Category Archive MARIOLOGÍA

Mensaje de Jesucristo y llamada de atención

MENSAJE DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO
A SU AMADA HIJA LUZ DE MARÍA
17 DE MAYO DEL 2017

Amado Pueblo Mío, les bendigo con Mi Amor.

PUEBLO MÍO: ¿DÓNDE ESTÁS?

Les hablo y no Me escuchan…
Les llamo y no responden…
Les pido y no escuchan ni toman con la debida seriedad Mis Palabras…

 

En este instante es necesario que Mis hijos crezcan y penetren en Mi Amor para que al ser amor, al mal no le sea fácil llevarles a ser como títeres y causar el mal.

 

PUEBLO MÍO, NO HAN COMPRENDIDO LA URGENCIA DE UN CRECIMIENTO INTERIOR PARA QUE SE ENCUENTREN CONMIGO Y SE FUSIONEN A MÍ.  Continúan siendo detenidos cada instante por ese yo humano que no dejan de alardear ni de alabar constantemente. Todo lo saben, todo lo pueden, todo lo dejan de lado para continuar siendo ustedes, siendo el ¡yo!

 

Sus gustos o preferencias puede que no compaginen con Mis Enseñanzas, con el proceder de un verdadero hijo Mío, pero Yo no Me detengo y ustedes no deben detenerse en el caminar hacia Mí, no deben estancarse y pensar que ya todo lo tienen para llegar a Mí. El crecimiento espiritual del hombre no termina hasta que parte a Mi Casa.

 

ALGUNOS DE LOS MÍOS SON ENGREÍDOS, EGOÍSTAS, SOBERBIOS, ACUSADORES, NO PERDONAN, SON IMPONENTES CON SUS PUNTOS DE VISTA, NO ACEPTAN EL PENSAMIENTO NI LA COMPRENSIÓN DE OTROS HERMANOS HACIA MIS ASUNTOS, SON SEÑALADORES CONSTANTES DE LOS ERRORES DE LOS HERMANOS SIN SABER QUE ESE DEFECTO QUE SEÑALAN ES EL QUE MÁS POSEEN. Esto, Pueblo Mío, es tan común en ustedes que Me da tanta pena que continúen caminando con los mismos harapos que han cargado desde siempre.

 

Las contiendas no solo son las que se miran entre Mis hijos públicamente, sino las que cada uno lleva por dentro y externan con crudeza en un instante cuando arremeten en contra de sus hermanos, sin detenerse ni un segundo a pensar en el daño que se causan a sí mismos.

 

He delegado Misiones a algunos de Mis Instrumentos, y esta Misión que he dado a través de la explicitación de Mi Palabra, no es para tomarla a la ligera, sino es para que Mi Pueblo crezca, ya que NO PUEDO LLEVARLES SOLO A ORAR O LLAMARLES SOLO A RECIBIRME, SIN QUE EXISTA UN VERDADERO CAMBIO INTERIOR PARA QUE LA FE NAZCA DE ADENTRO Y SE AFIANCE Y SEA VERDADERA.

 

Amado Pueblo Mío:

 

NECESITAN PRAXIS, PRAXIS DE MI AMOR HACIA SUS HERMANOS. Quien se mantenga como látigo, como torturador de su hermano, ese no es verdadero, finge ser de los Míos…

 

LA PAZ ES SEÑAL DE QUIENES CAMINAN HACIA MÍ

EL RESPETO POR EL PRÓJIMO ES SEÑAL DE QUIEN CAMINA HACIA MÍ

LA DESCONFIANZA ES SEÑAL DE QUIEN NO ES VERDADERAMENTE MI HIJO, sino se encuentra en la tibieza y debe decidir en este instante, debido a que esas ataduras no les permiten crecer, son un continuo detente…

 

Amado Pueblo Mío, no vengo a explicitar Mi Palabra para que la lean y no la practiquen, siendo los mismos incrédulos, necios, ignorantes y arrogantes que Me hacen padecer.

 

CADA PEDIDO MÍO ES UNA ORDEN PARA USTEDES, UNA ORDEN PARA QUE CREZCAN Y SEAN MÁS ESPIRITUALES Y MENOS DE LO PECAMINOSO. El crecimiento espiritual les aleja del pecado y de lo indebido. Necesito que se preparen para que caminen en Mi mismo Camino, no pueden tomar atajos a su antojo, tienen que caminar en Mi Voluntad.

 

EL CRECIMIENTO ESPIRITUAL AUMENTA LA FE EN LA CRIATURA Y MIS HIJOS TIENEN QUE CRECER PARA QUE SUPEREN CUANTO LES ATA. La mayoría se ata voluntariamente a lo terreno, a su estilo de vida, a sus gustos y a sus placeres, no confía en Mí, no cree en Mí, no se abandona en Mi Voluntad, y algunos Me han desafiado por los apegos tan terribles que poseen. Apegos que dominan la mente y creen que sin ellos no podrán vivir.

 

Pueblo Mío, esta generación se rebela contra Mí cada instante, por ello no les será fácil vivir como tendrán que vivir con los eventos que se aproximan:
¿Cómo va a vivir de un instante al otro el que vive en la opulencia?
¿Cómo va a vivir de un instante al otro el que vive centrado en su economía?
¿Cómo va a vivir el que se ha acostumbrado a complacer su “ego” y sus caprichos?
¿Cómo va a vivir el que está acostumbrado a mandar?
¿Cómo va a vivir el que Me ha desobedecido?

Pueblo Mío, no poseerán las comodidades de este instante… ¡NADA!

 

LA SEGURIDAD ESTARÁ EN LA FE EN MÍ AUXILIO Y EN EL AUXILIO DE MI MADRE JUNTO A SUS HERMANOS DE CAMINO.

 

NO LOGRARÁN POSEER LOS CAPRICHOS DE ESTE INSTANTE, LLEGARÁN A SER IGUALES, EL QUE TIENE CON EL QUE NO POSEE NADA, Y EN ESE INSTANTE LA SEGURIDAD SERÁ EN MÍ Y QUIEN NO SE HA DISPUESTO A LA OBEDIENCIA NO SOPORTARÁ ESE ESTADO.

 

Pueblo Mío, el instante deja de ser instante, se acorta y continúan como si nada cambiara. Grandes enfermedades se propagan con rapidez y cuando lleguen a ser dadas a conocer por los medios de salud, al no lograr ocultarlas más, será, cuanto Mi Madre les ha revelado para algunas enfermedades, lo que las detendrá, pero en medio de todo es necesaria la Fe de la criatura.

 

Hijos, ¡Cuántos de ustedes no logran una mayor espiritualidad debido a que se mantienen negándose al cambio interior! El hombre puede haber caminado su vida con un determinado carácter, con una forma de ser peculiar, con exigencias y gustos muy personales… PERO ESTE INSTANTE ES DE CAMBIO, DE TRANSFORMACIÓN, DE SANACIÓN Y DE MI AUXILIO DE FORMA ESPECIAL.

 

Hijos, ustedes son criaturas de libre albedrío, son conscientes de sus actos, pueden razonar sobre sus actos u obras, tienen mente y conciencia, utilicen estos Dones para crecer no para involucionar.  El yo humano es parte de la conciencia, por ello es tan importante que se conozcan para que se decidan a cambiar para el bien propio y de su entorno.

 

Esta generación siente que es autosuficiente con la tecnología actual y se sume en el uso de los artefactos modernos sin desear creer que estos les consumen el instante, les impiden el ser fraternos y disponerse al cambio y les inducen a la violencia y a la dependencia. ¡Cuántos Me olvidan sin razonar que aún con todos los modernismos son iguales a otras generaciones que se perdieron igual que esta generación, por no aspirar a conocerme!

 

SOLOS NO PUEDEN NADA, NECESITAN QUE YO ME MANTENGA EN USTEDES, QUE MORE EN EL INTERIOR DE CADA UNO DE MIS HIJOS. En este instante Me separan de ustedes, de ahí la profunda grieta que forman con la que obstaculizan ese diálogo ininterrumpido que debe existir entre nosotros.

 

USTEDES TIENEN EN LA VIDA UN OBJETIVO HUMANO…
 Y YO LES LLAMO A LO DIVINO QUE NO POSEE FIN.

 

Pueblo Mío, Yo les facilito nuestro encuentro, pero ustedes se resisten en este instante tan importante, tan trascendental de la existencia humana.

 

No deben continuar siendo los mismos, no deben cometer los mismos errores del pasado, no deben cargar más harapos de malas costumbres aprendidas en la familia o consentidas por ustedes mismos. Ningún hombre posee autoridad para mancillar al hermano ni para mantenerle en un suplicio constante.

 

HIJOS, LA CRIATURA HUMANA DEBE ALCANZAR MI ACTUAR Y OBRAR PARA QUE SU YO HUMANO NO SE ABALANCE SOBRE LOS HERMANOS.

 

Pueblo Mío, el padecer de Mi Iglesia no es algo lejano, será duramente purificada y dentro de Mi Iglesia se encuentran ustedes, Cuerpo Místico, por ello deben ser mejores cada instante. NO SE DEN POR VENCIDOS, CONTINÚEN FUSIONÁNDOSE EN MI VOLUNTAD. NO SON ABANDONADOS POR MÍ, CADA UNO ES ÚNICO E IRREPETIBLE ANTE MÍ.

 

Amado Pueblo Mío, el sol descarga sus emanaciones nocivas y ustedes van a padecer. La carrera armamentista de las naciones encontrará su razón de ser ante la Humanidad. El lobo con piel de oveja desea apoderarse de la Humanidad sin que la Humanidad le señale, por ello en este instante aparenta buscar la paz mundial.

 

No se confundan, hijos Míos, manténganse alerta en todo aspecto. Cuando la economía aparente gran solidez, no confíen en esto. YO MIRO MÁS ALLÁ Y NO CONTINUARÁN VIVIENDO COMO HASTA AHORA, EL QUE POSEE DINERO SERÁ COMO EL MENDIGO Y EL MENDIGO LE ENSEÑARÁ A VIVIR SIN POSESIONES. Todos necesitarán de los hermanos para protegerse como cristianos ante la persecución voraz que se desatará con gran fuerza contra Mi Pueblo.

 

No esperen las Señales anunciadas por Mi Madre para cambiar, sino el cambio debe ser en este instante. Reconcíliense conmigo y den gracias por haber sido llamados para vivir en Mi Amor, del que se desprende todo cuanto el hombre necesita.

 

Oren hijos, oren por Francia, padece el terrorismo en sus entrañas.
Oren hijos, oren por Estados Unidos, esta nación lleva a padecer a Mis Hijos.
Oren hijos, oren por Ecuador, este Pueblo Mío mirará al gran volcán despertar.
Oren hijos, oren por Medio Oriente, la Humanidad llegará a lo inesperado.
Amado Pueblo Mío, oren por Mi Iglesia, sean prudentes y decídanse a transformarse en verdaderos hijos Míos.

 

ANTE EL EGOÍSMO HUMANO Y LA SOBERBIA, MANIFIESTEN LA FE EN MÍ CON UN VERDADERO CAMBIO INTERIOR.

 

He llamado a todos a prepararse porque el instante no es instante. Pero Mi Pueblo espera y cuando despierte le será doblemente difícil llegar a Mí, pero el Amor de Mi Madre no se detendrá, continuará intercediendo por cada uno de ustedes y les traerá a Mi Camino, en el que jamás encontrarán la Puerta cerrada.

 

LES BENDIGO, AMADOS MÍOS. NO OLVIDEN QUE ESTE INSTANTE ES DE PREPARACIÓN.

 

Su Jesús.

 

AVE MARÍA PURÍSIMA, SIN PECADO CONCEBIDA
AVE MARÍA PURÍSIMA, SIN PECADO CONCEBIDA
AVE MARÍA PURÍSIMA, SIN PECADO CONCEBIDA

 

 

COMENTARIO DEL INSTRUMENTO

 

Hermanos:

 

Una vez más Cristo, Amor y Vida, nos llama a reaccionar y a exigirnos a nosotros mismos un cambio en el obrar y actuar personal y hacia nuestros hermanos.

 

Este es el instante, nos dice Cristo, es el instante del cambio, de ser mejor seres humanos. Vemos que nos llama a ser mejores, no nos dice: fueron mejores en el pasado o sean mejores en el futuro, para que comprendamos que Cristo está fuera del tiempo. Pero si fuiste mejor en el pasado retoma ese haber sido mejor en este instante, retoma el camino. Si piensan ser mejores en el futuro no se debe esperar, se debe ser mejor en este instante, en este eterno presente.

 

Pero no debemos olvidar que existe esa unidad entre el pasado, el presente y el futuro que tenemos que sanar para reencontrarnos con Cristo: Principio y Fin.

 

Todos nuestros actos tienen que cooperar para nuestra Salvación, por eso somos llamados a un cambio, a ser mejores hijos de Dios, mejores hermanos y mejores seres humanos.  No olvidemos que el que se decide a cambiar su vida y ser mejor, de inmediato Dios se acerca y le da “las arras y más” para que esto sea una realidad.

 

Hermanos, ante cuanto se avecina y de lo que el Cielo me ha dado a conocer, lo más grande que puede hacer el hombre es darse la oportunidad de vivir ese cambio interior para llevar y sobrellevar lo que la Humanidad enfrentará.

 

Amén.

Fuente: http://www.revelacionesmarianas.com/mensajesanteriores.html

Transcrito:


AGUILAR PEDRERA CRISTOBAL (246)

Programador de Sistemas de Alto nivel, Monitor Experto para cursos de Formación Profesional Ocupacional y Monitor de para cursos de Fundaciones Laborales. Dedicado desde el año 1995 a la enseñanza Informática, impartiendo cursos a entidades privadas y empresariales, incluyendo a particulares. Monitor avanzado en Redes y comunicaciones.

Papa Francisco canoniza dos nuevos Santos en Fátima

La Iglesia Católica cuenta con dos nuevos santos: Francisco y Jacinta Marto (antes beatos), son dos de los tres personajes que protagonizaron hace ahora 100 años las Apariciones de Fátima.

Los dos fallecieron víctimas de una gripe, en 1919 a Francisco (tenía solo 10 años) y en 1920 a Jacinta. A esta importante ceremonia han llegado más de millón de peregrinos de todas las partes del mundo.  El Papa Francisco protagonizo una larga oración en silencio, que conmociono a los presentes.

Todos conocemos la historia de las apariciones de Fátima, por lo que no parece interesante recordarlas ahora, no obstante os dejo esta dirección: http://www.corazones.org/maria/fatima/apariciones_nuestra_senora_fatima.html .

Destacar también la presencia de un hermano musulmán que visitaba Fátima, para pedir a la Virgen por sus hijos y familia a la par que pedir el entendimiento entre las dos religiones.

En Fátima el Papa ha aprovechado para hacer un llamamiento a la Paz, sabiendo que Fátima es un nombre también venerado por la religión Islámica (por la hija del profeta Mahoma que se llamaba así) y por tanto se le tiene respeto. Ha presentado con su visita a Fátima, como lugar de reencuentro y de paz, como objeto de misericordia, y en ningún momento, se ha empleado en recordar la mano justiciera de Dios, los pecados del infierno, y ha querido desterrar la “imagen” que ha tenido de conservadora y apocalíptica si se quiere.

En otras palabras en esta visita corta, el Papa ha dejado “huella” y ha imprimido el sello de la Misericordia, presentando a la Virgen una vez más como puerta de esta misericordia que viene del Padre a través de su Hijo Jesucristo, que ella anuncia y proclama.

En una palabra ha sido un lugar y momento para proclamar la paz en el mundo (todos recordamos las continuas injerencias de corea del Norte y su programa armamentístico y la continua escalada mundial que nos recuerda a la antigua guerra fría. A mi particularmente me ha hecho recordar la Pacem in terris (11 de abril de 1963) del tan querido Papa Juan XXIII.

Este Papa nos tiene acostumbrados a “vender” algo siempre y en toda ocasión, ojala esta vez, la venta de la paz y de la misericordia, tenga mejor oferta y demanda.

La Inmaculada concepción de María es plenitud y voluntad de Dios

Hoy celebramos la Inmaculada Concepción de María, que la Iglesia resalta con especial solemnidad. Además de ser la Patrona de la Provincia Franciscana de España, lo es también de las hermanas Concepcionistas, y  de otras muchas órdenes e institutos religiosos. A otro nivel, también resaltar que es la Patrona de España, como todos sabemos desde Carlos III;  lo es también de diferentes cuerpos militares, como la infantería española, el cuerpo eclesiástico del Ejército y el Estado Mayor, entre otros.

Con este preámbulo he querido destacar la importante estela que María Inmaculada ha dejado en mundo religioso y de lo mundano, al correr de las épocas.

El dogma de la Inmaculada Concepción, también conocido como Purísima Concepción, es una creencia de todos los que nos sentimos católicos que sostiene que María, madre de Jesucristo, a diferencia de todos los demás seres humanos, no fue alcanzada por el pecado original sino que, desde el primer instante de su concepción, estuvo libre de todo pecado.  De este modo, la Iglesia Católica contempla la posición especial de María por ser madre de Cristo, y sostiene que Dios preservó a María libre de todo pecado.

Fue el papa beato Pío (noveno) IX  quien el 8 de diciembre de 1854 definió el dogma sobre la Inmaculada concepción. Aprovecho para recordar lo que dijo en ese momento: “La doctrina enseña que la bienaventurada Virgen María fue preservada inmune de toda mancha de pecado original en el primer instante de su Concepción por singular gracia y privilegio de Dios omnipotente, en atención a los méritos de Jesucristo, Salvador del género humano, es revelada por Dios y por lo mismo debe creerse firme y constantemente por todos los fieles”.

Pero si hay un defensor singular de la Inmaculada, que en este día no podemos obviar, fue sin duda nuestro hermano franciscano el beato Juan Duns Escoto. Su santidad y buen hacer fue reconocido en nombre de la Iglesia por  San Juan Pablo II 6 de Junio de 1.991.

Como digo Duns Escoto para llamarlo familiarmente, fue el que por primera vez defendió en París hacia el 1304-1307 la doctrina de la Inmaculada Concepción, fue una disputa acalorada donde tuvo que escuchar doscientos argumentos en contra de la doctrina de la Inmaculada, los cuales fue refutando uno a uno, con tal maestría y astucia que convenció a todos sus adversarios. El ardor y sagacidad conque defendió la doctrina de la Inmaculada, le valdría el nombre de Doctor sutil. Nuestro hermano lucho afanosamente  y tras él muchos otros hermanos, hasta que la iglesia más tarde, como ya he mencionado anteriormente, reconociese oficialmente el dogma de la inmaculada.

El nombre de Inmaculada es de origen latino, derivado de “in-macula”, que viene a significar “sin mancha”. Y esto principalmente es lo que hoy quiero resaltar sobre todo: la pureza de María. Si fue por tanto preservada por Dios para ser su seno el lugar privilegiado donde se encarnaría el Salvador del mundo; parece lógico pensar también que si Dios doto a una criatura como nosotros de tal excelencia, no era sino para manifestar el tremendo amor que tiene por sus criaturas (todas ellas, en todos sus géneros sin distinción) y lógico también afirmar, que si lo hizo así (valga la redundancia) fue para que la Divinidad pudiese inhabitar en un lugar Santo y Puro.

Pero la Virgen María no es Inmaculada o pura, porque lo diga una persona o institución como la Iglesia, sino que lo es porque Cristo, ha querido encarnarse en su vientre, es la divinidad misma la que en su infinita voluntad ha querido abajarse y con ello se nos da una primera lección: la humildad. La misma humildad que sabemos obtiene María, la humildad que exige Dios a todos los que le siguen (escrito esta: Dios resiste a los soberbios), por consiguiente si fue preservada del pecado también pudo dar a luz de una forma preternatural (es decir más allá de lo natural), conservando así por la misma voluntad divina su virginidad.

Además de la Inmaculada Concepción de María, quiero recalcar el dogma de la Maternidad Divina que refiere  a que la Virgen María es verdadera Madre de Dios.

Como el dogma de la Inmaculada; éste fue  solemnemente definido por el Concilio de Éfeso (año 431), uno de los dogmas más antiguos de la Iglesia, y tiempo después, fue proclamado por otros Concilios universales como el de Calcedonia y los de Constantinopla.

Verdades estas reconocidas por los cristianos en general  y por la Iglesia particularmente en su tradición y que es atacada por algunos sectores, aduciendo un conocimiento que más que provenir del estudio de las escrituras y de su análisis positivo, parece provenir de otros lugares que no voy a nombrar…,  son aquellos, los que se dice  dicen hijos de ella y que debieran defenderla.  Para tales figuras,  cuando los cepillos y estipendios vienen por las fiestas de la Virgen, ¡qué buena que es la Virgen!, cuantas alegrías le profesan, cuantos vivas al aire, su paga es el vientre y las lisonjas de aquellos con formas de lobo y cabezas de asno;  sus palabras pronuncian sino los sonidos fatuos de la hediondez de su alma.

Ingratos estos hijos, que no caen en la cuenta de que cuando se menosprecia a la madre, se está menospreciando al Hijo. La unidad de Cristo fue en lo espiritual como en lo carnal delgadísima;  porque tomo carne de ella en el seno purísimo de María, nunca un cuerpo ha estado tan cerca de otro. Esa unión la hemos tenido todos con nuestras madres, nunca estuvimos tan unidos a ella y nunca lo estaremos tanto, cuerpo y alma eran unidad, dentro de la diversidad de seres.

No podemos negar por tanto que Dios ha elegido a un ser humano de entre todos y ha querido depositar en ella la inhabitación de la segunda persona de la Trinidad (otra verdad que también puede ser negada en diversos ambientes, como lo fue en el pasado), a poco que pensemos lógicamente (porque somos inteligencias sentientes) dotados de algo más que de meros impulsos o instinto; , nos daremos cuenta de que esa persona a partir de esa elección divina, ya no es igual a todos los demás, puesto que de alguna forma, se la ha dotado de gracias específicas y de dones que hacen de ella una figura que brilla con luz propia de entre todas las demás criaturas.

¿Acaso no sintió María, los dolores de su Hijo al pie de la cruz como nos relata el evangelio?,  ¿no sufrió cuando se perdió por tres días cuando andaban de viaje?, cuando de pequeño se caía y tropezaba, como todos nosotros.

María estaba dotada como todos nosotros de una inteligencia sentiente. Y es este SENTIR, lo que precisamente junto con el INTELIGIR, que la hace especial a ella y  nos hace especiales a todos por encima de  las demás criaturas.  Dios es Amor, y ese amor los trasmitió a su Hijo, el cual a su vez, lo dona a su Madre María. El SENTIMIENTO es una parte muy importante del Amor, este sentimiento es el que hace defender a Duns Escoto la Inmaculada Concepción de María, que hoy celebramos con especial cariño y ese sentimiento es el que experimentamos todos cuando amamos a alguien con una expresión tan fuerte que nos hace saltar lágrimas, o alegrarnos cuando esa persona está cerca de nosotros.

Que siempre tengamos sentimientos de Amor para esa Madre Inmaculada, Virginal que es María, que solo pronunciar su nombre nos haga saborear las mieles del panal de Dios, que el azahar que destila su intercesión por nosotros a su Hijo sea la Luz que nos ilumine en esta Navidad.

Fray Cristóbal Aguilar, o.f.m.

¿Cómo mantener a raya las tentaciones?

Por sobre todo la oración, la oración es como un escudo y es la comunicación con Dios y con el Espíritu. Si no hay oración, si apagamos el Espíritu de oración como diría nuestro bendito padre San Francisco de Asís, no hay nada.

Cuando el cristiano ora y ayuna (hace penitencia), no solo fortalece la acción contra la tentación y el pecado, sino que se mantiene en guardia contra las acechanzas del demonio. A esto se puede añadir algunas oraciones específicas que la Iglesia siempre ha recomendado contra la acción del demonio como son: La consagración a Dios por medio de María Santísima, ya que ella es la enemiga victoriosa de la “serpiente” de acuerdo a Gen 3,15 y Ap 12. Una oración que refuerza nuestra unión con Dios es la del “Regina Caeli”, así como la oración de San Miguel Arcángel, atribuida a San León XIII.

maria-rosas

La práctica del ayuno y en general todas las prácticas ascéticas, las cuales de acuerdo a Jesús son una de las armas más importantes para protegerse y luchar contra el “adversario” del Reino (“Este tipo de demonios no salen sino es con el ayuno y la oración” Mc 9,29). La renuncia voluntaria a las cosas buenas de la vida, nos ejercitan para renunciar a aquellas que se nos presentan como una tentación.

Todos los santos (incluidos los de la orden franciscana y no son pocos), quienes han tenido que combatir contra el pecado y en muchas ocasiones con manifestaciones expresas del demonio, no cesan de recomendar el ayuno como una de las armas más eficaces contra las acechanzas del maligno.

Las otras dos armas con las que cuenta el cristiano para su lucha espiritual contra el pecado y las acechanzas de Satanás, son los sacramentos y los sacramentales. Los primeros, siendo una acción y participación directa de Jesús en el cristiano, son la mejor defensa contra el poder del Maligno y fuente de fortaleza espiritual para prevenir el pecado.

La Eucaristía y la Reconciliación frecuente, hacen que el cristiano pueda avanzar en la vida con la victoria de Cristo. Estos dos sacramentos fortalecen toda la vida espiritual de quien los recibe imposibilitando la acción del demonio. Esto  trae por consecuencia, paz y armonía interior. Finalmente tenemos los sacramentales como son los crucifijos, las imágenes de Jesús y de la Santísima Virgen, las medallas benditas, y de manera particular la “Cruz de San Benito” a cuya bendición está ligado un exorcismo. Todos estos sacramentales, en la medida en que se usan con fe y con la aprobación de la Iglesia, vienen a ser una importante herramienta para mantenerse en santidad y en guardia contra las acechanzas del demonio.

Uno de los elementos más efectivos para tener a raya al demonio y todas sus seducciones, es el amor a María Santísima a quien Satanás teme y lo hace temblar de rabia y de impotencia. Mientras que el demonio combate desde el exterior, por medio de la violencia y la seducción, María  inspira, desde nuestro interior, la fuerza que viene solo de Dios. Satanás inspira el odio que destruye y desintegra mientras, que María nos inspira el amor que reinará por siempre. De ahí? la necesidad de una piedad mariana que mantenga a distancia al enemigo y que nos ayude a resistir en el momento de la tentación. Es testimonio de todos los santos la eficacia de la intercesión de María en los momentos de tentación y acoso del demonio. Por ello, arma indispensable del cristiano es el rezo diario del rosario, el uso del escapulario de la Virgen del Carmen y alguna medalla de protección como por ejemplo la de San Benito.

images

Todavía hay muchos sectores de la Iglesia, que intentan eliminar, sino atenuar en lo posible las devociones marianas (porque son cosas del antes del concilio, dicen) pero cuando en los santuarios los estipendios de los devotos, llenan las arcas de la Iglesia, ¡bienvenida sea María!. Hipócritas, no saben que si desdeñan a  la Madre, también se lo hacen al Hijo. Es verdad que Jesús es Hijo de Dios, pero eligió de forma natural nacer de María y por tanto la dignifico, ella no es la Trinidad, ni tiene el poder de su Hijo, pero “su poder de intercesión es el más grande después de su Hijo en todo el cielo”, por tanto no denigremos a la Virgen, ni a sus imágenes, porque quizás un día cuando tengamos que rendir cuentas, nos encontremos con que hemos estado encontrá de Dios.

Y en cuanto a las tentaciones, que es el tema que nos ocupa en este artículo querido visitante de TRAS CRISTO Y FRANCISCO DE ASÍS, hacer notar que como decía San Francisco de Asís: “…cuanto más tentado y probado eres, sabete más querido…”, por tanto ningún miedo, el Señor sabe de todas nuestras imperfecciones, Él nos conoce mejor que nadie, para Él la intención cuenta más que la acción, pues sabe que por nuestra debilidad, solemos pensar una cosa y desear hacerla, para luego hacer la contraria.

Fray Cristóbal Aguilar, o.f.m.

Visiones de San Miguel Arcángel y los ángeles por el Padre Gobbi

En esta ocasión os traigo unas visiones sobre los ángeles en general y sobre la gran batalla espiritual que se está librando en todo el orbe y en nuestros propios corazones, según las visiones del Padre Gobbi del movimiento sacerdotal mariano. Este padre tenía una serie de revelaciones privadas (que es como las menciona la iglesia) sobre Jesús, la Virgen y distintos aspectos, por eso yo brevemente os transcribo algunas de ellas, a título informativo.

 

Nimega (Holanda), 29 de septiembre de 1979

Fiesta de los Santos Arcángeles

Los Ángeles del Señor.

“Acabas de terminar el Cenáculo con estos hijos míos, tan queridos, que sufren por el estado de laceración y de desorden en que se encuentra aquí mi Iglesia.

Une tu dolor al mío y sé tú expresión de la maternal benevolencia con que los miro, los acojo, los conforto y los conduzco.

No mires si son pocos y, en su mayoría, frágiles por la edad o la salud; pero son tan fieles y generosos que consuelan el inmenso dolor de mi Corazón Inmaculado.

Para Mí, son los tesoros más preciosos. Y también aquí, por su medio ¡cuán numerosos son los hijos que responden a mi invitación, entran en el refugio de mi Corazón y los formo en la heroica fidelidad a Jesús y a su Iglesia!

Así, en este mismo lugar, donde mi Adversario ha iniciado su obra de destrucción solapada de la Iglesia, Yo respondo al desafío y me formo mi ejército.

Es el ejército de los pequeños, de los pobres, de los humildes, que reúno en mi Corazón Inmaculado para darles mi espíritu de Sabiduría, para derrotar la soberbia de los que se han dejado seducir por la falsa ciencia y por el espíritu de grandeza y vanagloria.

También hoy, por medio de esta Obra mía, de la boca de los niños y de los lactantes, el Señor recibe la gloria perfecta.

Con vosotros están también los Ángeles del Señor. Yo soy su Reina y están prontos a mis órdenes, porque la Santísima Trinidad ha confiado a mi Corazón Inmaculado la obra de renovación de la Iglesia y del mundo.

San Miguel está a la cabeza de todo mi ejército, celeste y terrestre, dispuesto ya en orden de batalla.

San Gabriel está a vuestro lado para daros a todos la misma invencible fortaleza de Dios.

San Rafael os cura de las numerosas heridas que con frecuencia recibís a causa de la tremenda lucha en que estáis empeñados.

Sentid siempre a vuestro lado a los Ángeles de Dios e invocad con frecuencia su ayuda y protección.

Ellos tienen gran poder para defenderos y sustraeros a todas las insidias que os tiende Satanás, Adversario mío y vuestro.

Ahora su protección se intensificará y la advertiréis de modo particular, porque han llegado los tiempos de la gran prueba y estáis para entrar en un período de gran angustia como no lo ha habido hasta ahora.

A mis órdenes, sentid a vuestro lado a los Ángeles del Señor, que serán vuestra defensa y guía, para que pueda cumplirse en cada uno de vosotros, cuanto Yo he establecido para el triunfo de mi Corazón Inmaculado.”

Montevideo (Uruguay), 29 de septiembre de 1981

Fiesta de San Miguel, Gabriel y Rafael

Reina de los ángeles

“En la lucha a la que os llamo, hijos predilectos, os asisten y defienden particularmente los Ángeles de Luz.

Soy la Reina de los Ángeles.

A mis órdenes están reuniendo de todas las partes del mundo, a todos los que llamo a enrolarse en mi gran ejército victorioso.

En la lucha contra la Mujer vestida del Sol y el Dragón rojo, los Ángeles tienen la parte más importante a desarrollar. Por esto os debéis dejar guiar dócilmente por ellos.

Los Ángeles, Arcángeles y todas las jerarquías celestes están unidas con vosotros en el terrible combate contra el Dragón y sus secuaces. Os defienden de las asechanzas de Satanás y de los innumerables Demonios, que están ahora desencadenados con furia rabiosa y demoledora en todo el mundo.

Ésta es la hora de Satanás y del poder de los Espíritus del as tinieblas.

Es su hora que corresponde al momento de su aparente acción victoriosa.

Es su hora, pero el tiempo de que disponen es breve y los días de su triunfo están contados.

Por esto os tienden asechanzas peligrosas y terribles, y no podéis huir de ellas sin un especial auxilio de vuestros Ángeles Custodios.

¡Cuántas veces al cabo del día éstos habrán intervenido para sustraeros a las engañosas maniobras que os tiende, con astucia, mi Adversario!

Por esto os invito a confiaros cada vez más a los Ángeles del Señor.

Tened con ellos una afectuosa intimidad porque están más cerca de vosotros que los amigos y personas más queridas.

Caminad a la luz de su invisible pero segura y preciosa presencia. Ellos ruegan por vosotros, caminan a vuestro lado, os sostienen en la fatiga, os consuelan en el dolor, velan vuestro reposo, os toman de la mano y dulcemente os ponen en el camino que os he trazado.

Orad a vuestros Ángeles Custodios y vivid con confianza y con serenidad las dolorosas horas de la purificación.

En estos momentos, en realidad, el Cielo y la Tierra se unen en una extraordinaria comunión de oración, de amor y de acción a las órdenes de vuestra Celeste Capitana.”

 maxresdefault

Curaçao (Archipiélago de las Antillas), 29 de septiembre de 1983

Fiesta de los Arcángeles Miguel, Gabriel y Rafael

La función de los Ángeles

“Hoy la Iglesia celebra la fiesta de los Arcángeles Miguel, Gabriel y Rafael.

Es también vuestra fiesta, hijos predilectos, porque los Ángeles del Señor tienen una parte muy importante que desarrollar en mi plan victorioso.

He aquí cuál es su función: a mis órdenes libran una terrible batalla contra Satanás y todos los malos espíritus. Es una lucha que se desarrolla, sobre todo, a nivel de espíritus, con inteligencia y con perfecta adhesión a los planes de los dos grandes y opuestos caudillos: La Mujer vestida del Sol y el Dragón rojo.

Misión de S. Gabriel es la de revestiros de la misma fortaleza de Dios.

Él, combate contra la asechanza más peligrosa de Satanás, la de debilitaros, llevándoos al desaliento y al cansancio. ¡Cuántos de vosotros se han parado en el camino de la consagración, que me han hecho, por causa de vuestra debilidad humana!

La debilidad es la causa que os conduce a la duda, a la incertidumbre, al miedo, a la turbación. Ésta es la tentación de mi Adversario para haceros inofensivos, cerrados en vosotros mismos, detenidos en vuestros problemas, incapaces de un verdadero empuje apostólico.

El Arcángel Gabriel tiene la misión de ayudaros a crecer en la confianza, revistiéndoos de la fortaleza de Dios. Y así os conduce cada día por al camino del valor, de la firmeza, de la fe heroica y pura.

Misión de S. Rafael es la de derramar bálsamo sobre vuestras heridas.

¡Cuántas veces Satanás logra heriros con el pecado, golpearos con sus solapadas seducciones!

Os hace sentir el peso de vuestra miseria, de la incapacidad, de la fragilidad y os detiene en el camino de vuestra perfecta donación.

  1. Rafael tiene entonces la misión de acompañaros en el camino que os he trazado, dándoos aquella medicina que cura todas vuestras enfermedades espirituales.

Cada día él hace vuestro caminar más seguro, más firmes vuestros propósitos, más valerosos vuestros actos de amor y de apostolado, más decididas las respuestas a mis deseos, más atenta la mente a mi designio materno, y fortalecidos con su bálsamo celestial, proseguís vuestros combate.

Misión de S. Miguel es la de defenderos de los terribles ataques que Satanás desencadena contra vosotros.

En estos tiempos, mis predilectos que han acogido mi invitación y se han consagrado a mi Corazón Inmaculado, y todos mis hijos que se han entrado a formar parte de mi ejército victorioso, son el blanco escogido, con particular rabia y ferocidad, por parte de mi Adversario y vuestro.

Satanás os ataca en el campo espiritual con toda clase de tentaciones y sugestiones para llevaros al mal, a la desorientación, a la duda y a la desconfianza. Usa con frecuencia su arma preferida, que es la de la sugestión diabólica y la de la tentación impura. Os ataca con terribles insidias, con frecuencia trata de empujaros al peligro; incluso físicamente atenta contra vuestra vida e integridad.

El Arcángel Miguel, Patrono de la Iglesia Universal, es el que interviene con su gran poder y entra en combate para libraros del Maligno y de sus peligrosas asechanzas.

Por esto os invito a invocar su protección con el rezo diario de la breve, pero, al mismo tiempo, tan eficaz oración del exorcismo compuesto por el Papa León XIII.

Ved aquí, por qué los Ángeles del Señor tienen una importante función en la estrategia de la batalla que se está combatiendo: debéis vivir siempre en su compañía.

Tienen una misión preciosa e insustituible: están a vuestro lado combatiendo vuestra misma batalla; os dan fuerza y valor; os curan vuestras numerosas heridas; os defienden del mal y forman, con vosotros, la parte más aguerrida del ejército victorioso a las órdenes de la Celeste Capitana.”

Nápoles, 29 de septiembre de 1986

Fiesta de los Arcángeles Gabriel, Rafael y Miguel

Con vosotros en el combate

“Combatid, hijos predilectos, mis apóstoles, en estos últimos tiempos.

Ésta es la hora de mi gran victoria.

Con vosotros en el combate están también los Ángeles del Señor que, a mis órdenes, cumplen la misión que Yo les he confiado.

Todos los Espíritus Celestiales son seres luminosos y poderosos y se hallan muy cerca de Dios, a quien aman, sirven, defienden y glorifican.

En la Luz de la Santísima Trinidad, Ellos ven todas las insidias peligrosas y engañosas que os tienden los malos Espíritus, que luchan contra Dios y contra su real dominio.

Ésta es una batalla terrible, que se libra sobre todo a nivel de espíritus: los buenos contra los malos: los Ángeles contra los demonios.

Vosotros estáis también comprometidos en esta gran lucha y por esto debéis confiaros siempre a su segura protección e invocar a menudo, con la oración, su poderosa ayuda.

Todos los Espíritus Celestiales conocen mi designio, saben la hora de mi triunfo, ven como el ataque del infierno, en estos tiempos vuestros, se hace potente, continuo, universal.

Satanás ha logrado establecer su Reino en el mundo y se siente ya seguro vencedor.

Pero está cercano el momento de su grande y definitiva derrota. Por esto la batalla es cada día más áspera y terrible y también vosotros, con los Ángeles del Señor, estáis llamados al combate.

Las armas usadas por los demonios son las del mal, del pecado, del odio, de la impureza, de la soberbia y de la rebelión contra Dios.

Las armas esgrimidas por los Espíritus Celestiales, que están junto a vosotros en el combate, son las del bien, de la gracia divina, del amor, de la pureza, de la humildad y de la dócil sumisión a la Voluntad del Señor.

Los Espíritus Celestiales tienen también el encargo de fortaleceros, de curaros de las heridas, de defenderos de las insidias de mi Adversario, de protegeros del mal y de conduciros por la vía luminosa de mi Querer.

El Arcángel Gabriel, enviado por Dios para recibir el Sí de vuestra Madre Celestial, tiene ahora el encargo de recibir vuestro Sí al Querer del Padre. Él os refuerza y os sostiene; os conduce por el camino del valor y del heroico testimonio a Jesús y a su Evangelio.

El Arcángel Rafael repara vuestra debilidad, derrama bálsamo en toda herida dolorosa y os alivia el peso del cansancio y del desaliento para continuar en la lucha, con el escudo de la fe y con la coraza del amor y de la santidad.

El Arcángel Miguel os defiende de todos los terribles ataques de Satanás, que se ha desencadenado particularmente contra vosotros, que formáis parte de mi ejército y os dejáis guiar dócilmente por vuestra Celestial Capitana.

¡Cuántas veces hubierais sido víctimas de los ataques de Satanás, si el Arcángel Miguel no hubiese intervenido para vuestra defensa y protección! Invocadlo a menudo, con la oración tan eficaz del exorcismo contra Satanás y los Ángeles rebeldes para que Él os guíe en esta lucha, de modo que cada uno de vosotros pueda cumplir la tarea que le ha sido confiada por la Madre Celestial.

Uníos, pues, en afectuosa y fraternal comunión de vida, de oración y de acción, a todos los Espíritus Celestiales, que están empeñados con vosotros en librar la misma batalla y en preparar la gran victoria de Dios en el Reino Glorioso de Cristo, que vendrá a vosotros con el triunfo de mi Corazón Inmaculado en el mundo.”

Inchon (Corea), 29 de septiembre de 1987.
Fiesta de los Arcángeles Gabriel, Rafael y Miguel.

Cielo y tierra se unen.

“Hijos predilectos, os llamo de todas las partes de la tierra.

Los Ángeles de Luz de mi Corazón Inmaculado están ahora recogiendo de todas partes a los elegidos, llamados a formar parte de mi ejército victorioso.

Os marcan con mi sello.

Os revisten de una fuerte armadura para la batalla.

Os cubren con mi escudo.

Os entregan el Crucifijo y el Rosario, como armas que usar para la gran victoria.

Ha llegado el tiempo de la lucha final.

Por esto los Ángeles del Señor intervienen de manera extraordinaria y se ponen cada día al lado de cada uno de vosotros para guiaros, para protegeros y para fortaleceros.

Así como, en estos tiempos, se les ha concedido a los Demonios y a todos los Espíritus del mal una gran libertad para sus manifestaciones diabólicas, así también éstos son los días en los que a los Ángeles del Señor se les llama a desarrollar la parte más importante de mi designio.

Cielo y tierra se unen en esta hora de la gran lucha final.

Os invito, pues, a que todos forméis una sola cosa con los Ángeles y con los Santos del Paraíso.

Sobre todo os invito a orar más a vuestros Ángeles custodios, porque están llamados, en estos tiempos, a cumplir una misión particular, que Yo les he asignado, en relación con cada uno de vosotros, hijos míos predilectos.

Es deseo de mi Corazón, que en el rezo diario del Ángelus, incluyáis también la oración del: “Ángel de Dios”.

Os invito a vivir siempre en intimidad y comunicación con vuestros Ángeles Custodios.

Llamadlos en vuestras necesidades; invocadlos en los peligros; asociadlos a vuestro trabajo; confiadles vuestras dificultades; buscadlos en el momento de la tentación.

Ahora, deben formar una sola cosa con vosotros.

Sobre todo, sentid junto a vosotros a los Arcángeles, cuya fiesta celebra hoy la Iglesia: a San Gabriel, para que os dé la misma fortaleza de Dios; a San Rafael, para que sea la medicina de vuestras heridas, y a San Miguel, para que os defienda de las terribles insidias que, en estos tiempos, os tiende Satanás.

Caminad con ellos en la luz de mi designio y juntos combatid a mis órdenes.

Estáis llamados ahora a ver mis mayores prodigios porque habéis entrado en el tiempo de mi triunfo”.

  1. Albert (Alberta), Canadá 29 de septiembre de 1990

Fiesta de los Arcángeles Gabriel, Rafael y Miguel

La hora de las potestades Angélicas

“Hoy celebráis la fiesta de los Arcángeles Gabriel, Rafael y Miguel e invocáis su protección.

En estos tiempos de la gran tribulación os invito a vivir en unión de vida con los Ángeles del Señor.

Ellos tienen, hoy, una misión importante que cumplir a favor vuestro.

–Os iluminan el camino que debéis recorrer, para ser fieles a la consagración que me habéis hecho.

Es un camino difícil y doloroso, marcado por muchos obstáculos y amenazado por muchas insidias de mi Adversario.

Los Ángeles os toman de la mano y os conducen por la senda de la luz, del amor y de la santidad.

–Os dan valor y consuelo en las muchas dificultades que debéis soportar y os sostienen en vuestra debilidad humana.

Están a vuestro lado como verdaderos hermanos, que toman a pecho vuestra persona y vuestra vida.

–Os defienden contra los continuos ataques de Satanás, contra sus numerosas asechanzas, contra los obstáculos que pone en vuestro camino.

La gran batalla que se está combatiendo ahora es sobre todo a nivel de espíritus: los espíritus malos, contra los Espíritus Angélicos.

Vosotros estáis involucrados en esta lucha que se desarrolla entre el cielo y la tierra. Entre los Ángeles y los demonios, entre San Miguel Arcángel y Lucifer. A los Ángeles del Señor ha sido encomendada la misión de defender vuestras personas, la vida de la Iglesia, el bien de toda la humanidad.

En esta gran Nación, donde te encuentras para celebrar los cenáculos, contempla cómo la humanidad engañada por los falsos espíritus, corre por la senda del mal y de una gran inmoralidad y cómo la misma Iglesia está cada vez más minada por los errores y los pecados y corre peligro de perder la verdadera fe, debido a su separación del Papa y la oposición a su Magisterio.

En estos tiempos perversos vosotros debéis orar mucho a los Ángeles del Señor.

Es la hora de las Potestades Angélicas.

Las Potestades Angélicas son las que guían a todos mis hijos en la batalla decisiva, para la derrota definitiva de Satanás y la venida del Reino glorioso de Cristo, en el triunfo de mi Corazón Inmaculado en el mundo.”

 angel-paz

Omaha-Nebraska (U.S.A.), 29 de septiembre de 1994

Fiesta de los Santos Arcángeles Gabriel, Rafael y Miguel

Los Ángeles de vuestro tiempo

“Hoy celebráis la fiesta de los Santos Arcángeles Gabriel, Rafael y Miguel.

Son los Ángeles de vuestro tiempo.

Son los Ángeles del tiempo conclusivo de la purificación y de la gran tribulación.

Son los Ángeles de vuestro tiempo.

A ellos les está confiada una misión especial durante el período de la prueba y del gran castigo.

A ellos toca salvar al pueblo de Dios, recoger de todas partes de la tierra a quien es llamado a formar parte del pequeño resto, que permanecerá fiel, en el seguro refugio de mi Corazón Inmaculado.

Son los Ángeles de vuestro tiempo.

Sobre todo son los Ángeles que os revelan las últimas vicisitudes descritas en el Libro sellado.

Al Arcángel San Miguel se le ha confiado la misión de conducir a la batalla los ejércitos de los Ángeles y de mis hijos fieles contra las aguerridas huestes de Satanás, del mal, de las fuerzas satánicas y masónicas, ya organizadas a nivel mundial en una sola gran potencia, para ponerse contra Dios y contra su Cristo.

San Miguel intervendrá sobre todo para combatir al antiguo enemigo Lucifer que, en la última hora, aparecerá con toda la tenebrosa potencia del Anticristo.

Suya es la misión de combatirlo y de vencerlo, de arrojarlo dentro de su reino de tiniebla y de fuego, ofreciendo a vuestra Madre Celestial la cadena con la que lo sujetará y la llave para sellar la puerta del abismo, del cual no podrá salir ya más para perjudicar en el mundo.

Al Arcángel San Rafael se le ha confiado la misión de participar, como médico celestial, en la gran batalla, para socorrer y curar a cuantos son golpeados y heridos.

Como restituyó a Tobías la vista, así a millones de mis pobres hijos, que se han vuelto ciegos por el pecado, por los errores y por la gran tiniebla de vuestros días, dará la vista, para que puedan volver a creer y a contemplar el divino esplendor de la Verdad.

Al Arcángel San Gabriel se le ha confiado la gran misión de anunciar el retorno de Jesús en gloria, para instaurar su reino en el mundo.

Como ha venido por Él el anuncio de la primera venida de mi Hijo al mundo, así ahora será Él, el mensajero luminoso de la segunda venida de Jesús en gloria.

Esta segunda venida sucederá en el poder y la luz, con Jesús que aparecerá sobre las nubes del cielo, en el esplendor de su divinidad, para someter a Sí todas las cosas. Y así, ante todo el universo creado, aparecerá el divino poder de mi hijo Jesús.

Al Arcángel llamado “fortaleza de Dios” se le ha dado el encargo de anunciar a todos el próximo retorno de Cristo con la fuerza de su divino poder.

Por esto os invito hoy a orar y a invocar la protección de estos Arcángeles, llamados a desarrollar una misión tan grande en el tiempo conclusivo de la gran tribulación y a llevaros al corazón  de los últimos acontecimientos, que ahora estáis llamados a vivir con confianza y con una gran esperanza.”

Río de Janeiro (Brasil), 29 de septiembre de 1995

Fiesta de los Arcángeles Gabriel, Rafael y Miguel

Los tiempos serán abreviados

“Mi designio se está cumpliendo ya en todas partes.

Mi pequeño hijo, observa cómo se realiza el triunfo de mi Corazón Inmaculado en el mundo.

Todo cuanto aquí sucede es un signo para ti.

Por decenas de millares mis hijos me están respondiendo, con un amor y un entusiasmo tan grande, que conmueve mi Corazón de Madre.

Por la respuesta que por doquier recibo de estos mis pequeños niños, Yo intervengo para abreviar los tiempos de la gran prueba tan dolorosa para vosotros.

–Los tiempos serán abreviados, porque soy la Madre de la Misericordia y cada día ofrezco sobre el trono de la divina Justicia mi oración, unida a la de los hijos que me responden con un sí y se consagran a mi Corazón Inmaculado.

Uno los dolores de mi Corazón a todos los sufrimientos de los buenos, que llevan con paciencia la cruz de estos tiempos de la gran tribulación.

Los dolores de los pobres y de los frustrados, de los pequeños y de los marginados, de los pecadores y de los alejados, de los enfermos y de los desesperados, de los abandonados y de los oprimidos, son recogidos en el jardín de mi sufrimiento materno y son ofrecidos a la divina Justicia en señal de reparación y de perenne intercesión.

–Los tiempos serán abreviados, porque soy vuestra Madre y quiero ayudaros, con mi presencia, a llevar la cruz de los dolorosos acontecimientos que estáis viviendo.

Cuántas veces he intervenido ya, para retrasar cada vez más el tiempo del inicio de la gran prueba, para la purificación de esta pobre humanidad, ahora poseída y dominada por el espíritu del Mal.

human-cosmic

–Los tiempos serán abreviados, porque la gran batalla que se combate entre Dios y su adversario es sobre todo a nivel de Espíritus y se libra por encima de vosotros.

Esta terrible batalla se desarrolla entre los Espíritus Celestes y los espíritus infernales, entre los Ángeles del Señor y los demonios, entre las Potencias del cielo y las potencias del infierno.

En esta gran lucha, una misión particular se ha encomendado al Arcángel San Gabriel, que os reviste de la misma fortaleza de Dios; al Arcángel San Rafael, que vierte bálsamo de curación sobre todas vuestras heridas; al Arcángel San Miguel, que conduce a todas las milicias Angélicas a la completa victoria sobre los ejércitos infernales.

Por esto os confío a la potente protección de estos Arcángeles y de vuestros Ángeles Custodios, a fin de que seáis guiados y defendidos en la lucha que ahora se libra entre el Cielo y la tierra, entre el Paraíso y el infierno, entre San Miguel Arcángel y el mismo Lucifer, que aparecerá pronto con toda la potencia del Anticristo.

Así sois preparados para el gran prodigio que se cumplirá cuando, con el triunfo de mi Corazón Inmaculado, descenderá sobre el mundo la rociada celeste de la divina Misericordia”.

Fray Cristóbal Aguilar, o.f.m.

La Vírgen de Guadalupe y sus increibles fenómenos impresos

Es una de las apariciones más importantes y enigmáticas si se me permite decir, pues hay estudios de muchas clases sobre la tilma sobre la que está impresa la imagen de la Virgen. Se han hecho estudios con microscopios digitales de los ojos y se ha visto por ejemplo que en ellos se “refleja” la imagen de una serie de personas y entre ellas se puede casi reconocer a lo que podríamos llamar un indio. También se han hecho estudios sobre las estrellas del manto y se comprueba que hay una pequeña melodía, si se sustituyen las estrellas por notas musicales y aún hay más de estos estudios.

Pero vamos a ahondar más íntimamente en este hecho, contando como deben de hacerse, desde el principio:

Un sábado de 1531 a principios de diciembre, un indio llamado Juan Diego, iba muy de madrugada del pueblo en que residía a la ciudad de México a asistir a clase de catecismo y a oír la Santa Misa. Al legar junto al cerro llamado Tepeyac amanecía y escuchó que le llamaban de arriba del cerro diciendo: “Juanito, Juan Dieguito”.

Él subió a la cumbre y vio a una Señora de sobrehumana belleza, cuyo vestido era brillante como el sol, la cual con palabras muy amables y atentas le dijo: “Juanito: el más pequeño de mis hijos, yo soy la siempre Virgen María, Madre del verdadero Dios, por quien se vive. Deseo vivamente que se me construya aquí un templo, para en él mostrar y prodigar todo mi amor, compasión, auxilio y defensa a todos los moradores de esta tierra y a todos los demás amadores míos que me invoquen y en Mí confíen. Vas donde el Señor Obispo y le manifiestas que deseo un templo en este llano. Anda y pon en ello todo tu esfuerzo”.

Él se arrodilló y le dijo: “Señora mía, voy corriendo a cumplir lo que me has mandado. Yo soy tu humilde siervo”. Y se fue de prisa a la ciudad y en derechura al Palacio del Obispo que era Fray Juan de Zumárraga, religioso franciscano (que maravilla que nuestra Madre haya querido en muchos momentos tener presentes a sus hijos franciscanos), cuando el obispo oyó lo que le decía el indiecito Juan Diego, no le creó. Solamente le dijo: “Otro día vendrás y te oiré despacio”.

Juan Diego se volvió muy triste porque no había logrado que se realizara su mensaje. Se fue derecho a la cumbre del cerro y encontró allí a la Señora del Cielo que le estaba aguardando.

Al verla se arrodilló delante de Ella y le dijo: “Señora, la más pequeña de mis hijas, niña mía, expuse tu mensaje al Sr. Obispo, pero pareció que no lo tuvo por cierto. Comprendí por la respuesta que me dio que pensó que quizás que es una invención mía que Tú quieres que te hagan aquí un templo, y que eso no es una orden tuya. Por lo cual te ruego que le encargues a alguno de los principales que le lleve tu mensaje para que le crean, porque yo soy un pobre hombrecillo, el último de todos. Perdóname que te cause esta gran pesadumbre. Señora y Dueña Mía”.

Ella le respondió: “Oye, hijo mío, el más pequeñito, es preciso que tú mismo solicites y ayudes a que con tu mediación se cumpla mi voluntad. Mucho te ruego, hijo mío, y aún te mando, que otra vez vayas mañana a ver al Sr. Obispo. Dile que yo en persona, la siempre Virgen María, Madre de Dios, te envía, para hacerle saber mi voluntad: que deben hacer aquí el templo que les pido”.

Pero al día siguiente el obispo tampoco le creyó a Juan Diego y le dijo que era necesaria alguna señal maravillosa para que se pudiera creer que sí era cierto que lo enviaba la misma Señora del Cielo. Y lo despidió.

El lunes Juan Diego no volvió al sitio donde se le aparecía nuestra Señora, porque su tío Bernardino se puso muy grave y le rogó que fuera a la capequeño, que no es tan importante lo que te asusta y aflige. No se entristezca tu corazón ni te llenes de angustia. ¿Acaso no estoy yo aquí que soy tu Madre? ¿Acaso no soy tu ayuda y protección? No te aflijas por la enfermedad de tu tío, que en ese momento ha quedado sano. Sube ahora a la cumbre del cerro y hallarás distintas flores. Córtalas y tráelas”.

Juan Diego subió a la cumbre del cerro y se asombró muchísimo al ver tantas y exquisitas rosas de castilla, siendo aquel un tiempo de mucho hielo en el que no aparece rosa alguna por allí, y menos en esos pedregales. Llenó su poncho o larga ruana blanca con todas aquellas bellísimas rosas y se presentó a la Señora del Cielo. Ella le dijo: “Hijo mío, esta es la prueba que llevarás de parte mía al Sr. Obispo. Te considero mi embajador, muy digno de mi confianza. Ahora te ordeno que sólo delante del Sr. Obispo despliegues tu manta y descubras lo que llevas. Contarás todo lo que viste y admiraste para que puedas inducir al prelado, con objeto de que se construya el templo que he pedido”.

imagenes-de-la-virgen-de-guadalupe-reyna-de-mexico-y-emperatriz-de-america-lupita-12-de-diciembre-la-guadalupana-26Juan Diego se puso en camino, ya contento y seguro de salir bien. Al llegar a la presencia del obispo le dijo: “Señor, hice lo que me mandaste hacer: Pedí a la Señora del Cielo una señal. Ella aceptó. Me despachó a la cumbre del cerro y me mandó cortar allá unas rosas y me dijo que te las trajera. Así lo hago, para que en ellas veas la señal que pides, y cumplas su voluntad. Helas aquí”.

Desenvolvió luego su blanca manta, y así que se esparcieron por el suelo todas las diferentes rosas de castilla, se dibujó en ella y apareció de repente la preciosa imagen de la Virgen María, Madre de Dios, tal cual se venera hoy en el templo de Guadalupe en Tepeyac. Luego que la vieron, el Sr. Obispo y todos los que allí estaban se arrodillaron llenos de admiración. El prelado desató del cuello de Juan Diego la manta en que se dibujó y apareció la Señora del Cielo y la llevó con gran devoción al altar de su capilla. Con lágrimas de tristeza oró y pidió perdón por no haber aceptado antes el mandato de la Señora del Cielo.

La ciudad entera se conmovió y venían a ver y admirar la devota imagen y a hacerle oración y le pusieron por nombre la Virgen de Guadalupe, según el deseo de Nuestra Señora. Juan Diego pidió permiso para ir a ver a su tío Bernardino que estaba muy grave. El Sr. Obispo le envió un grupo de personas para acompañarlo. Al llegar vieron a su tío que estaba muy contento y que nada le dolía. Y supieron que había quedado instantáneamente curado en el momento en que la Sma. Virgen dijo a Juan Diego: “No te aflijas por la enfermedad de tu tío, que en este momento ha quedado sano”.

La Virgen de Guadalupe es una advocación muy mariana que tiene por santuario localizado en la tierra cacereña de Guadalupe, España y también es la Patrona de la región Extremeña. Ostenta el título de patrona de todas las Tierras de habla hispana, como la  “Reina de las Españas”, otorgado por Alfonso XIII en 1928 gracias a los descubridores Nuevo Mundo que frecuentemente invocaban a la Virgen de Guadalupe, y además levantaron templos dedicados a esta advocación mariana y bautizaron una isla (Cristóbal Colón, precisamente fue otro franciscano que era confesor de Isabel la Católica y convenció a la reina de financiar el viaje de Colon al nuevo mundo, desde la rábida) y fundaron poblaciones con el nombre de “Guadalupe”.

Como decía hay  descubrimientos que se han hecho acerca del Cuadro de la Virgen de Guadalupe en México, tienen pasmados a los científicos. Hace años se formo  una comisión de científicos para investigar los fenómenos inexplicables de esta tela que era la ruana o poncho del indio Juan Diego.

Lo primero que llama la atención de los expertos textiles es que esta manta se haya podido conservar durante siglos, expuesta al polvo, al calor y a la humedad, sin que se haya deshilachado ni se haya desteñido su bella policromía. Siempre estuvo así expuesta a todo, a la topa tolondra, y sólo desde hace unos años la cubrieron con un vidrio.

virgenguadalupe_ctv1aLa tela está hecha con una fibra de ayate mexicano que se descompone por putrefacción a los veinte años, como ha sucedido con varias reproducciones de la imagen que se han fabricado en esta misma clase de tejido. Y sin embargo este lienzo lleva cuatrocientos cincuenta años desde el tiempo de Hernán Cortés, sin desgarrarse, ni descomponerse, y por causas inentendibles a los expertos, es refractaria a la humedad y al polvo.

La pintura que cubre la tela es otro misterio. El sabio alemán Kuhn, que es premio Nobel en Química, ha estudiado esta pintura, y su respuesta dejó atónitos a los oyentes: “estos colorantes no son ni minerales, ni vegetales, ni animales”.

Incluso desde la NASA, de Estados Unidos la ha estudiado con aparatos de rayos infrarrojos y ha descubierto que la tela no tiene ningún engomado ni preservante, y que no se puede explicar cómo esas pinturas han resistido cuatro siglos en un lienzo tan ordinario. Con estos rayos infrarrojos se ha descubierto que la imagen no tiene esbozos previos como se ve en los cuadros de Rubens y Tiziano, sino que fue pintada directamente, tal cual se la ve, sin tanteos ni rectificaciones.

La imagen no tiene pinceladas. La técnica empleada es desconocida en la historia de la pintura. Es inusual, incomprensible e irrepetible, esto es realmente maravilloso, como dicen en mi tierra cordobesa, como para “quitarse el sombrero”.

También hay un estudio de un personaje, llamado Lauvvoignet (prestigioso oculista) que, examinó con un poderoso lente la pupila de la Virgen, y la observó maravillado que en el iris se veía reflejada la imagen de un hombre. Esto fue el principio de una investigación que condujo a los más inesperados descubrimientos. El Dr. Tosman, especializado en digitalización, le ha tomado fotografías a la pupila de la Virgen de Guadalupe. Las amplía miles de veces, y logra captar detalles imposibles de ser captados a simple vista. Y los detalles que aparecen en las fotografías de la Virgen de Guadalupe son: Un franciscano en cuyo rostro se ve deslizarse una lágrima; un hombre con la mano sobre la barba en señal de admiración; otro indio en actitud de rezar; unos niños y varios religiosos franciscanos más. O sea todas las personas que según la historia de la Virgen de Guadalupe escrita hace varios siglos, estaban presentes en el momento en el que apareció la sagrada imagen.

Como vemos esto puede parecer un poco de “feria” o si se quiere un poco fantástico, pero a veces la Fe lo es. Claro que hay que tener en cuenta que es delgada la linea que separa lo real de que no lo es.

Fuentes consultadas: Investigación Academia de la Historia de la Iglesia en Mexico

Otras fuentes: Guadalupe: pulso y corazón de un pueblo: El Acontecimiento Guadalupano …, libro Escrito por Fidel González.

Fray Cristóbal Aguilar, o.f.m.

Oración de consagración diaria a la Virgen contra tentaciones de impureza

Bendita sea tu pureza, y eternamente lo sea, pues todo un Dios se recrea en tan graciosa belleza. A Ti, celestial Princesa, Virgen sagrada María, te ofrezco desde este día alma, vida y corazón. Mírame con compasión. No me dejes, Madre mía. Líbrame de las tentaciones del demonio, sobre todo de las impuras. Viva Jesús. Viva su divino amor. Viva su divina gracia. Viva María Santísima. Muera el pecado mortal. Muera el demonio. Viva Jesús. Alabado sea el Sagrado Corazón de Jesús. Alabado sea el Purísimo Corazón de María por siempre. Amén

Nota: Esta oración también se puede usar como consagración diaria a María Virgen.

Fray Cristóbal Aguilar, o.f.m

 

Lourdes restrospectiva del pensamiento cristiano

Aunque ya han pasado muchos años y por fin esta aparición fue aprobada por la Iglesia, creo que viene bien recordarla, dado que vivimos en unos tiempos en donde la moralidad y el buen hacer cristiano denotan claramente su ausencia. Parece que viviéramos en los tiempos previos a una ruptura de la humanidad, una ruptura que derivará en un nuevo porvenir o por el contrario hará que nos destruyamos como especie y arrastremos a otras con nosotros. Imploremos a Dios, hecho Eucarística, que nos ayude a discernir en nuestro interior. Paso a relataros a través de esta ventana que es el site TRAS CRISTO Y FRANCISCO DE ASÍS, lo que fueron aquellas apariciones:

El 11 de febrero, de 1858, era el día elegido para que el cielo se hiciera presente en la tierra. Ese día cambiaría para siempre, no solo la vida de Bernardita, sino que marca el comienzo de una fuente de gracia que ha brotado para toda la humanidad. Fuente que solo crece con el tiempo. La madre de Bernardita permitió a esta ir con su hermana menor llamada María, y con otra niña, al campo a buscar leña seca. El lugar preferido para recoger leña era un campo que había frente a la gruta. Bernardita por su fragilidad física se quedó atrás.

Las compañeritas habían pasado ya el arroyo, pero Bernardita no se atrevía a meterse al agua porque estaba muy fría. Las demás insistían en que lo hiciese y cuando ella empezó a descalzarse, un ruido muy fuerte, parecido a un viento impetuoso, la obligó a levantar la cabeza y mirar hacia todos los lados.

! Qué es esto!, decía. Las hojas de los árboles estaban inmóviles.

El ruido del viento empezó de nuevo y más fuerte en la gruta. Y ahí, en el fondo de la gruta, una maravillosa aparición se destacaba delante de ella. En este mismo momento empezaron a sonar las campanas de la Iglesia parroquial y se oía el canto del Ángelus.

Primera Aparición:

Una luz resplandeciente como la del sol, pero dulce y apacible como todo lo que viene del cielo, una Señora prodigiosamente bella se dejó ver por Bernardita. Vestía un traje blanco, brillante y de un tejido desconocido, ajustado al talle con una cinta azul; largo velo blanco caía hasta los pies envolviendo todo el cuerpo. Los pies, de una limpieza virginal y descalzos, parecían apoyarse sobre el rosal silvestre. Dos rosas brillantes de color de oro cubrían la parte superior de los pies de la Santísima Virgen. Juntas sus manos ante el pecho, ofrecían una posición de oración fervorosa; tenía entre sus dedos un largo rosario blanco y dorado con una hermosa cruz de oro.

virgen_de_lourdes_ctv1

Todo en Ella irradiaba felicidad, majestad, inocencia, bondad dulzura y paz.  La frente lisa y serena, los ojos eran azul celeste llenos de amor y los labios mostraban suavidad y mansedumbre. La Señora parecía saludarla tiernamente mientras se inclinaba ante Bernardita.

Bernardita buscó su rosario (que traía siempre en su bolsillo), haciendo, como para defenderse, la señal de la cruz, pero su mano quedó paralizada. En ese momento la Virgen tomo la cruz del rosario e hizo la señal de la cruz y le dijo a Bernardita que lo hiciera como ella.

En ese momento su brazo paralizado quedó libre. La Señora empezó a pasar las cuentas del rosario entre sus dedos y Bernardita empezó a rezar el suyo. Al terminar, la Virgen le hizo señas con el dedo para que se acercara y entendiendo el brazo, se inclinó dulcemente y sonrió como despidiéndose de Bernardita. ¡La Visión había desaparecido!

Bernardita preguntó a las otras niñas si habían visto algo y al estas responderle que no, les contó su experiencia y les pidió silencio. Pero la hermana de Bernardita se lo contó a su mamá. La madre no le creyó y ordenó a Bernardita que se dejase de imaginaciones y que le estaba prohibido regresar a la gruta.

Esa noche, mientras rezaban el rosario en familia, Bernardita rompió en llantos, repitiendo su invocación favorita: “Oh María sin pecado concebida, rogad por nosotros que acudimos a ti”

Segunda aparición:

El día 14 de febrero, las niñas insistieron en que les dieran permiso para regresar a la gruta. Todos pensaban que lo que le había pasado a Bernardita era un engaño del demonio, y entonces le dijeron que fuera a la gruta y rociara agua bendita. Así huiría el demonio y se quedarían tranquilos.

Cuando llegaron a la gruta, Bernardita les pidió que se arrodillaran a rezar el Rosario. Apareció de nuevo la Virgen. El rostro de Bernardita se transfiguró. Esta tiró el agua bendita y dijo: “Si vienes de parte de Dios, acércate a nosotras”. El agua bendita llegó hasta los pies de la Virgen y sonriendo con más dulzura se acercó a Bernardita. Tomó el rosario y se persignó con él. Empezaron ambas a rezarlo.

Al atardecer ya toda la población comentaba las maravillas que ocurrían en la gruta de Lourdes, pero a los comentarios se unían las burlas, desprecios e insultos.

Tercera Aparición:

Los padres de Bernardita empezaron a creerle ya que ella jamás había mentido y se caracterizaba por su obediencia. Además los convenció la naturalidad con que ella exponía los eventos y sus más pequeños pormenores.

El 18 de febrero, una señora y una religiosa deseaban acompañar a Bernardita a la gruta. Fueron con ella primero a la Santa Misa de las 5:30 a.m. y de allí se dirigieron a la gruta. Bernardita caminaba tan rápido que parecía como si una fuerza superior la empujase hacia allá.

Se arrodilló y empezó el rezo del rosario, lanzó un grito de júbilo al ver al fondo de la gruta a la Señora. Le preguntó si se podían quedar sus dos acompañantes y la Virgen dijo que sí.  Ellas también se arrodillaron y se pusieron a rezar mientras encendían un cirio bendito.

Bernardita le pasó un papel a la Virgen pidiéndole que escribiera cualquier cosa que deseaba comunicarle.

La Virgen le dijo: “Lo que tengo que comunicarte no es necesario escribirlo, hazme únicamente el regalo de venir aquí durante quince días seguidos”. Bernardita se lo prometió y la Virgen le respondió: “Yo también te prometo hacerte dichosa, no ciertamente en este mundo, sino en el otro”

La quincena milagrosa:

El rumor de las apariciones se esparció rápidamente y una gran multitud acudió a la gruta.

19 de febrero: Llegó Bernardita a la gruta acompañada de sus padres y un centenar de personas. A partir de este día, iba a todas las apariciones con una vela encendida.

20 de febrero: Alrededor de 500 personas la acompañaban.

21 de febrero: Varios miles de personas llenaban todos los alrededores de la gruta. Hubo un momento en que la aparición parecía hacerse hacia atrás, y como hundirse en el interior de la roca. Para no perderla de vista, Bernardita fue acercándose de rodillas. Observó que la Virgen se había puesto triste. Le pregunto, ¿qué te pasa?, ¿qué puedo hacer?

La Virgen respondió: “Rogad por los pecadores”.

Bernardita era objeto de toda clase de burlas, persecuciones y ofensas. Incluso las autoridades civiles tomaron carta en el asunto. El comisario llegó a recogerla para hacerle un largo examen. Amenazó con llevarla a la cárcel si continuaba yendo a la gruta. Uno de los principales médicos de Lourdes se dedicó a estudiarla, observarla y examinarla. Este llegó a la conclusión que en Bernardita no había ningún signo de alucinación, histeria o escape de la realidad. Dijo así: “Aquí hay un hecho extraordinario, totalmente desconocido a la ciencia y a la medicina”

Sin embargo, las persecuciones no terminaron; la policía continuó tratándola indignamente. El Párroco de Lourdes la defendió enérgicamente. En todo esto Bernardita se mantuvo firme pero con humildad, nunca tomando una posición defensiva, ni de ataque contra nadie.

22 de febrero: La Virgen no se le apareció. Todos se burlaban de Bernardita. Ella lloraba pensando que quizás había cometido alguna falta y que por eso la Virgen no se le había aparecido. Pero tenía la firme esperanza de volver a verla.

dscn0348

Una de las cosas que más sorprendía a la gente era ver a una humilde y sencilla pastorcita, carente de adecuada educación, saludar con gracia y dignidad a la Virgen al concluir la aparición. Le preguntaron una vez: “Dime, ¿quién te ha enseñado a hacer tan graciosos saludos?”.  “Nadie, contestó, no sé cómo habré saludado, trato de hacerlo como lo hace la Visión y ella me saluda de este modo cuando se marcha.”

23 de febrero: Primera vez que la Virgen formula una orden concreta. Ante 10 mil personas la Virgen le da a Bernardita un secreto que solo a ella le concierne y que no puede revelar a nadie. También le enseñó una oración que le hacía repetir, pero que no quiso que la diera a conocer.

La Virgen le dijo: “Y ahora, hija mía, ve a decir a los sacerdotes que aquí, en este lugar, debe levantarse un Santuario, y que a él debe venirse en procesión”

Bernardita se dirigió inmediatamente hacia la Iglesia a darle el mensaje al Párroco. El sacerdote le preguntó el nombre de la Señora, a lo cual Bernardita le respondió que no sabía.

Después de escucharla, el párroco le dijo: “Puedes comprender que yo no puedo bastarme de tu solo testimonio; di a esa gran Señora que se dé a conocer; si es la Virgen, que lo manifieste mediante un gran milagro. ¿No dices que se te aparece encima de un rosal silvestre? Entonces dile de mi parte, que si quiere un Santuario, que haga florecer el rosal¨.

24 de febrero: Toda la gente quiso saber qué pasaría con el encargo del Párroco y si la Virgen haría el milagro del rosal. Bernardita como siempre llegó a la gruta y se arrodilló, sin poner atención en absoluto a la gente que iba por curiosidad.

Bernardita le contó a la Virgen lo que el sacerdote le había pedido. La Virgen solo sonrió, sin decir una palabra. Después la mando a rogar por los pecadores y exclamo tres veces: ¨¡Penitencia, Penitencia, Penitencia!¨Le hizo repetir estas palabras y Bernardita lo hacía mientras se arrastraba de rodillas hasta el fondo de la gruta. Ahí le reveló un secreto personal y después desapareció.

Bernardita por humildad no relató todo los detalles, pero los testigos contaron que también se le vio besar la tierra a intervalos, La Virgen le había dicho: “Rogaras por los pecadores…Besarás la tierra por la conversión de los pecadores”. Como la Visión retrocedía, Bernardita la seguía de rodillas besando la tierra. Bernardita se volvió hacia los asistentes y les hacía señas de: “Ustedes también besen la tierra”

Desde entonces se le fue encomendada a Bernardita la penitencia por los pecadores. Un día la Virgen la mandó a subir y bajar varias veces la gruta de rodillas, la Virgen tenía la cara de tristeza.

“La Virgen me lo ha mandado por mí y por los demás” dijo ella.

25 de febrero: “Hija mía¨, le dijo en la Visión, ¨quiero confiarte solamente para ti el ultimo secreto; igualmente que los otros dos, no los revelaras a ninguna persona de este mundo”

Y ahora -le dijo la Virgen después de un momento de silencio- ve a beber y lavarte los pies a la fuente, y come de la hierba que hay allí.

Bernardita miro a su alrededor pues no miraba ninguna fuente. Ella pensó que la Virgen la mandaba al torrente y se dirigió hacia allá.

La Virgen la detuvo y le dijo: “No vayas allá, ve a la fuente que está aquí”.  Le señaló hacia el fondo de la gruta.

Bernardita subió y, cuando estuvo cerca de la roca, buscó con la vista la fuente no encontrándola, y queriendo obedecer, miró a la Virgen. A una nueva señal Bernardita se inclinó y escarbando la tierra con la mano, pudo hacer en ella un hueco. De repente se humedeció el fondo de aquella pequeña cavidad y viniendo de profundidades desconocidas a través de las rocas, apareció un agua que pronto llenó el hueco que podía contener un vaso de agua.

EL AGUA DE LOURDES (ANALIZADA QUIMICAMENTE)

Mezclada con la tierra cenagosa, Bernardita la acerco tres veces a sus labios, no resolviéndose a beberla. Pero venciendo su natural repugnancia al agua sucia, bebió de la misma y se mojó también la cara. Todos empezaron a burlarse de ella y a decir que ahora si se había vuelto loca.  Pero, ¡…misteriosos designios de Dios!, con su débil mano acababa Bernardita de abrir, sin saberlo, el manantial de las curaciones y de los milagros más grandes que han conmovido la humanidad.

El agua milagrosa de Lourdes ha sido analizada por hábiles químicos: es un agua virgen, muy pura, un agua natural que carece de toda propiedad térmica. Además tiene la peculiaridad que ninguna bacteria sobrevive en ella. (Simboliza la Inmaculada Concepción, en cuyo ser nunca hubo mancha de pecado original ni personal)

26 de febrero: El agua milagrosa obró el primer milagro. El buen párroco de Lourdes había pedido una señal, y en vez de la muy pequeña que había pedido, la Virgen acababa de darle una muy grande, y no solo a él, sino a toda la población.

ramo_de_rosas_puro_sentimiento21-300x300

El primer milagro de curación

Había en Lourdes un pobre obrero de las canteras, llamado Bourriette, quien veinte años antes había tenido el ojo izquierdo horriblemente mutilado por la explosión de una mina. Era un hombre muy honrado y muy cristiano. Mandó a la hija a buscarle agua a la nueva fuente y se puso a orar, aunque estaba un poco sucia, se froto el ojo con ella. Comenzó a gritar de alegría. Las negras tinieblas habían desaparecido; no le quedaba más que una ligera nubecilla, que fue desapareciendo al seguir lavándose. Los médicos habían dicho que el jamás se curaría. Al examinarlo de nuevo no quedó más remedio que llamarle a lo sucedido por su nombre: milagro. Y lo más grande era que el milagro había dejado las cicatrices y las lesiones profundas de la herida, pero había devuelto aun así la vista.  Muchos milagros siguen sucediendo en Lourdes por lo que en el santuario hay siempre una multitud de enfermos.

La primera vela en la gruta de Lourdes

Un día al final de la aparición, Bernardita se acercó a su tía que la acompañaba y le dijo: ¿Quieres darme una vela y permitirme dejarla en la gruta? Entonces se dirigió hasta el fondo de la gruta y allí la dejo encendida, apoyándola en la roca.

Esta vela quizás en un momento fue la única; ahora son millones las que arden constantemente ante la imagen de la Virgen. La vela encendida es un hermoso símbolo: la cera blanca y virgen de la que está formada, siempre ha representado la humanidad que Cristo tomó de María, y que unida a la Divinidad es la luz del mundo. Como la cera de la vela, esta humanidad sagrada se consumirá delante de Dios en adoración, suplicas y acción de gracias. La luz de la vela, resplandeciente y radiante, simboliza la Divinidad del Hijo de María. La vela encendida representa igualmente al cristiano, que iluminado por la fe debe consumirse delante de Dios como víctima de penitencia y amor.

El 2 de marzo, Bernardita fue de nuevo a ver al párroco de Lourdes, recordándole la petición de la Virgen de levantar un Santuario en el lugar de las apariciones. El párroco le contesto que era obra del Obispo quien ya estaba enterado de la petición y sería el encargado de poner por obra el deseo celestial de la Visión.

Ultimo día, 4 de marzo, siguiendo su costumbre, Bernardita, antes de dirigirse a la gruta, asistió a la Santa Misa. Al final de la aparición, tuvo una gran tristeza, la tristeza de la separación. ¿Volvería a ver a la Virgen?

La Virgen siempre generosa, no quiso que terminara el día sin una manifestación de su bondad: un gran milagro, un milagro maternal, coronación de la quincena de apariciones. El milagro era un niño de dos años que estaba ya agonizando, se llamaba Justino. Desde que nació tuvo una fiebre que iba poco a poco desmoronando su vida. Sus padres, ese día, lo creían muerto. La Madre en su desesperación lo tomó y lo llevó a la fuente. El niño no daba señales de vida. La madre lo metió 15 minutos en el agua que estaba muy fría. Al llegar a la casa, notó que se oía con normalidad la respiración del niño. Al día siguiente, Justino se despertó con tez fresca y viva, sus ojos llenos de vida, pidiendo comida y sus piernas fortalecidas. Este hecho conmocionó a toda la comarca y pronto a toda Francia y Europa; tres médicos de gran fama certificaron el milagro, llamándolo de primer orden.

Entonces el gobernador de Tarbes, ciudad a la que pertenecía Lourdes, reunió a todos los alcaldes de la zona para dar instrucciones precisas de prohibir de inmediato la asistencia a la gruta de todo ciudadano. Todo fue en vano, cada día acudían más peregrinos de todas partes.

No obstante las persecuciones, las burlas y las injurias, Bernardita continuaba visitando la Gruta. Iba a rezar el Rosario con los peregrinos. Pero la dulce visión no aparecía. Ella ya estaba resignada a no volver a ver a la Virgen.

El 25 de Marzo, día de la Anunciación, Bernardita se sintió fuertemente movida a ir a la Gruta; muy contenta obedeció ese llamado en su corazón, y se fue inmediatamente hacia la Gruta.

Como era una fecha solemne, los peregrinos tenían la esperanza de que la Virgen se aparecería y cuando llego Bernardita se asombró de la cantidad de personas que encontró.  Fue este día 25, en la historia de las apariciones, un día de gloria. Bernardita volvió a preguntarle a la Señora.. “quieres tener la bondad de decirme quien eres y cuál es tu nombre?”  (la visión resplandecía más que nunca; sonriendo siempre, y siendo su sonrisa la única respuesta.)

Bernardita insistió…”¿quieres decirme quién eres?,   te lo suplico Señora Mía”.

Entonces la Señora apartó su vista de Bernardita, separó sus manos, hizo deslizar en su brazo el rosario que tenía en sus dedos, levanto a un mismo tiempo sus manos y su cabeza radiante, en tanto que sus manos se juntaron delante del pecho, su cabeza se afirmó y, más resplandeciente que la luz del sol, dirigida la vista al cielo dijo: “YO SOY LA INMACULADA CONCEPCIÓN”, y así desapareció, dejando en Bernardita esta imagen y ese nombre.

Bernardita, oía por primera vez esas palabras. Mientras se dirigía a la casa parroquial, para contarle al párroco (ya que este le había dado el encargo de preguntar a la visión como se llamaba), iba ella por todo el camino repitiendo “Inmaculada Concepción”, esas palabras tan misteriosas y difíciles para una niña analfabeta.

Cuando el párroco oyó el relato de Bernardita, quedó asombrado. ¿Cómo podía una niña sin ninguna instrucción religiosa saber el dogma que solo unos cuatro años antes había la Iglesia promulgado? En 1854, el Papa Pío IX había definido el dogma de la Inmaculada Concepción.

El sacerdote comprobó que Bernardita no se había engañado, era ella, la Virgen Santísima, la soberana Madre de Dios quien se le aparecía en la Gruta.

ctvvirgendolorosa1

5 de Abril: El día lunes de Pascua, volvió a la gruta, rodeada de una verdadera multitud de personas que oraban con ella. Bernardita arrodillada como era de costumbre habitual, tenía en la mano izquierda la vela encendida que le acompañaba en todas las ocasiones y la apoyaba en el suelo. Absorta en la contemplación de la Reina de los cielos, y más sabiendo ahora con seguridad que era la Virgen Santísima, levanto sus manos y las dejo caer un poco, sin percatarse que las tenía sobre el extremo de la vela encendida; entonces la llama comenzó a pasar entre sus dedos y a elevarse por encima de ellos, oscilando de un lado para el otro, según fuera el leve soplo del viento.

Los que estaban ahí gritaban: “se quema”. Pero ella permanecía inmóvil. Un médico que estaba cerca de Bernardita sacó el reloj y comprobó que por más de un cuarto de hora la mano estuvo en medio de la llama, sin hacer ella ningún movimiento. Todos gritaban ¡milagro! El medico comprobó que la mano de Bernardita estaba ilesa.

Después que terminó la aparición: uno de los espectadores aproximó a la mano de Bernardita la llama de la misma vela encendida, y ella exclamó: “¿Oh que quiere usted, quemarme?.

Última aparición:

Fue el día 16 de Julio, día de la Virgen del Carmen. Bernardita se siente de nuevo movida a ir a la gruta, que está cercada, vigilada y prohibida. Va acompañado de una tía y unas vecinas. Bajan por praderas contiguas a la gruta. Se arrodillaron lo más cerca posible de la gruta pero sin poder llegar a ella. Bernardita recibe la última visita de la Virgen y diría: “Nunca se había aparecido tan gloriosa”.

Bernardita había cumplido su misión, con gran amor y valentía ante todos los sufrimientos que tuvo que sobrellevar y ante todos los obstáculos que el Enemigo puso en su camino. Su confesor dijo repetidamente: “La mejor prueba de las apariciones es Bernardita misma, su vida”

RESUMEN DEL MENSAJE DE LA VIRGEN DE LOURDES

El Mensaje que la Santísima Virgen dio en Lourdes, Francia, en 1858, puede resumirse así:

1-Es un agradecimiento del cielo por la definición del dogma de la Inmaculada Concepción, que se había declarado cuatro años antes (1854), al mismo tiempo que así se presenta Ella misma como Madre y modelo de pureza para el mundo que esta necesitado de esta virtud.

2-Es una exaltación a las virtudes de la pobreza y humildad aceptadas cristianamente, al escoger a Bernardita como instrumento de su mensaje.

3-Un mensaje importantísimo en Lourdes es el de la Cruz. La Santísima Virgen le repite que lo importante es ser feliz en la otra vida, aunque para ello sea preciso aceptar la cruz.

4-Importancia de la oración, del rosario, de la penitencia y humildad (besando el suelo como señal de ello); también, un mensaje de misericordia infinita para los pecadores y del cuidado de los enfermos.

Fuentes consultadas: Múltiples fuentes, consultadas desde ámbitos serios y católicos.

Fray Cristóbal Aguilar, o.f.m.

Asunción de María preservada en cuerpo y alma

Asunción de María o Asunción de la Virgen es la creencia, de acuerdo a la tradición y teología de la Iglesia Católica, de que el cuerpo y alma de la Virgen María fueron llevados al cielo después de terminar sus días en la tierra.

Este traslado es llamado Assumptio Beatæ Mariæ Virginis (Asunción de la Bienaventurada Virgen María) por los católicos romanos, cuya doctrina fue definida como dogma (verdad de la que no puede dudarse) por el Papa Pío XII el 1 de noviembre de 1950. La Iglesia Católica ha celebrado esta fiesta en honor de la Virgen María, en Oriente desde el siglo VI y en Roma desde el siglo VII, celebrándose el 15 de agosto.

Sobre la muerte de María no hay datos concluyentes sean bíblicos o históricos ni del lugar (algunos señalan Éfeso o Jerusalén) ni del modo.

La primera referencia oficial a la Asunción se halla en la liturgia oriental; en el siglo IV se celebraba la fiesta de “El Recuerdo de María” que conmemoraba la entrada al cielo de la Virgen María y donde se hacía referencia a su asunción. Esta fiesta en el siglo VI fue llamada la Dormitio (χοίμŋσι o Dormición de María, donde se celebraba la muerte, resurrección y asunción de María. El emperador bizantino Mauricio decretó que la fiesta se celebrara el 15 de agosto en todo el imperio; conviene aclarar que sólo fijó una fecha, no “inventó” la fiesta, ya que esta se celebraba desde antes.

Otro testimonio que evidencia la celebración la da San Gregorio de Tours quien en su obra “De Gloria Martityrum” señala que esta fiesta la celebraban en Jerusalén al final del siglo VI.

Debido a factores políticos y lingüísticos, ya que las relaciones con oriente eran tensas y el griego no se dominaba todavía, la doctrina de la Asunción de María no fue desarrollada sino hasta el siglo XII donde aparece el tratado Ad Interrogata, atribuido a San Agustín, el cual aceptaba la asunción corporal de María. Santo Tomás de Aquino y otros grandes teólogos se declararon en su favor.

Pío V en el siglo XVI al momento de reformar el Breviario quitó las citas del “Seudo-Jerónimo” y las sustituyó por otras que defendían la asunción corporal.

Benedicto XIV señaló la doctrina de la asunción como pía y probable pero sin señalarla aún como dogma.

La influencia del libro llamado el Seudo-Jerónimo el cual ponía en duda si María fue asunta al cielo con o sin su cuerpo (aunque manteniendo la creencia en su incorrupción) hizo surgir la duda de si la asunción corporal estaba incluida en la celebración de la fiesta. A esto se sumó otro libro que gozó de fama entre los conventos y cabildos llamado el “Martirlogio” del monje Usuardo (quien murió hacia el año 875) el cual alababa la reserva de la Iglesia de aquella época que prefiriría no saber “el lugar donde por mandato divino se oculta este dignísimo templo del Espíritu Santo y nuestro señor el dios “.

santisimavirgenmaria57ctv
EL DOGMA

En 1849 llegaron las primeras peticiones al Vaticano de parte de los obispos para que la Asunción se declarara como doctrina de fe, estas peticiones aumentaron conforme pasaron los años. Cuando el Papa Pío XII consultó al episcopado en 1946 por medio de la carta Deiparae Virginis Mariae, la afirmación de que fuera declarada dogma fue casi unánime.
Así el 1 de noviembre de 1950 se publicó la bula Munificentissimus Deus en la cual el Papa, basado en la Tradición de la Iglesia Católica, tomando en cuenta los testimonios de la liturgia, la creencia de los fieles guiados por sus pastores, los testimonios de los Padres y Doctores de la Iglesia y por el consenso de los obispos del mundo como “Magisterio Viviente”, declaraba como dogma de fe católica la doctrina de la Asunción de la Virgen María. Por eso, después que una y otra vez hemos elevado a Dios nuestras preces suplicantes e invocado la luz del Espíritu de Verdad, para gloria de Dios omnipotente que otorgó su particular benevolencia a la Virgen María, para honor de su Hijo, Rey inmortal de los siglos y vencedor del pecado y de la muerte, para aumento de la gloria de la misma augusta Madre, y gozo y regocijo de toda la Iglesia, por la autoridad de nuestro Señor
Jesucristo, de los bienaventurados Apóstoles Pedro y Pablo y nuestra, proclamamos, declaramos y definimos ser dogma divinamente revelado: Que la Inmaculada Madre de Dios, siempre Virgen María, cumplido el curso de su vida terrestre, fue asunta en cuerpo y alma a la gloria celestial.

Fray Cristóbal Aguilar, o.f.m.

Apariciones marianas de impacto

Hagamos ahora una breve descripción de cada una de ellas, aunque las vamos a ampliar con multitud de fotos, datos objetivos, etc…

Nuestra Señora de Lourdes

      Nuestra Señora de Lourdes se le apareció 18 veces a Bernardette Soubirous, una joven pobre y  enferma, en la gruta de Masabielle, cerca de  Lourdes en Francia en 1858. Ella le pidió que se le construyera una capilla en el sitio de las apariciones y cuando Bernardette le preguntó su nombre Ella le dijo “Yo soy la Inmaculada Concepción”.
Nuestra Señora le pidió a Bernardette que se lavara su rostro en la fuente, pero no había ninguna fuente allí, entonces Bernardette cavó un hueco en el suelo y con agua barrosa se lavó su rostro mientras que la gente la ridiculizaba, sin embargo de ese lugar brotó la famosa fuente de agua milagrosa que tiene atributos de sanación. Mucha gente enferma se ha bañado en esa agua y están documentadas por lo menos 64 sanaciones milagrosas.
Millones de personas de todas partes del mundo van a Lourdes anualmente con la esperanza de obtener ayuda de la generosa Madre de Dios.
Bernardette se volvió monja, ella murió a la edad de 35 años y su cuerpo se conserva aún incorrupto.

Nuestra Señora de Fátima

        Un ángel que se identificó como el ángel de la Paz se le apareció primero a los tres pastorcitos de Fátima; ellos fueron preparados por él, antes de las apariciones que iban a ocurrir un año más tarde.
Los tres niños eran Lucía Do Santos de 9 años, y sus primos Francisco y Jacinta Marto, de 8 y 6 años respectivamente.
El día 13 de Mayo de 1917, Nuestra Señora la Virgen María se apareció a los tres pastorcitos por primera vez, estas apariciones sucedieron el día 13 de cada mes y continuaron durante los ocho meses consecutivos.
Nuestra Señora les pidió a los niños que rezaran el Rosario y que hicieran reparaciones por los pobres pecadores.

divinaEllos recibieron una visión del infierno y en la última aparición la Virgen se identificó como Nuestra Señora del Rosario, había más de 70.000 en el día de la última aparición en Octubre 13 de 1917, sucedió un gran milagro del sol y muchas personas se convirtieron y recibieron sanaciones.
Nuestra Señora de Fátima pidió que se construyera una iglesia en el sitio de las apariciones.
El mensaje de Fátima es el mensaje para este siglo. Nos llama al Arrepentimiento, la Penitencia, la Conversión y la Devoción al Inmaculado Corazón de María.
La Virgen hizo varias profecías, incluyendo un mensaje secreto el cual es guardado en el Vaticano. Ahora hay  una gran basílica en Fátima, Portugal, donde millones de personas van anualmente a pagarle tributo a Nuestra Madre Celestial y a pedir su intercesión ante su Hijo.

La Hermana Lucía vive todavía, y Ella recibió mensajes más adelante de Nuestra Señora, uno que es la Devoción de los Cinco Primeros Sábados durante cinco meses continuos en reparación por las ofensas cometidas en contra de su Inmaculado Corazón.

Nuestra Señora de Guadalupe

El descubrimiento del Nuevo Mundo trajo consigo buscadores de fortuna y clérigos religiosos deseosos de convertir a las poblaciones nativas a la Fe Cristiana. Uno de los conversos fue un pobre indio Azteca llamado Juan Diego. En una de sus idas a la capilla, Juan estaba caminando a través de la colina Tepeyac en México. Cerca de Tepeyac él encontró a una bella mujer la cual estaba rodeada por bolas de luz brillantes con el sol. Hablándole en su lengua nativa, la hermosa dama se identificó: ” Mi querido hijo, yo te quiero. Desearía que supieras quien soy. Yo soy la Virgen María, Madre del Dios verdadero quien da vida y mantiene la existencia. Él creó todas las cosas. Él está en todo lugar. Él es el señor del Cielo y la Tierra. Yo deseo una iglesia en este sitio a efectos que tu gente pueda experimentar mi compasión. Todos aquellos que sinceramente soliciten mi ayuda en sus trabajos, llámenme a mi y a mi imagen Santa María de Guadalupe”.

Se cree que la palabra Guadalupe es un error de traducción de la palabra Azteca ‘Coatlallope’ que significa ”Aquella que aplasta la serpiente”. En los siguientes seis años de la aparición, en la que quedó impresa la imagen de la virgen en una manta o tilma, seis millones de Aztecas se convirtieron al catolicismo.
Ésta tilma ha estado sujeta a muchos daños ambientales tales como incendios, inundaciones y hasta una bomba. De todos esto daños siempre salió intacta.
En 1977, la tilma fue examinada utilizando fotografía infrarroja y técnicas digitales de realzamiento. A diferencia de cualquier pintura, la tilma no muestra algún signo de silueta dibujada que permita al artista reproducir una pintura, y el método utilizado para producir esta pintura sigue siendo desconocido. Ésta imagen puede aún ser vista en una catedral levantada para albergar a más de diez mil feligreses. Esta es, desde muy lejos, el peregrinaje más popular en el Hemisferio Oeste.

Nuestra Señora de Zeitoun

     Nuestra Señora, la Virgen María se apareció en Zeitoun flotando por encima de la Iglesia Cóptica de San Marcos, un altar dedicado a la Sagrada Familia, que de acuerdo a la tradición descansó en ese lugar durante su estadía en Egipto.
El día 2 de Abril de 1968, Ella apareció arrodillada sobre el techo de la Iglesia  (como invitando a la oración), y rodeada de luz. El primer hombre que la vió, fue un musulmán, Farouk Nohammed Ata, quien estaba recibiendo operaciones para un caso de gangrena. El día siguiente cuando fue al hospital para su próxima operación, fue descubierto y certificado que él estaba totalmente sanado. Otra mujer devota la vio y la reconoció como Nuestra Señora.
Durante los siguientes tres años, Nuestra Señora continuó apareciéndose en muchas ocasiones especialmente por la noche, algunas veces estaba  acompañada de palomas blancas que volaban alrededor de Ella.

2309326polcrpr5m0Estas apariciones atrajeron grandes multitudes, a veces hasta 250.000 personas. Cristianos, Judíos, Musulmanes, no creyentes y muchos otros, esto fue un regalo de la Virgen para todas las naciones. Las apariciones finalmente terminaron en 1971 dejando una atmósfera de unidad y paz;   mucha gente recibió sanaciones milagrosas allí. Las apariciones fueron aprobadas primero por el Patriarca de la Iglesia Cóptica en Egipto, y después recibieron aprobación de la Iglesia Católica Romana.
Algo muy importante de estas apariciones es el hecho de que Nuestra Señora fue visible por todas las personas presentes y permitió que se le tomaran fotografías.

Nuestra Señora de Akita

     En 1973, la Bendita Virgen María le dió a la Hermana Agnes Sasagawa en Akita, Japón, 3 mensajes a través de una estatua de la Virgen María. Bañada en una luz brillante, la estatua se volvió viva y le habló con una voz de una belleza indescriptible. Su ángel de la guarda también se le apareció y le enseñó a rezar.
La estatua de madera de la cual salió la voz de la Virgen María lloró 101 veces en un periodo de varios años. También sudó  abundantemente y el sudor emanaba un dulce perfume. La palma de su mano derecha sangró de una herida que tenía la forma de la cruz.
Cientos de personas presenciaron muchos de estos eventos. Un análisis científico de la sangre y las lágrimas de la estatua provisto por el Profesor Sagisaka de la facultad de Medicina de la Universidad de Akita, confirmó que el sudor, la sangre y las lágrimas, eran humanas.
Una mujer Coreana con cáncer terminal en el cerebro recibió sanación inmediata cuando estaba rezando ante la estatua en 1981.
El milagro fue confirmado por el Dr. Tong-Woo-Kim del Hospital de San Seoul y por el Padre Theisen, presidente del Tribunal Eclesiástico de la Arquidiócesis de Seoul. El segundo milagro fue la completa cura de una sordera total que sufría la Hermana Agnes.
Nuestra Señora de Akita en sus apariciones a la Hermana Agnes le transmitió varios mensajes.

Nuestra Señora de Siracusa

    En 1953 lloró un cuadro del Inmaculado Corazón  de María en Casa de Angelo y Antonia. Lloró por varias horas, y las lágrimas encharcaban sus ojos, caían a las mejillas, y hasta el corazón. Examinadas médicamente se dijo que eran lágrimas humanas. Antonia se sanó de una Toxicosis grave del embarazo que le daba ataques epilépticos, y Angelo, que era ateo se convirtió. La Virgen siguió llorando por 4 días, y tuvieron que poner el cuadro a la puerta, porque cientos de miles de personas querían verlo. Hubo muchas curaciones, La Iglesia aprobó su autenticidad, y a la Basílica acuden ahora un millón de personas anualmente.

Todas estas apariciones han sido aprobadas por la Iglesia Católica. En otros artículos del mismo tema profundizaremos más sobre cada una de ellas y de otras que se estan dando a lo largo del mundo.

Fray Cristóbal Aguilar, o.f.m.

Este sitio emplea cookies para mejorar tu experiencia de navegación, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Se recibe información sobre tu uso de este sitio web. Si utilizas este sitio web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. más información. Política cookies.

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar