada de azúcar. Quiero decir con esto que ya no hay esa caridad primigenia, cada uno “vamos a lo nuestro” y eso no es lo que el señor quiere. Ahondemos un poco en el tema. Y espero que sirva para despertarnos a todos. Podemos seguir con nuestros quehaceres pero pensando en que estaremos en un mundo que será mejor que este.

El libro del Apocalipsis o Apocalipsis de Juan (griego: Ἀποκάλυψις Ιωάννου [apokálypsis Iōannou], ‘revelación a Juan’ )? es el último libro del Nuevo Testamento. También es conocido como Apocalipsis de Jesucristo por el título que al principio se da a sí mismo (Αποκάλυψις ῾ΙησοῦΧριστοῦ,…), y en algunos círculos protestantes simplemente como Revelación. Por su género literario, es considerado por la mayoría de los eruditos el único libro del Nuevo Testamento de carácter exclusivamente profético.

comets

El Apocalipsis quizás sea el escrito más rico en símbolos de toda la Biblia. La cantidad de símbolos, eventos y procesos complica la tarea de interpretar la totalidad de la revelación y como tal, ha sido objeto de numerosas investigaciones, interpretaciones y debate a lo largo de la historia.

El autor se identifica a sí mismo dentro del libro como Juan, discípulo de Jesucristo y en condición de desterrado en la isla de Patmos (en el mar Egeo) por ser testigo de Jesús.

La coincidencia de este nombre con el de Juan el Evangelista y el autor de otros escritos del Nuevo Testamento (NT) es en gran parte la razón por la cual se atribuye el libro de manera tradicional al apóstol San Juan (a quien se le atribuyen también el cuarto Evangelio y tres cartas: 1 Juan, 2 Juan y 3 Juan).

Sin embargo en el Apocalipsis, el autor sólo menciona su nombre, sin identificarse nunca con el mismo apóstol Juan de los Evangelios, o que se trate siquiera del mismo autor de los otros escritos atribuidos al apóstol.

Todo esto puede relacionarse con los últimos tiempos, sin embargo el libro fue escrito para animar a los cristianos durante las persecuciones en tiempos de los romanos, con todo es posible que tenga otro sentido y trasfondo que transcienda el tiempo y el espacio.

Fray Cristóbal Aguilar, o.f.m.

Levitaciones de los Santos en la historia ¿ficción o realidad de la física?

La levitación es un tema que aun en la actualidad mantiene perplejos a los investigadores porque no han sabido separar la paja del trigo. Muchas personas levitan, y el hecho no tiene nada de misterioso, ni tampoco es un milagro y ni siquiera significa una señal de santidad o de elevación espiritual. Es simplemente una habilidad que algunas personas, con cierto grado de aptitud para producir este tipo de fenómenos, han desarrollado.  Se denomina por levitación, el efecto por el que un cuerpo u objeto se halla en suspensión estable en el aire, sin mediar de otro objeto físico en contacto con el primero que sustente al que levita o “flota”.

LA LEVITACIÓN SEGUN LA CIENCIA

Para que tenga lugar la levitación en presencia de un campo gravitatorio, es preciso:
una fuerza que contrarreste el peso del cuerpo (la fuerza de gravedad que actúa sobre el objeto que levita). Para que se halle en suspensión estable, es necesaria una fuerza adicional que contrarreste cada pequeño desplazamiento del objeto en levitación.
Desde el punto de vista científico, la levitación se puede dar debido a los siguientes efectos:

Levitación electrostática: para ello es necesario que el objeto que levita esté cargado eléctricamente, de modo que con un campo eléctrico adecuado se produzca una fuerza igual y opuesta a la de la gravedad. Este tipo de levitación es el que se da, por ejemplo, en el experimento clásico de la gota de aceite realizado por primera vez por Robert Millikan.
Levitación magnética: en esta forma de levitación se pueden agrupar la debida a imanes (por ejemplo, dos imanes atravesados por un hilo, dispuestos de forma que se enfrenten polos iguales; esta versión es conocida también como pseudolevitación, ya que en realidad requiere de una ligadura adicional, como por ejemplo el hilo comentado), la debida a la superconductividad (concretamente por causa del efecto Meissner), la debida al diamagnetismo, o la suspensión electromagnética (la cual, con la ayuda de servomecanismos, es aplicada en trenes de levitación magnética).

Levitación aerodinámica: en este caso se juega con las variaciones en la presión ejercida por gases para mantener objetos en posición estable, como en el caso de los helicópteros (los aviones no se pueden considerar objetos en levitación, ya que, con alguna excepción como el McDonnell Douglas AV-8 Harrier II, necesitan estar en movimiento, por lo que no se puede decir que estén en posición estable).
Levitación acústica: es posible debido a los efectos no lineales de las ondas sonoras intensas, aunque en la práctica esto se ha realizado tan sólo con objetos de unos pocos gramos de masa.
Levitación óptica: emplea la presión de radiación para hacer levitar objetos de poca masa, usando el principio de la conservación del momento (el objeto absorbe los fotones, con lo que el momento de estos es transferido al objeto en levitación). Por lo general, en este tipo de levitación, se emplean láseres.

Antigravedad: forma de levitación que no ha sido observada ni demostrada. Según ciertas hipótesis en el ámbito de la física teórica, bajo ciertas condiciones físicas los objetos en lugar de atraerse se repelerían gravitacionalmente (de modo que tendrían una “masa negativa”) mediante la acción de anti gravitones (la hipotética antipartícula del gravitón). No obstante, de acuerdo con las principales líneas de investigación actuales, se considera improbable o indemostrable que pueda existir la anti gravedad como tal. La falta de pruebas científicas, unido a la incomprensión actual de una teoría cuántica de la gravedad, han llevado a numerosos autores de ciencia ficción a incorporar esta forma de levitación en las tramas de su producción literaria.

aaa10

LA LEVITACIÓN Y LOS SANTOS EN LA HISTORIA

Levitación es el término con que los parapsicólogos se refieren al fenómeno que permite a personas, animales o cosas suspenderse en el aire.

Han sido muchos los experimentos realizados en laboratorios de parapsicología en que, en condiciones de control, un sensitivo conseguía suspender en el vacío pequeños objetos. Tanto al aire libre, como en campanas de vacío, sensitivos españoles y extranjeros han conseguido levitar pequeños cuerpos a algunos centímetros de la mesa de operaciones. En España un equipo de parapsicólogos incluso realizó estudios sobre el espectro del campo energético que rodea los objetos en levitación, utilizando polarizadores de imagen. Sin embargo existe toda una escuela parapsicológica que prefiere limitar el término levitación para los vuelos autoprobocados de seres humanos, definiendo las levitaciones de objetos como fenómenos psicocinéticos.

¿VUELOS DIVINOS?

La levitación ha estado habitualmente relacionada con los fenómenos paranormales de los grandes místicos. De hecho, hasta hace no mucho tiempo, la levitación era considerado un Signum Dei, un signo de divinidad que podía decidir la causa de beatificación o canonización de un santo en los tribunales teológicos católicos.

Son muchos los santos católicos a los que se atribuye la capacidad de levitar. El célebre escritor, historiador y filósofo alemán Joseph von Görres (1776-1848), autor de la colosal obra Christliche Mystik (Mística Cristiana) de cinco tomos y 3.000 páginas compuestas en 10 años de trabajo, cita hasta setenta y dos casos de levitadores en el entorno de la mística cristiana. Entre otros Santa Inés, Anna Latharina Emmerich, Francisco de Asís, etc.

F. Leroy fue más allá, recopilando hasta 250 místicos cristianos capaces de atentar contra la ley de la gravedad, ampliando la lista de Göres con nombres como San Bernardo, Santo Domingo, San Buenaventura, Pedro Armengol, San Vicente Ferrer, San Ignacio de Loyola, Francisco Suárez, Felipe Neri, Juan de la Cruz, José Oriol, Juan Bosco, Santa Gemma Galgani, Teresa Newman, etc.

Algunos de esos levitadores místicos han adquirido un gran protagonismo en la historia de la mística cristiana, bien por sus piadosas vidas o por la gran cantidad de fenómenos paranormales que protagonizaron durante su existencia. En cuanto a su capacidad para levitar, San Pedro de Alcántara llegaba a mantenerse suspendido en el aire -según los relatos de la época- durante horas enteras, Santa Teresa de Ávila acompañaba sus prodigios paranormales -como levitar- de la más extraordinaria poesía mística española, Santo Tomás de Aquino llegó a levitar en presencia de testigos tan relevantes como el pensador y mártir de la heterodoxia Fray Giordano Bruno (1548-1600) y el padre Pio de Pietralcina vivió todo tipo de fenómenos extraordinarios además de la levitación, como los estigmas que le hicieron famoso y le acompañaron durante buena parte de su vida. Pero si hay un santo católico levitador por excelencia es el famoso San José de Cupertino. Este franciscano que, según Göres levitó al menos en setenta ocasiones documentadas, realizaba vuelos públicos ante numerosos testigos, cosa poco frecuente en las levitaciones de místicos, que prefieren realizar sus prodigios en privado.

monjeconfuego

El santo varón de Cupertino voló en presencia de muchas personalidades del siglo XVII, como el mismísimo papa Urbano VII o el protestante duque Federico de Brunswick, quién se convirtió al catolicismo después de presenciar uno de los extraordinarios vuelos de San José de Cupertino. Y no es para menos. Presenciar las demostraciones aéreas del santo debieron ser un espectáculo no acto para cardíacos, ya que llegó a realizar vuelos de hasta 25 metros de distancia, manteniéndose hasta dos horas suspendido en el aire, y llegando a izar con él por los aires a otras personas o animales.

Relatan los cronistas, como anécdota, que la esposa del embajador de España en el Vaticano sufrió un desmayo al ver a San José de Cupertino volar sobre su cabeza con total tranquilidad. Y de nada sirvieron las presiones del Tribunal de la Santa Inquisición, que siempre sintió la tentación de relacionar la levitación con intervenciones diabólicas, el santo de Cupertino continuó desplazándose por el espacio contra todas las leyes de la física.

Resulta teológicamente inadmisible que, si es la gracia divina o el Espíritu Santo quién hace levitar a un santo, paganos que no han sido siquiera bautizados (condición sine qua non para recibir la Gracia Santificante y por tanto formar parte del Cuerpo Místico de Cristo beneficiándose de los favores del Espíritu Santo) como monjes budistas, bramanes hinduístas, o mártires musulmanes, entre otros, puedan levitar. Así pues debía de ser el Diablo, para el punto de vista de la jerarquía católica tradicional, quién permitiese a yoguis, chamanes o sacerdotes de otros credos levitar.

Y es que fueron muchos los misioneros en Africa, Asia, etc, que testificaron haber presenciado prodigios similares a los de los místicos cristianos, en místicos de otras religiones. Eso fue un auténtico “regalo del cielo” para estos misioneros que pudieron así ampliar su conciencia y tolerancia, dejando de considerarse poseedores del monopolio sobre Dios. También los budistas, musulmanes, judío o ateos son hijos del mismo Dios, y por tanto pueden protagonizar los mismos fenómenos. Suponiendo, claro, que Dios tenga algo que ver con la levitación…  De cualquier forma son muchos los testimonios recogidos entre místicos no cristianos sobre levitadores.

En cualquier caso tampoco que puede negar, que existan diversos casos, que hacen que la naturaleza se doblegue ante la divinidad.

Fray Cristóbal Aguilar, o.f.m.

Proclamaciones Angélicas (I)

¿QUE ES PROCLAMAR?

Es un acto solemne cuyo fin es anunciar y aclamar a los cuatro vientos aquello que queremos hacer público. Debe hacerse de viva voz. La proclama angélica es el arte que permite a los seres humanos tomar contacto con los ángeles sin esperar a que ellos se manifiesten de forma espontánea, y se fundamenta en la ejecución de un ritual que comienza con la proclama.

Proclamando afirmamos en sentido positivo y esperanzador, aquello que demandamos y que deseamos ver manifestado en nuestra realidad. Es a su vez la afirmación de nuestra fe en la invocación angélica, es decir en que como intermediarios entre Dios y los hombres, creemos en “esa realidad” que no podemos “tocar” y que esta afirmada plenamente en las Sagradas Escrituras.

Se trata de una invocación que empieza a cumplirse en el mismo momento en que la hacemos pública. Existen distintas proclamas para cada caso. Dicho de otra manera son distintas formas de “rezarle” a un ángel y de pedir su mediación entre nosotros y Dios.

TIPOS DE PROCLAMAS
angel-neon
PROCLAMA DE LA PAZ Y LA ARMONIA

En el nombre de mi Ángel protector y de Dios mi salvador, yo proclamo; me siento en la bondad, en la alegría y en la plenitud sin esfuerzo. La paz y la armonía gobiernan ahora mi vida y cualquier situación o lugar en que me encuentre. Conjuro al poder celestial y a los ángeles para que me mantengan en la luz y en un estado constante de vibraciones positivas, por Jesucristo nuestro Señor,  Amén

PROCLAMA PARA PEDIR BUENA SUERTE

En el nombre de mi Ángel protector y de Dios mi salvador, yo proclamo; la buena suerte me cae siempre del Cielo. Tengo éxito en todo lo que hago y las circunstancias siempre están a mi favor. Estoy creando nuevas y brillantes expectativas para mi ser y para mi personalidad. Conjuro al poder celestial y a los ángeles para que me mantengan protegido por la magia y el poder el Universo, por Jesucristo nuestro Señor, Amén.

PROCLAMA PARA LA SALUD Y LA VITALIDAD

En el nombre de mi Ángel protector y de Dios mi salvador, yo proclamo; la salud y la vitalidad fluyen en mí como un poderoso manantial de agua de vida curativa para penetrar en mi cuerpo y en la atmósfera de cualquier estancia en la que me encuentre. La fuerza de la vitalidad viene hacia mí y me hace sentir fuerte y vigoroso. Conjuro al poder celestial y a los ángeles para que nos mantengan sanos de cuerpo, alegres de espíritu y llenos de vida para siempre, por Jesucristo nuestro Señor, Amén.

Aquí os dejo la primera entrega de las proclamas, en breve días publicaremos otras, si veo que os interesan. Un abrazo en los corazones de Jesús y María, a la postre que de Nuestro Padre San Francísco.

Fuentes Consultadas: Diversas.
Fray Cristóbal Aguilar, o.f.m.

Mensaje personal de Jesús para tí

Os traigo un video-mensaje que os pido escuchéis hasta el final y si podéis hacerlo con los ojos cerrados y poniéndoos en la presencia del Señor, mucho mejor. Creo que os llegará al corazón y por ende al alma.

Fray Cristóbal Aguilar, o.f.m.

 

[wpvideo QeAk8e5p]

La canonización de un Santo

Recientemente el papa Francisco ha canonizado a varios santos en la Iglesia Católica, entre ellos la madre teresa de Calcuta, así hasta la fecha ya tiene en su haber 848 santos. Pero hay que distinguir que un Santo de la Edad medieval no es lo mismo que un Santo actual.

Además la iglesia siempre pone como ejemplo a una determinada “figura” en determinadas ocasiones dentro del contexto histórico en el que se enmarca, para que así sirva de ejemplo a los contemporáneos.

Lo que en la Iglesia llamamos canonizar, no es otra cosa que el Papa da a entender que una persona es digna de culto universal. La canonización tiene el propósito de presentar a dicha persona como modelo de conducta ante los creyentes, dándole reconocimiento por el grado de perfección alcanzado y como intercesor ante Dios.

us010_p3gduycsz7ln

La Iglesia Católica es la única confesión religiosa que posee un mecanismo formal, continuo y altamente racionalizado para llevar a cabo el proceso de canonización de una persona  (llamada la Congregación para la causa de los Santos), de manera que  las canonizaciones se efecúan después de un proceso judicial, llamado proceso de beatificación y canonización, o simplemente proceso de canonización.

En este proceso se verifica sobre si la persona es digna de tal “santidad”, hay dos caminos para la llegar a ello: El camino de las virtudes heróicas o el camino del martirio.

De esta forma se ha canonizado recientemente al ñiño cristero: José Sánchez del Río.

La canonización se lleva a cabo mediante una solemne declaración papa de que una persona está, con toda certeza, contemplando la visión de Dios. El creyente puede rezar confiadamente al santo en cuestión para que interceda en su favor ante Dios, asi el nombre de esa perona se añade a la lista de  los santos de la Iglesia y a la persona en cuestión se la asciende a los altares, es decir, se le asigna un día de fiesta para la veneración litúrgica por parte de la Iglesia católica y si es necesario se “mueve” del santoral a otra figura, en el caso de que no haya un sitio asignado convenientemente.

El tiempo que va desde el análisis de la persona en cuestión hasta que es probada por la congregación pude llevar años y hasta siglos, siendo precisamente un santo franciscano el único que fue más rápidamente canonizado, estoy hablando como hermano franciscano de  San Antonio de Padua, ya que fue declarado santo 352 días después de su muerte.

Al principio se les declaraba santos si eran aclamados por el pueblo (como Juan Pablo II, que ha sido aclamado y de ahí entre otras, la rapidez de su canonización), antiguamente también los obispos podían declarar santos en su diócesis.  Pero esto ya no esta en vigor desde 1234, año en que esto está reservado exclusivamente a la autoridad papal.

 En el año 1588 el Papa Sixto V puso el proceso en manos de la Congregación para las Causas de los Santos y del Santo Padre, que se encarga de estudiar, comprobar y verificar todo el proceso.

¿COMO ES EL PROCESO?

Suele haber varios pasos siervo de Dios, en el que el Obispo diocesano y el Postulador de la Causa piden iniciar el proceso de canonización. Y presentan a la Santa Sede un informe sobre la vida y las virtudes de la persona (en todos los casos debe morir perteneciendo oficialmente a unas de las Iglesias Católicas (u Orden Religiosa) que guardan obediencia al Papa de Roma y está reconocida oficialmente por la Santa Sede del Vaticano)..

La Santa Sede, por medio de la Congregación para las Causas de los Santos, examina el informe y dicta el Decreto diciendo que nada impide iniciar la Causa (Decreto “Nihil obstat”). Este Decreto es la respuesta oficial de la Santa Sede a las autoridades diocesanas que han pedido iniciar el proceso canónico.

Obtenido el Decreto de “Nihil obstat”, el Obispo diocesano dicta el Decreto de Introducción de la Causa del ahora Siervo de Dios. Luego si todo va bien se le concede el título de Venerable, que se concede generalmente a un fallecido que vivió virtudes heroicas, y suele hacerse por un Cardenal del lugar donde vivió esa persona.

testamento2Tras ello puede darse la Beatificación; en el que además de todo lo demás (virtudes y vida probada), se requiere un milagro obtenido a través de la intercesión del Siervo de Dios y verificado después de su muerte. El milagro no es requerido si la persona ha sido reconocida mártir. Los beatos son venerados públicamente por la iglesia local (en España la provincia correspondiente), esta canonización la hace el Papa o un Cardenal en nombre del Papa generalmente en la Basílica de San Pedro o en la Plaza de San Pedro del Vaticano.

Dados todos estos pasos llega la canonización después de un largo periodo de tiempo, asi al beato le corresponde el título de santo. Para la canonización hace falta otro milagro (en total dos milagros o un milagro más haber muerto como mártir) atribuido a la intercesión del beato y ocurrido después de su beatificación.

Al igual que ocurre en el proceso de beatificación, el martirio no requiere habitualmente un milagro, esta canonización la hace el Papa en la Basílica de San Pedro o en la Plaza de San Pedro del Vaticano. En el caso del Papa Juan Pablo II, las Canonizaciones las realizaba en el País de Origen del Beato a canonizar (durante sus Viajes Pontificios por el Mundo). En la actualidad, se efectúa en algunos casos en el País de Origen del Beato a canonizar.

Mediante la canonización se concede el culto público en la Iglesia católica. Se le asigna un día de fiesta y se le pueden dedicar iglesias y santuarios, y además se les edita en caso de ser congregaciones religiosas su propio ritual para la fiesta.

Como hemos comentado anteriormente, es la Congregación para las Causas de  los Santos, la encargada de ello, (Congregatio de Causis Sanctorum) que esta encargada de estudiar los milagros, martirios y virtudes heroicas y de proponer los diferentes ejemplos de santidad para que el Sumo Pontífice proceda a realizar las canonizaciones y beatificaciones oportunas.

Con los cambios en el proceso de canonización introducida por Papa Juan Pablo II en 1983, un Colegio de Relatores se añadió a preparar los casos de los declarados como Siervo de Dios.

Como hemos podido apreciar es un proceso arto difícil y enrevesado que terminará felizmente en la exaltación a los altares de una figura contemporánea que servirá de ejemplo a los demás.

Fuentes consultadas: Causas de los Santos

Fray Cristóbal Aguilar, o.f.m.

Presencia real de Cristo Eucarístico, ¿mito o realidad?

¿CRISTO ESTA REALMENTE PRESENTE EN LA SAGRADA FORMA Ó ES SOLO UN SIGNO DE SU PRESENCIA?

Todos los cristianos nos hemos hecho esta pregunta en algún momento de nuestra vida de Fe, espero con este nuevo artículo en TRAS CRISTO Y FRANCISCO DE ASÍS, al menos arrojar un poco de luz sobre la oscuridad, a mi humilde parecer tras algunos años de andadura cristiana y franciscana.

Voy a citar las palabras del Catecismo de la Iglesia católica al respecto de este tema, pues me parece muy importante que a todos nos quede claro la presencia real y verdadera de Cristo en la Eucaristía.

“Cristo Jesús que murió, resucitó, que está a la derecha de Dios e intercede por nosotros” (Rm 8,34), está presente de múltiples maneras en su Iglesia (cf LG 48): en su Palabra, en la oración de su Iglesia, “allí donde dos o tres estén reunidos en mi nombre” (Mt 18,20), en los pobres, los enfermos, los presos (Mt 25,31-46), en los sacramentos de los que él es autor, en el sacrificio de la misa y en la persona del ministro. Pero, “sobre todo, (está presente) bajo las especies eucarísticas” (SC 7).

El modo de presencia de Cristo bajo las especies eucarísticas es singular. Eleva la eucaristía por encima de todos los sacramentos y hace de ella como la perfección de la vida espiritual y el fin al que tienden todos los sacramentos. En el santísimo sacramento de la Eucaristía están contenidos verdadera, real y substancialmente” el Cuerpo y la Sangre junto con el alma y la divinidad de nuestro Señor Jesucristo, y, por consiguiente, Cristo entero. “Esta presencia se denomina `real’, no a título exclusivo, como si las otras presencias no fuesen `reales’, sino por excelencia, porque es substancial, y por ella Cristo, Dios y hombre, se hace totalmente presente” (MF 39). (Catecismo n. 1373 y 1374).

HOSTIA EN LA IGLESIA CATÓLICA

Los cristianos católicos creemos en la transubstanciación, que consiste en la conversión de la hostia en el cuerpo y la sangre de Cristo. Esto sucede en el momento de la consagración que es una de las partes de la misa. Acto seguido de la transubstanciación (tras rezar el Padrenuestro) pasamos a recibir a Cristo cuando comemos la hostia en la comunión, como parte del sacramento de la Eucaristía o Santa Misa.

A partir del momento de la transubstanciación, se conoce también a la hostia con el nombre de Sagrada Forma o Forma Consagrada. Los cristianos católicos creemos que Jesucristo se encuentra presente en las especies del pan y del vino. “Con el fin de desterrar de raíz la inválida noción de que, en la Eucaristía recibimos meramente el Cuerpo y la Sangre de Cristo y no a Cristo en su totalidad, el Concilio de Trento definió la Presencia Real como que se incluye en la Eucaristía el Cuerpo, Alma y Divinidad de Jesucristo.”

Las hostias que no son consumidas en la comunión suelen quedar reservadas en los sagrarios o tabernáculos de las iglesias, de forma que los cristianos católicos que creen en la presencia de Jesucristo, puedan ir a visitarle y a rezar ante Él.

cruz-reflejos-azules-1
Cuando se administra la comunión a un enfermo terminal se conoce al sacramento con el nombre de viático.Eso es lo que significa etimológicamente.

HOSTIA EN LA IGLESIA PROTESTANTE

Todo lo dicho anteriormente es aplicable al caso de la Iglesia Protestante, pues la mayor parte de ésta aún conserva el sacramento de la Eucaristía.

Sin embargo el protestantismo no acepta la presencia real de Jesús en la hostia, por lo que el pan en este caso es símbolo de Jesucristo y no Jesucristo mismo.

Por tanto que nos quede claro que los que nos llamamos cristianos, Cristo  está realmente presente en la sagrada forma, una vez que es consagrada en la misa  y por tanto es a Cristo a quien recibimos. Algunos  sacerdotes actuales a la luz de algunas corrientes teológicas, no creen en esta realidad y dicen que es un símbolo. Sin embargo si creen en otras cosas a “pies juntillas” quizás más fabulosas que creer en la “real presencia de Jesús en el Sagrario o en la Comunión”, pero esto es una opinión mía a título estrictamente personal.

Fuentes consultadas: Catecismo de la Iglesia Católica y otras fuentes rigurosas sobre el tema.

Fray Cristóbal Aguilar, o.f.m

Pentecostés la fuerza del Espíritu Santo

Toda la vida consagrada en la Iglesia, es alentada por el Espíritu, Él es quien llama y quien alienta, pero vamos a ver que significa primero este vocablo y de donde viene, para poder así mejor entender de que estamos hablando.

Pentecostés (del griego pentekosté (heméra) “el quincuagésimo día”) describe la fiesta del quincuagésimo día después de la Pascua (Domingo de Resurrección) y que pone término al tiempo pascual.

Durante Pentecostés se celebra el descenso del Espíritu Santo y el inicio de la actividad de la Iglesia, por ello también se le conoce como la celebración del Espíritu Santo. En la liturgia católica es la fiesta más importante después de la Pascua y la Navidad. La liturgia incluye la secuencia medieval Veni, Sancte Spiritus.

La venida del Espíritu Santo sobre la Iglesia naciente, fue uno de los hitos más importantes dentro de la Historia, en este apartado nuevo que inauguramos “Historia de la Iglesia” en el site Tras Cristo y Francisco de Asís, vamos a hablar de lo que supuso de importante para el sostenimiento de fe y de la iglesia en particular.

El fondo histórico de tal celebración se basa en la fiesta semanal judía llamada Shavuot (fiesta de las semanas), durante la cual se celebra el quincuagésimo día de la aparición de Dios en el monte Sinaí, por lo tanto en el día de Pentecostés también se celebra la entrega de la Ley (mandamientos) al pueblo de Israel.

En las Iglesias ortodoxas existe además la celebración de las Tres Divinas Personas o de la Santa Trinidad; las Iglesias occidentales celebran para esta ocasión desde el siglo XIV su propia fiesta llamada Trinitatis (la fiesta de la Santísima Trinidad) una semana después del Pentecostés.

pentecostes-692x360

En el calendario cristiano con Pentecostés termina el tiempo pascual de los 50 días.

En las narraciones sobre Pentecostés de Hechos de los Apóstoles (2,1 – 41) se le adjudica al Espíritu Santo, en congruencia con el Antiguo Testamento, características milagrosas (carismas): él ofrece valentía y libertad, posibilita la comprensión (glosolalia) y fortifica una comunidad universal.

El lunes después de Pentecostés es día de fiesta en muchos países como Alemania, Austria, Bélgica, Dinamarca, Francia, Hungría, Islandia, Liechtenstein, Noruega, los Países Bajos o Suiza. También es festivo en algunas comunidades autónomas de España como en Cataluña.

Los judíos celebraban una fiesta para dar gracias por las cosechas, 50 días después de la pascua. De ahí viene el nombre de Pentecostés. Luego, el sentido de la celebración cambió por el dar gracias por la Ley entregada a Moisés.

En esta fiesta recordaban el día en que Moisés subió al Monte Sinaí y recibió las tablas de la Ley y le enseñó al pueblo de Israel lo que Dios quería de ellos. Celebraban así, la alianza del Antiguo Testamento que el pueblo estableció con Dios: ellos se comprometieron a vivir según sus mandamientos y Dios se comprometió a estar con ellos siempre.

La gente venía de muchos lugares al Templo de Jerusalén, a celebrar la fiesta de Pentecostés.

En el marco de esta fiesta judía es donde surge nuestra fiesta cristiana de Pentecostés.

La Promesa del Espíritu Santo

Durante la Última Cena, Jesús les promete a sus apóstoles: “Mi Padre os dará otro Abogado, que estará con vosotros para siempre: el espíritu de Verdad” (San Juan 14, 16-17).

Más adelante les dice: “Les he dicho estas cosas mientras estoy con ustedes; pero el Abogado, El Espíritu Santo, que el Padre enviará en mi nombre, ése les enseñará todo y traerá a la memoria todo lo que yo les he dicho.” (San Juan 14, 25-26).

Al terminar la cena, les vuelve a hacer la misma promesa: “Les conviene que yo me vaya, pues al irme vendrá el Abogado,… muchas cosas tengo todavía que decirles, pero no se las diré ahora. Cuando venga Aquél, el Espíritu de Verdad, os guiará hasta la verdad completa,… y os comunicará las cosas que están por venir” (San Juan 16, 7-14).

En el calendario del Año Litúrgico, después de la fiesta de la Ascensión, a los cincuenta días de la Resurrección de Jesús, celebramos la fiesta de Pentecostés.

Explicación de la fiesta:

Después de la Ascensión de Jesús, se encontraban reunidos los apóstoles con la Madre de Jesús. Era el día de la fiesta de Pentecostés. Tenían miedo de salir a predicar. Repentinamente, se escuchó un fuerte viento y pequeñas lenguas de fuego se posaron sobre cada uno de ellos.

Quedaron llenos del Espíritu Santo y empezaron a hablar en lenguas desconocidas.

En esos días, había muchos extranjeros y visitantes en Jerusalén, que venían de todas partes del mundo a celebrar la fiesta de Pentecostés judía. Cada uno oía hablar a los apóstoles en su propio idioma y entendían a la perfección lo que ellos hablaban.

Todos ellos, desde ese día, ya no tuvieron miedo y salieron a predicar a todo el mundo las enseñanzas de Jesús. El Espíritu Santo les dio fuerzas para la gran misión que tenían que cumplir: Llevar la palabra de Jesús a todas las naciones, y bautizar a todos los hombres en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.
Es este día cuando comenzó a existir la Iglesia como tal.

¿Quién es el Espíritu Santo?

El Espíritu Santo es Dios, es la Tercera Persona de la Santísima Trinidad. La Iglesia nos enseña que el Espíritu Santo es el amor que existe entre el Padre y el Hijo. Este amor es tan grande y tan perfecto que forma una tercera persona. El Espíritu Santo llena nuestras almas en el Bautismo y después, de manera perfecta, en la Confirmación. Con el amor divino de Dios dentro de nosotros, somos capaces de amar a Dios y al prójimo. El Espíritu Santo nos ayuda a cumplir nuestro compromiso de vida con Jesús.

Señales del Espíritu Santo:

El viento, el fuego, la paloma.
espiritusantotrascristoyfcoasissiteEstos símbolos nos revelan los poderes que el Espíritu Santo nos da: El viento es una fuerza invisible pero real. Así es el Espíritu Santo. El fuego es un elemento que limpia. Por ejemplo, se prende fuego al terreno para quitarle las malas hierbas y poder sembrar buenas semillas. En los laboratorios médicos para purificar a los instrumentos se les prende fuego.

El Espíritu Santo es una fuerza invisible y poderosa que habita en nosotros y nos purifica de nuestro egoísmo para dejar paso al amor.

Nombres del Espíritu Santo.

El Espíritu Santo ha recibido varios nombres a lo largo del nuevo Testamento: el Espíritu de verdad, el Abogado, el Paráclito, el Consolador, el Santificador.

Misión del Espíritu Santo:

 El Espíritu Santo es santificador: Para que el Espíritu Santo logre cumplir con su función, necesitamos entregarnos totalmente a Él y dejarnos conducir dócilmente por sus inspiraciones para que pueda perfeccionarnos y crecer todos los días en la santidad.

  1. El Espíritu Santo mora en nosotros: En San Juan 14, 16, encontramos la siguiente frase: “Yo rogaré al Padre y les dará otro abogado que estará con ustedes para siempre”. También, en I Corintios 3. 16 dice: “¿No saben que son templo de Dios y que el Espíritu Santo habita en ustedes?”. Es por esta razón que debemos respetar nuestro cuerpo y nuestra alma. Está en nosotros para obrar porque es “dador de vida” y es el amor. Esta aceptación está condicionada a nuestra aceptación y libre colaboración. Si nos entregamos a su acción amorosa y santificadora, hará maravillas en nosotros.
  2. El Espíritu Santo ora en nosotros: Necesitamos de un gran silencio interior y de una profunda pobreza espiritual para pedir que ore en nosotros el Espíritu Santo. Dejar que Dios ore en nosotros siendo dóciles al Espíritu. Dios interviene para bien de los que le aman.
  3. El Espíritu Santo nos lleva a la verdad plena, nos fortalece para que podamos ser testigos del Señor, nos muestra la maravillosa riqueza del mensaje cristiano, nos llena de amor, de paz, de gozo, de fe y de creciente esperanza.

El Espíritu Santo y la Iglesia:

Desde la fundación de la Iglesia el día de Pentecostés, el Espíritu Santo es quien la construye, anima y santifica, le da vida y unidad y la enriquece con sus dones.
El Espíritu Santo sigue trabajando en la Iglesia de muchas maneras distintas, inspirando, motivando e impulsando a los cristianos, en forma individual o como Iglesia entera, al proclamar la Buena Nueva de Jesús.
Por ejemplo, puede inspirar al Papa a dar un mensaje importante a la humanidad; inspirar al obispo de una diócesis para promover un apostolado; etc.

El Espíritu Santo asiste especialmente al representante de Cristo en la Tierra, el Papa, para que guíe rectamente a la Iglesia y cumpla su labor de pastor del rebaño de Jesucristo.
El Espíritu Santo construye, santifica y da vida y unidad a la Iglesia.
El Espíritu Santo tiene el poder de animarnos y santificarnos y lograr en nosotros actos que, por nosotros, no realizaríamos. Esto lo hace a través de sus siete dones.

Los siete dones del Espíritu Santo:

Estos dones son regalos de Dios y sólo con nuestro esfuerzo no podemos hacer que crezcan o se desarrollen. Necesitan de la acción directa del Espíritu Santo para poder actuar con ellos.

images

 SABIDURÍA: Nos permite entender, experimentar y saborear las cosas divinas, para poder juzgarlas rectamente.

  1. ENTENDIMIENTO: Por él, nuestra inteligencia se hace apta para entender intuitivamente las verdades reveladas y las naturales de acuerdo al fin sobrenatural que tienen. Nos ayuda a entender el porqué de las cosas que nos manda Dios.
  2. CIENCIA: Hace capaz a nuestra inteligencia de juzgar rectamente las cosas creadas de acuerdo con su fin sobrenatural. Nos ayuda a pensar bien y a entender con fe las cosas del mundo.
  3. CONSEJO: Permite que el alma intuya rectamente lo que debe de hacer en una circunstancia determinada. Nos ayuda a ser buenos consejeros de los demás, guiándolos por el camino del bien.
  4. FORTALEZA: Fortalece al alma para practicar toda clase de virtudes heroicas con invencible confianza en superar los mayores peligros o dificultades que puedan surgir. Nos ayuda a no caer en las tentaciones que nos ponga el demonio.
  5. PIEDAD: Es un regalo que le da Dios al alma para ayudarle a amar a Dios como Padre y a los hombres como hermanos, ayudándolos y respetándolos.
  6. TEMOR DE DIOS: Le da al alma la docilidad para apartarse del pecado por temor a disgustar a Dios que es su supremo bien. Nos ayuda a respetar a Dios, a darle su lugar como la persona más importante y buena del mundo, a nunca decir nada contra Él.

Oración al Espíritu Santo

Ven Espíritu Santo, llena los corazones de tus fieles y enciende en ellos el fuego de tu amor; envía Señor tu Espíritu Creador y se renovará la faz de la tierra.
OH Dios, que quisiste ilustrar los corazones de tus fieles con la luz del Espíritu Santo, concédenos que, guiados por este mismo Espíritu, obremos rectamente y gocemos de tu consuelo.
Por Jesucristo, nuestro Señor
Amén.

Fuentes Consultadas: Catecismo de la Iglesia Católica y otras.

Fray Cristóbal Aguilar, o.f.m.

Lourdes restrospectiva del pensamiento cristiano

Aunque ya han pasado muchos años y por fin esta aparición fue aprobada por la Iglesia, creo que viene bien recordarla, dado que vivimos en unos tiempos en donde la moralidad y el buen hacer cristiano denotan claramente su ausencia. Parece que viviéramos en los tiempos previos a una ruptura de la humanidad, una ruptura que derivará en un nuevo porvenir o por el contrario hará que nos destruyamos como especie y arrastremos a otras con nosotros. Imploremos a Dios, hecho Eucarística, que nos ayude a discernir en nuestro interior. Paso a relataros a través de esta ventana que es el site TRAS CRISTO Y FRANCISCO DE ASÍS, lo que fueron aquellas apariciones:

El 11 de febrero, de 1858, era el día elegido para que el cielo se hiciera presente en la tierra. Ese día cambiaría para siempre, no solo la vida de Bernardita, sino que marca el comienzo de una fuente de gracia que ha brotado para toda la humanidad. Fuente que solo crece con el tiempo. La madre de Bernardita permitió a esta ir con su hermana menor llamada María, y con otra niña, al campo a buscar leña seca. El lugar preferido para recoger leña era un campo que había frente a la gruta. Bernardita por su fragilidad física se quedó atrás.

Las compañeritas habían pasado ya el arroyo, pero Bernardita no se atrevía a meterse al agua porque estaba muy fría. Las demás insistían en que lo hiciese y cuando ella empezó a descalzarse, un ruido muy fuerte, parecido a un viento impetuoso, la obligó a levantar la cabeza y mirar hacia todos los lados.

! Qué es esto!, decía. Las hojas de los árboles estaban inmóviles.

El ruido del viento empezó de nuevo y más fuerte en la gruta. Y ahí, en el fondo de la gruta, una maravillosa aparición se destacaba delante de ella. En este mismo momento empezaron a sonar las campanas de la Iglesia parroquial y se oía el canto del Ángelus.

Primera Aparición:

Una luz resplandeciente como la del sol, pero dulce y apacible como todo lo que viene del cielo, una Señora prodigiosamente bella se dejó ver por Bernardita. Vestía un traje blanco, brillante y de un tejido desconocido, ajustado al talle con una cinta azul; largo velo blanco caía hasta los pies envolviendo todo el cuerpo. Los pies, de una limpieza virginal y descalzos, parecían apoyarse sobre el rosal silvestre. Dos rosas brillantes de color de oro cubrían la parte superior de los pies de la Santísima Virgen. Juntas sus manos ante el pecho, ofrecían una posición de oración fervorosa; tenía entre sus dedos un largo rosario blanco y dorado con una hermosa cruz de oro.

virgen_de_lourdes_ctv1

Todo en Ella irradiaba felicidad, majestad, inocencia, bondad dulzura y paz.  La frente lisa y serena, los ojos eran azul celeste llenos de amor y los labios mostraban suavidad y mansedumbre. La Señora parecía saludarla tiernamente mientras se inclinaba ante Bernardita.

Bernardita buscó su rosario (que traía siempre en su bolsillo), haciendo, como para defenderse, la señal de la cruz, pero su mano quedó paralizada. En ese momento la Virgen tomo la cruz del rosario e hizo la señal de la cruz y le dijo a Bernardita que lo hiciera como ella.

En ese momento su brazo paralizado quedó libre. La Señora empezó a pasar las cuentas del rosario entre sus dedos y Bernardita empezó a rezar el suyo. Al terminar, la Virgen le hizo señas con el dedo para que se acercara y entendiendo el brazo, se inclinó dulcemente y sonrió como despidiéndose de Bernardita. ¡La Visión había desaparecido!

Bernardita preguntó a las otras niñas si habían visto algo y al estas responderle que no, les contó su experiencia y les pidió silencio. Pero la hermana de Bernardita se lo contó a su mamá. La madre no le creyó y ordenó a Bernardita que se dejase de imaginaciones y que le estaba prohibido regresar a la gruta.

Esa noche, mientras rezaban el rosario en familia, Bernardita rompió en llantos, repitiendo su invocación favorita: “Oh María sin pecado concebida, rogad por nosotros que acudimos a ti”

Segunda aparición:

El día 14 de febrero, las niñas insistieron en que les dieran permiso para regresar a la gruta. Todos pensaban que lo que le había pasado a Bernardita era un engaño del demonio, y entonces le dijeron que fuera a la gruta y rociara agua bendita. Así huiría el demonio y se quedarían tranquilos.

Cuando llegaron a la gruta, Bernardita les pidió que se arrodillaran a rezar el Rosario. Apareció de nuevo la Virgen. El rostro de Bernardita se transfiguró. Esta tiró el agua bendita y dijo: “Si vienes de parte de Dios, acércate a nosotras”. El agua bendita llegó hasta los pies de la Virgen y sonriendo con más dulzura se acercó a Bernardita. Tomó el rosario y se persignó con él. Empezaron ambas a rezarlo.

Al atardecer ya toda la población comentaba las maravillas que ocurrían en la gruta de Lourdes, pero a los comentarios se unían las burlas, desprecios e insultos.

Tercera Aparición:

Los padres de Bernardita empezaron a creerle ya que ella jamás había mentido y se caracterizaba por su obediencia. Además los convenció la naturalidad con que ella exponía los eventos y sus más pequeños pormenores.

El 18 de febrero, una señora y una religiosa deseaban acompañar a Bernardita a la gruta. Fueron con ella primero a la Santa Misa de las 5:30 a.m. y de allí se dirigieron a la gruta. Bernardita caminaba tan rápido que parecía como si una fuerza superior la empujase hacia allá.

Se arrodilló y empezó el rezo del rosario, lanzó un grito de júbilo al ver al fondo de la gruta a la Señora. Le preguntó si se podían quedar sus dos acompañantes y la Virgen dijo que sí.  Ellas también se arrodillaron y se pusieron a rezar mientras encendían un cirio bendito.

Bernardita le pasó un papel a la Virgen pidiéndole que escribiera cualquier cosa que deseaba comunicarle.

La Virgen le dijo: “Lo que tengo que comunicarte no es necesario escribirlo, hazme únicamente el regalo de venir aquí durante quince días seguidos”. Bernardita se lo prometió y la Virgen le respondió: “Yo también te prometo hacerte dichosa, no ciertamente en este mundo, sino en el otro”

La quincena milagrosa:

El rumor de las apariciones se esparció rápidamente y una gran multitud acudió a la gruta.

19 de febrero: Llegó Bernardita a la gruta acompañada de sus padres y un centenar de personas. A partir de este día, iba a todas las apariciones con una vela encendida.

20 de febrero: Alrededor de 500 personas la acompañaban.

21 de febrero: Varios miles de personas llenaban todos los alrededores de la gruta. Hubo un momento en que la aparición parecía hacerse hacia atrás, y como hundirse en el interior de la roca. Para no perderla de vista, Bernardita fue acercándose de rodillas. Observó que la Virgen se había puesto triste. Le pregunto, ¿qué te pasa?, ¿qué puedo hacer?

La Virgen respondió: “Rogad por los pecadores”.

Bernardita era objeto de toda clase de burlas, persecuciones y ofensas. Incluso las autoridades civiles tomaron carta en el asunto. El comisario llegó a recogerla para hacerle un largo examen. Amenazó con llevarla a la cárcel si continuaba yendo a la gruta. Uno de los principales médicos de Lourdes se dedicó a estudiarla, observarla y examinarla. Este llegó a la conclusión que en Bernardita no había ningún signo de alucinación, histeria o escape de la realidad. Dijo así: “Aquí hay un hecho extraordinario, totalmente desconocido a la ciencia y a la medicina”

Sin embargo, las persecuciones no terminaron; la policía continuó tratándola indignamente. El Párroco de Lourdes la defendió enérgicamente. En todo esto Bernardita se mantuvo firme pero con humildad, nunca tomando una posición defensiva, ni de ataque contra nadie.

22 de febrero: La Virgen no se le apareció. Todos se burlaban de Bernardita. Ella lloraba pensando que quizás había cometido alguna falta y que por eso la Virgen no se le había aparecido. Pero tenía la firme esperanza de volver a verla.

dscn0348

Una de las cosas que más sorprendía a la gente era ver a una humilde y sencilla pastorcita, carente de adecuada educación, saludar con gracia y dignidad a la Virgen al concluir la aparición. Le preguntaron una vez: “Dime, ¿quién te ha enseñado a hacer tan graciosos saludos?”.  “Nadie, contestó, no sé cómo habré saludado, trato de hacerlo como lo hace la Visión y ella me saluda de este modo cuando se marcha.”

23 de febrero: Primera vez que la Virgen formula una orden concreta. Ante 10 mil personas la Virgen le da a Bernardita un secreto que solo a ella le concierne y que no puede revelar a nadie. También le enseñó una oración que le hacía repetir, pero que no quiso que la diera a conocer.

La Virgen le dijo: “Y ahora, hija mía, ve a decir a los sacerdotes que aquí, en este lugar, debe levantarse un Santuario, y que a él debe venirse en procesión”

Bernardita se dirigió inmediatamente hacia la Iglesia a darle el mensaje al Párroco. El sacerdote le preguntó el nombre de la Señora, a lo cual Bernardita le respondió que no sabía.

Después de escucharla, el párroco le dijo: “Puedes comprender que yo no puedo bastarme de tu solo testimonio; di a esa gran Señora que se dé a conocer; si es la Virgen, que lo manifieste mediante un gran milagro. ¿No dices que se te aparece encima de un rosal silvestre? Entonces dile de mi parte, que si quiere un Santuario, que haga florecer el rosal¨.

24 de febrero: Toda la gente quiso saber qué pasaría con el encargo del Párroco y si la Virgen haría el milagro del rosal. Bernardita como siempre llegó a la gruta y se arrodilló, sin poner atención en absoluto a la gente que iba por curiosidad.

Bernardita le contó a la Virgen lo que el sacerdote le había pedido. La Virgen solo sonrió, sin decir una palabra. Después la mando a rogar por los pecadores y exclamo tres veces: ¨¡Penitencia, Penitencia, Penitencia!¨Le hizo repetir estas palabras y Bernardita lo hacía mientras se arrastraba de rodillas hasta el fondo de la gruta. Ahí le reveló un secreto personal y después desapareció.

Bernardita por humildad no relató todo los detalles, pero los testigos contaron que también se le vio besar la tierra a intervalos, La Virgen le había dicho: “Rogaras por los pecadores…Besarás la tierra por la conversión de los pecadores”. Como la Visión retrocedía, Bernardita la seguía de rodillas besando la tierra. Bernardita se volvió hacia los asistentes y les hacía señas de: “Ustedes también besen la tierra”

Desde entonces se le fue encomendada a Bernardita la penitencia por los pecadores. Un día la Virgen la mandó a subir y bajar varias veces la gruta de rodillas, la Virgen tenía la cara de tristeza.

“La Virgen me lo ha mandado por mí y por los demás” dijo ella.

25 de febrero: “Hija mía¨, le dijo en la Visión, ¨quiero confiarte solamente para ti el ultimo secreto; igualmente que los otros dos, no los revelaras a ninguna persona de este mundo”

Y ahora -le dijo la Virgen después de un momento de silencio- ve a beber y lavarte los pies a la fuente, y come de la hierba que hay allí.

Bernardita miro a su alrededor pues no miraba ninguna fuente. Ella pensó que la Virgen la mandaba al torrente y se dirigió hacia allá.

La Virgen la detuvo y le dijo: “No vayas allá, ve a la fuente que está aquí”.  Le señaló hacia el fondo de la gruta.

Bernardita subió y, cuando estuvo cerca de la roca, buscó con la vista la fuente no encontrándola, y queriendo obedecer, miró a la Virgen. A una nueva señal Bernardita se inclinó y escarbando la tierra con la mano, pudo hacer en ella un hueco. De repente se humedeció el fondo de aquella pequeña cavidad y viniendo de profundidades desconocidas a través de las rocas, apareció un agua que pronto llenó el hueco que podía contener un vaso de agua.

EL AGUA DE LOURDES (ANALIZADA QUIMICAMENTE)

Mezclada con la tierra cenagosa, Bernardita la acerco tres veces a sus labios, no resolviéndose a beberla. Pero venciendo su natural repugnancia al agua sucia, bebió de la misma y se mojó también la cara. Todos empezaron a burlarse de ella y a decir que ahora si se había vuelto loca.  Pero, ¡…misteriosos designios de Dios!, con su débil mano acababa Bernardita de abrir, sin saberlo, el manantial de las curaciones y de los milagros más grandes que han conmovido la humanidad.

El agua milagrosa de Lourdes ha sido analizada por hábiles químicos: es un agua virgen, muy pura, un agua natural que carece de toda propiedad térmica. Además tiene la peculiaridad que ninguna bacteria sobrevive en ella. (Simboliza la Inmaculada Concepción, en cuyo ser nunca hubo mancha de pecado original ni personal)

26 de febrero: El agua milagrosa obró el primer milagro. El buen párroco de Lourdes había pedido una señal, y en vez de la muy pequeña que había pedido, la Virgen acababa de darle una muy grande, y no solo a él, sino a toda la población.

ramo_de_rosas_puro_sentimiento21-300x300

El primer milagro de curación

Había en Lourdes un pobre obrero de las canteras, llamado Bourriette, quien veinte años antes había tenido el ojo izquierdo horriblemente mutilado por la explosión de una mina. Era un hombre muy honrado y muy cristiano. Mandó a la hija a buscarle agua a la nueva fuente y se puso a orar, aunque estaba un poco sucia, se froto el ojo con ella. Comenzó a gritar de alegría. Las negras tinieblas habían desaparecido; no le quedaba más que una ligera nubecilla, que fue desapareciendo al seguir lavándose. Los médicos habían dicho que el jamás se curaría. Al examinarlo de nuevo no quedó más remedio que llamarle a lo sucedido por su nombre: milagro. Y lo más grande era que el milagro había dejado las cicatrices y las lesiones profundas de la herida, pero había devuelto aun así la vista.  Muchos milagros siguen sucediendo en Lourdes por lo que en el santuario hay siempre una multitud de enfermos.

La primera vela en la gruta de Lourdes

Un día al final de la aparición, Bernardita se acercó a su tía que la acompañaba y le dijo: ¿Quieres darme una vela y permitirme dejarla en la gruta? Entonces se dirigió hasta el fondo de la gruta y allí la dejo encendida, apoyándola en la roca.

Esta vela quizás en un momento fue la única; ahora son millones las que arden constantemente ante la imagen de la Virgen. La vela encendida es un hermoso símbolo: la cera blanca y virgen de la que está formada, siempre ha representado la humanidad que Cristo tomó de María, y que unida a la Divinidad es la luz del mundo. Como la cera de la vela, esta humanidad sagrada se consumirá delante de Dios en adoración, suplicas y acción de gracias. La luz de la vela, resplandeciente y radiante, simboliza la Divinidad del Hijo de María. La vela encendida representa igualmente al cristiano, que iluminado por la fe debe consumirse delante de Dios como víctima de penitencia y amor.

El 2 de marzo, Bernardita fue de nuevo a ver al párroco de Lourdes, recordándole la petición de la Virgen de levantar un Santuario en el lugar de las apariciones. El párroco le contesto que era obra del Obispo quien ya estaba enterado de la petición y sería el encargado de poner por obra el deseo celestial de la Visión.

Ultimo día, 4 de marzo, siguiendo su costumbre, Bernardita, antes de dirigirse a la gruta, asistió a la Santa Misa. Al final de la aparición, tuvo una gran tristeza, la tristeza de la separación. ¿Volvería a ver a la Virgen?

La Virgen siempre generosa, no quiso que terminara el día sin una manifestación de su bondad: un gran milagro, un milagro maternal, coronación de la quincena de apariciones. El milagro era un niño de dos años que estaba ya agonizando, se llamaba Justino. Desde que nació tuvo una fiebre que iba poco a poco desmoronando su vida. Sus padres, ese día, lo creían muerto. La Madre en su desesperación lo tomó y lo llevó a la fuente. El niño no daba señales de vida. La madre lo metió 15 minutos en el agua que estaba muy fría. Al llegar a la casa, notó que se oía con normalidad la respiración del niño. Al día siguiente, Justino se despertó con tez fresca y viva, sus ojos llenos de vida, pidiendo comida y sus piernas fortalecidas. Este hecho conmocionó a toda la comarca y pronto a toda Francia y Europa; tres médicos de gran fama certificaron el milagro, llamándolo de primer orden.

Entonces el gobernador de Tarbes, ciudad a la que pertenecía Lourdes, reunió a todos los alcaldes de la zona para dar instrucciones precisas de prohibir de inmediato la asistencia a la gruta de todo ciudadano. Todo fue en vano, cada día acudían más peregrinos de todas partes.

No obstante las persecuciones, las burlas y las injurias, Bernardita continuaba visitando la Gruta. Iba a rezar el Rosario con los peregrinos. Pero la dulce visión no aparecía. Ella ya estaba resignada a no volver a ver a la Virgen.

El 25 de Marzo, día de la Anunciación, Bernardita se sintió fuertemente movida a ir a la Gruta; muy contenta obedeció ese llamado en su corazón, y se fue inmediatamente hacia la Gruta.

Como era una fecha solemne, los peregrinos tenían la esperanza de que la Virgen se aparecería y cuando llego Bernardita se asombró de la cantidad de personas que encontró.  Fue este día 25, en la historia de las apariciones, un día de gloria. Bernardita volvió a preguntarle a la Señora.. “quieres tener la bondad de decirme quien eres y cuál es tu nombre?”  (la visión resplandecía más que nunca; sonriendo siempre, y siendo su sonrisa la única respuesta.)

Bernardita insistió…”¿quieres decirme quién eres?,   te lo suplico Señora Mía”.

Entonces la Señora apartó su vista de Bernardita, separó sus manos, hizo deslizar en su brazo el rosario que tenía en sus dedos, levanto a un mismo tiempo sus manos y su cabeza radiante, en tanto que sus manos se juntaron delante del pecho, su cabeza se afirmó y, más resplandeciente que la luz del sol, dirigida la vista al cielo dijo: “YO SOY LA INMACULADA CONCEPCIÓN”, y así desapareció, dejando en Bernardita esta imagen y ese nombre.

Bernardita, oía por primera vez esas palabras. Mientras se dirigía a la casa parroquial, para contarle al párroco (ya que este le había dado el encargo de preguntar a la visión como se llamaba), iba ella por todo el camino repitiendo “Inmaculada Concepción”, esas palabras tan misteriosas y difíciles para una niña analfabeta.

Cuando el párroco oyó el relato de Bernardita, quedó asombrado. ¿Cómo podía una niña sin ninguna instrucción religiosa saber el dogma que solo unos cuatro años antes había la Iglesia promulgado? En 1854, el Papa Pío IX había definido el dogma de la Inmaculada Concepción.

El sacerdote comprobó que Bernardita no se había engañado, era ella, la Virgen Santísima, la soberana Madre de Dios quien se le aparecía en la Gruta.

ctvvirgendolorosa1

5 de Abril: El día lunes de Pascua, volvió a la gruta, rodeada de una verdadera multitud de personas que oraban con ella. Bernardita arrodillada como era de costumbre habitual, tenía en la mano izquierda la vela encendida que le acompañaba en todas las ocasiones y la apoyaba en el suelo. Absorta en la contemplación de la Reina de los cielos, y más sabiendo ahora con seguridad que era la Virgen Santísima, levanto sus manos y las dejo caer un poco, sin percatarse que las tenía sobre el extremo de la vela encendida; entonces la llama comenzó a pasar entre sus dedos y a elevarse por encima de ellos, oscilando de un lado para el otro, según fuera el leve soplo del viento.

Los que estaban ahí gritaban: “se quema”. Pero ella permanecía inmóvil. Un médico que estaba cerca de Bernardita sacó el reloj y comprobó que por más de un cuarto de hora la mano estuvo en medio de la llama, sin hacer ella ningún movimiento. Todos gritaban ¡milagro! El medico comprobó que la mano de Bernardita estaba ilesa.

Después que terminó la aparición: uno de los espectadores aproximó a la mano de Bernardita la llama de la misma vela encendida, y ella exclamó: “¿Oh que quiere usted, quemarme?.

Última aparición:

Fue el día 16 de Julio, día de la Virgen del Carmen. Bernardita se siente de nuevo movida a ir a la gruta, que está cercada, vigilada y prohibida. Va acompañado de una tía y unas vecinas. Bajan por praderas contiguas a la gruta. Se arrodillaron lo más cerca posible de la gruta pero sin poder llegar a ella. Bernardita recibe la última visita de la Virgen y diría: “Nunca se había aparecido tan gloriosa”.

Bernardita había cumplido su misión, con gran amor y valentía ante todos los sufrimientos que tuvo que sobrellevar y ante todos los obstáculos que el Enemigo puso en su camino. Su confesor dijo repetidamente: “La mejor prueba de las apariciones es Bernardita misma, su vida”

RESUMEN DEL MENSAJE DE LA VIRGEN DE LOURDES

El Mensaje que la Santísima Virgen dio en Lourdes, Francia, en 1858, puede resumirse así:

1-Es un agradecimiento del cielo por la definición del dogma de la Inmaculada Concepción, que se había declarado cuatro años antes (1854), al mismo tiempo que así se presenta Ella misma como Madre y modelo de pureza para el mundo que esta necesitado de esta virtud.

2-Es una exaltación a las virtudes de la pobreza y humildad aceptadas cristianamente, al escoger a Bernardita como instrumento de su mensaje.

3-Un mensaje importantísimo en Lourdes es el de la Cruz. La Santísima Virgen le repite que lo importante es ser feliz en la otra vida, aunque para ello sea preciso aceptar la cruz.

4-Importancia de la oración, del rosario, de la penitencia y humildad (besando el suelo como señal de ello); también, un mensaje de misericordia infinita para los pecadores y del cuidado de los enfermos.

Fuentes consultadas: Múltiples fuentes, consultadas desde ámbitos serios y católicos.

Fray Cristóbal Aguilar, o.f.m.

Las doce promesas del Corazón de Jesús

La difusión de la devoción al Sagrado Corazón de Jesús se debe a santa Margarita de Alacoque a quien Jesús se le apareció con estas palabras: “Mira este corazón mío, que a pesar de consumirse en amor abrasador por los hombres, no recibe de los cristianos otra cosa que sacrilegio, desprecio, indiferencia e ingratitud, aún en el mismo sacramento de mi amor. Pero lo que traspasa mi Corazón más desgarradamente es que estos insultos los recibo de personas consagradas especialmente a mi servicio.”

Las condiciones para ganar esta gracia son tres:

1. Recibir la Sagrada Comunión durante nueve primeros viernes de mes de forma consecutiva y sin ninguna interrupción.

2. Tener la intención de honrar al Sagrado Corazón de Jesús y de alcanzar la perseverancia final.

3. Ofrecer cada Sagrada Comunión como un acto de expiación por las ofensas cometidas contra el Santísimo Sacramento.

corazon-jesus-en-movimientoEn mayo de 1673, el Corazón de Jesús le dio a Santa Margarita María para aquellas almas devotas a su Corazón las siguientes promesas:

* Les daré todas las gracias necesarias para su estado de vida.

* Les daré paz a sus familias.

* Las consolaré en todas sus penas.

* Seré su refugio durante la vida y sobre todo a la hora de la muerte.

* Derramaré abundantes bendiciones en todas sus empresas.

* Los pecadores encontrarán en mi Corazón un océano de misericordia.

* Las almas tibias se volverán fervorosas.

* Las almas fervorosas harán rápidos progresos en la perfección.

* Bendeciré las casas donde mi imagen sea expuesta y venerada.

* Otorgaré a aquellos que se ocupan de la salvación de las almas el don de mover los corazones más endurecidos.

* Grabaré para siempre en mi Corazón los nombres de aquellos que propaguen esta devoción.

* Yo te prometo, en la excesiva misericordia de mi Corazón, que su amor omnipotente concederá a todos aquellos que comulguen nueve Primeros Viernes de mes seguidos, la gracia de la penitencia final: No morirán en desgracia mía, ni sin recibir sus Sacramentos, y mi Corazón divino será su refugio en aquél último momento.

Así que ánimo alma fervorosa, que hasta aquí has llegado, Él es quien te ha llamado. Pon firme deseo de cumplirle ahora. Un abrazo en los Corazones de Jesús y María; practiquemos la devoción al Sagrado Corazón de Jesús y gozaremos de una gran paz interior.

Fray Cristóbal Aguilar, o.f.m.

Este sitio emplea cookies propios y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación. Se recibe información sobre tu uso de este sitio web. Si utilizas (navegando o desplazándote por las páginas) este sitio web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. más información. Política cookies.

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar