Category Archive EXORCISMOS

Breve visión de los exorcismos en la época de Jesús

En la antigua tradición judía (a la que también pertenecía Jesús) era normal asignar a una persona enferma el título de “pecado”. Es decir que  para el pueblo judío todo aquel que tenía una enfermedad, era porque había pecado él mismo contra Dios o sus Padres. Sin embargo esto en los evangelios Jesús lo rechaza, diciendo que Dios no envía ninguna enfermedad, sino que más bien son el fruto del libre albedrio humano y de la propia finitud humana (incluyendo el ambiente en donde se desarrolla la vida humana); tras lo cual obraba el milagro.

Hoy en día para muchos teólogos un “exorcismo” poco más que es cosa del pasado, muchos dicen que eran enfermos mentales o simplemente que son alegorías. El caso es negarlas sea como sea. Es verdad que de un tiempo a esta parte la teología ha presentado un “Jesús” mas humano y un “Cristo” menos milagrero.

flacara

En esto también hay controversia entre los teólogos actuales, cuando hablan de Jesús, se refieren al Jesús histórico al que andaba por Galilea y otros alrededores, pero parece que se intenta desproveerlo de todo aquello que sea “fuera de lo normal”, y así se le da cualquier explicación a los exorcismos, milagros, etc.  Luego están los que hablan de “Cristo” para referirse al “Jesús de después de la resurrección”, o lo que es lo mismo un Cristo divinizado, casi desprovisto de lo humano y que ha entrado más en el mito, o si acaso provisto de su versión humana, pero encumbrado.

No voy aquí en este breve artículo en entrar en disquisiciones, pero si Jesucristo es el intermediario entre nosotros y el Padre, como lo asegura el Concilio Vaticano II, en sus documentos, se le supone (como se especificaba en las cartillas de los militares, se le supone valor) que algo de divinidad tendrá, digo yo.  Aunque algunos lo quieren desproveer, para así volver a las herejías del siglo IV (arrianístas, antropomorfistas, etc…) y anteriores, lo cual es muy interesante, para volver a la Edad Media.

Aclarado lo cual os voy a reseñar queridos visitantes de TRAS CRISTO Y FCO DE ASÍS los textos evangélicos en donde se habla de exorcismos, es decir de la actuación directa de Jesús y los distintos tipos de exorcismo que hay.

Hay exorcismos que han fracasado o que requieren de un poder mayor (ya sabemos que solo debe realizarlos un sacerdote, autorizado previamente por la Iglesia) o ayudados de oraciones y ayuno. Para ello traemos a colación los siguientes pasajes:

Marcos 9:17-29 Los apóstoles aún con la autoridad impartida sobre ellos no pudieron expulsar un demonio fuera de un poseído, Jesús tuvo que hacer el exorcismo personalmente y luego le explicó a los apóstoles que algunos malos espíritus solo se pueden arrojar fuera a través de oración y ayuno.

Actos 19:13 –17 Algunos Judíos y los siete hijos de Sceva trataron de hacer exorcismos en el nombre de Jesús quien era predicado por Pablo el apóstol, pero para su desencanto, el hombre poseído se lanzó sobre ellos dándoles tal paliza que salieron corriendo desnudos y sangrando.

Primero que todo vemos que exorcizar es un trabajo aun difícil para los mismos apóstoles autorizados por Jesús personalmente. En cuanto a aquellos que no son creyentes, tratar de darle órdenes a un espíritu maligno es un riesgo muy grande que puede causar que el espíritu tome posesión de ellos o de los que estén allí presentes.

Tenemos dos tipos de exorcismo (volvemos a recordarlo):

Solemne. Se dice que un exorcismo es solemne cuando es hecho oficialmente bajo la autorización de la Iglesia Católica a una persona poseída por malos espíritus. Un riguroso examen psicológico debe hacérsele a la víctima, para establecer si en realidad existe un caso de posesión, si es solo influencia demoníaca o si es un fraude.

La víctima debe mostrar signos típicos que acompañan a los poseídos, entre ellos conocimiento de otras lenguas, predicción del futuro, blasfemia y aborrecimiento de las cosas santas tales como el agua, la sal o el aceite benditos, fuerza sobrenatural, levitación etc.

Solamente un sacerdote autorizado lo puede hacer siguiendo el rito oficial expedido por la Iglesia. El demonio o demonios presentes en el poseído recibe órdenes del exorcista de salir y no volver más en el nombre de Jesucristo y de la Iglesia en general la cual recibió de Cristo la promesa de que las puertas del Infierno no prevalecerían contra ella (Mateo 16:18).

Privado. Los fieles de la Iglesia pueden hacer oraciones de liberación, en las cuales se solicita la intervención divina para arrojar la influencia demoníaca de cualquier persona, sitio u objeto. Debido al extremo peligro que se puede presentar debido a la falta de conocimiento sobre el enemigo, es necesario conocer más a fondo todo lo concerniente al demonio y sus ángeles, por esta razón la Iglesia no permite hacer exorcismos sino por un sacerdote debidamente calificado y autorizado por un Obispo.

1 Pedro 5:8-9 San Pedro la cabeza de la Iglesia nos exhorta a tener disciplina y mantenernos alerta, puesto que como un león rugiente nuestro adversario el demonio ronda en busca alguien a quien devorar. Nos dice que tenemos que resistirle permaneciendo firmes en la fe.

 

Fuente: Evangelios y Catecismo de la Iglesia Católica.

Fray Cristóbal Aguilar, o.f.m.

Carta de Satanás a un religioso o religiosa

Ayer te observe  cuando comenzabas tus tareas diarias. Te levantaste sin siquiera orar a tu Dios, en todo el día no hiciste nada de oración. De hecho ni recordaste bendecir tus alimentos. Eres muy desagradecido con tu Dios, y eso me gusta de ti.

También me agradaba la enorme flojera que demuestras siempre en lo que se refiere a tu crecimiento cristiano. Rara vez lees la Biblia y cuando lo haces estás cansado. Oras muy poco y muchas veces solo recitas palabras que no meditas. Por cualquier pretexto llegas tarde o faltas a tus reuniones de formación.

Que decir de tu tarea al cooperar en la evangelización o diezmo.  Todo eso es útil para mí. No puedo describirte como me alegra que en todo este tiempo en que estás siguiendo a tu Dios, no hayas cambiado tu manera de comportarte. Tantos años y sigues como al principio, crees que no tienes nada que cambiar me encantas.

Recuerda que tú y yo hemos pasado muchos años juntos y aún te detesto. Es más te odio porque odio a tu Padre. Solamente te estoy usando para molestarlo. El me echo del cielo y yo voy a utilizarte mientras pueda para vengarme de Él.

Mira ignorante, Dios te ama y tiene grandes planes preparados para ti, pero tú eres tan idiota que me has cedido tu existencia y yo voy a hacer que vivas un verdadero infierno en vida. Así estaremos juntos doblemente y esto realmente va a dolerle a tu Dios. Con tu cooperación voy a mostrar quien es realmente el que gobierna tu vida. Con todos los momentos rendidos que nos hemos pasado.

Hemos disfrutado juntos muchas películas XXX, y que decir de las veces que hemos ido a los “espectáculos artísticos en vivo!”,  aquel día de tu debilidad con aquella personita simpática, qué? bien nos la pasamos. Pero más me agrada que no te arrepientes, sino que reconozcas que eres joven y tienes derecho a gozar la vida, no hay duda: eres de los míos.

Disfruto mucho los chistes colorados que dices y que escuchas, te  ríes por lo gracioso de ellos, yo me río de ver a un hijo de Dios participando en eso. El hecho es que ambos la pasamos bien.

La música vulgar y de doble sentido que escuchas me encanta. ¿Cómo sabes cuales son los grupos que me gusta escuchar?

También disfruto mucho cuando difamas y te revelas contra tu Dios, me siento feliz cuando te veo bailando y haciendo ese tipo de movimientos que tanto fascinan, ¿Cómo lo disfruto! . Ciertamente cuando vas y te diviertes sanamente, me desilusionas, pero no hay problema siempre habrá otra oportunidad.

Hay veces que me haces servicios increíbles cuando das malos ejemplos a los niños o cuando les permites que se desvíen de su inocencia, por medio de la televisión o cosas por el estilo. Son tan perceptivos que fácilmente imitan lo que ven. Te lo agradezco mucho.

Lo que más me agrada es que rara vez tengo que tentarte, casi siempre caes por tu cuenta. Tu buscas los momentos propicios, tú te expones a situaciones peligrosas, tú buscas mis ambientes, si tuvieras algo de sesos cambiarais de ambiente y compañías recurrirías  a los sacramentos y entregarías realmente tu vida al que dices llamar “tu Dios” y así vivir el resto de tus años bajo la guía del Espíritu Santo.

No acostumbro enviar este tipo de mensajes, pero eres tan conformista espiritualmente que no creo que vayas a cambiar. No malentiendas aún te odio y no me interesas en lo más mínimo. Si te busco es porque me agrada como tu manera de comportarte hace quedar en ridículo a Jesucristo.

Tu enemigo que te odia,

Satanás.

P.D. Si realmente me amas no muestres esta carta a nadie.

Fuente: Autor Desconocido
Transcrito: Fray Cristóbal Aguilar, o.f.m.

 

¿Cómo mantener a raya las tentaciones?

Por sobre todo la oración, la oración es como un escudo y es la comunicación con Dios y con el Espíritu. Si no hay oración, si apagamos el Espíritu de oración como diría nuestro bendito padre San Francisco de Asís, no hay nada.

Cuando el cristiano ora y ayuna (hace penitencia), no solo fortalece la acción contra la tentación y el pecado, sino que se mantiene en guardia contra las acechanzas del demonio. A esto se puede añadir algunas oraciones específicas que la Iglesia siempre ha recomendado contra la acción del demonio como son: La consagración a Dios por medio de María Santísima, ya que ella es la enemiga victoriosa de la “serpiente” de acuerdo a Gen 3,15 y Ap 12. Una oración que refuerza nuestra unión con Dios es la del “Regina Caeli”, así como la oración de San Miguel Arcángel, atribuida a San León XIII.

maria-rosas

La práctica del ayuno y en general todas las prácticas ascéticas, las cuales de acuerdo a Jesús son una de las armas más importantes para protegerse y luchar contra el “adversario” del Reino (“Este tipo de demonios no salen sino es con el ayuno y la oración” Mc 9,29). La renuncia voluntaria a las cosas buenas de la vida, nos ejercitan para renunciar a aquellas que se nos presentan como una tentación.

Todos los santos (incluidos los de la orden franciscana y no son pocos), quienes han tenido que combatir contra el pecado y en muchas ocasiones con manifestaciones expresas del demonio, no cesan de recomendar el ayuno como una de las armas más eficaces contra las acechanzas del maligno.

Las otras dos armas con las que cuenta el cristiano para su lucha espiritual contra el pecado y las acechanzas de Satanás, son los sacramentos y los sacramentales. Los primeros, siendo una acción y participación directa de Jesús en el cristiano, son la mejor defensa contra el poder del Maligno y fuente de fortaleza espiritual para prevenir el pecado.

La Eucaristía y la Reconciliación frecuente, hacen que el cristiano pueda avanzar en la vida con la victoria de Cristo. Estos dos sacramentos fortalecen toda la vida espiritual de quien los recibe imposibilitando la acción del demonio. Esto  trae por consecuencia, paz y armonía interior. Finalmente tenemos los sacramentales como son los crucifijos, las imágenes de Jesús y de la Santísima Virgen, las medallas benditas, y de manera particular la “Cruz de San Benito” a cuya bendición está ligado un exorcismo. Todos estos sacramentales, en la medida en que se usan con fe y con la aprobación de la Iglesia, vienen a ser una importante herramienta para mantenerse en santidad y en guardia contra las acechanzas del demonio.

Uno de los elementos más efectivos para tener a raya al demonio y todas sus seducciones, es el amor a María Santísima a quien Satanás teme y lo hace temblar de rabia y de impotencia. Mientras que el demonio combate desde el exterior, por medio de la violencia y la seducción, María  inspira, desde nuestro interior, la fuerza que viene solo de Dios. Satanás inspira el odio que destruye y desintegra mientras, que María nos inspira el amor que reinará por siempre. De ahí? la necesidad de una piedad mariana que mantenga a distancia al enemigo y que nos ayude a resistir en el momento de la tentación. Es testimonio de todos los santos la eficacia de la intercesión de María en los momentos de tentación y acoso del demonio. Por ello, arma indispensable del cristiano es el rezo diario del rosario, el uso del escapulario de la Virgen del Carmen y alguna medalla de protección como por ejemplo la de San Benito.

images

Todavía hay muchos sectores de la Iglesia, que intentan eliminar, sino atenuar en lo posible las devociones marianas (porque son cosas del antes del concilio, dicen) pero cuando en los santuarios los estipendios de los devotos, llenan las arcas de la Iglesia, ¡bienvenida sea María!. Hipócritas, no saben que si desdeñan a  la Madre, también se lo hacen al Hijo. Es verdad que Jesús es Hijo de Dios, pero eligió de forma natural nacer de María y por tanto la dignifico, ella no es la Trinidad, ni tiene el poder de su Hijo, pero “su poder de intercesión es el más grande después de su Hijo en todo el cielo”, por tanto no denigremos a la Virgen, ni a sus imágenes, porque quizás un día cuando tengamos que rendir cuentas, nos encontremos con que hemos estado encontrá de Dios.

Y en cuanto a las tentaciones, que es el tema que nos ocupa en este artículo querido visitante de TRAS CRISTO Y FRANCISCO DE ASÍS, hacer notar que como decía San Francisco de Asís: “…cuanto más tentado y probado eres, sabete más querido…”, por tanto ningún miedo, el Señor sabe de todas nuestras imperfecciones, Él nos conoce mejor que nadie, para Él la intención cuenta más que la acción, pues sabe que por nuestra debilidad, solemos pensar una cosa y desear hacerla, para luego hacer la contraria.

Fray Cristóbal Aguilar, o.f.m.

Oración para alejar malos espíritus

Yo te arrojo espíritu maligno, y te ordeno, por el Dios verdadero, por el Dios vivo, por el Dios Santo, que salgas y te alejes de éste sitio para no volver jamás y te lo ordeno en el nombre del que te venció y que triunfó de ti en el Calvario y anuló tú poder para siempre”… Repita esto en cada esquina de la casa o el negocio…

“Te ordeno que no asustes nunca más a los que habitan en esta morada en nombre de Dios Padre, Hijo y del espíritu Santo, que vive y reina en todos los siglos de los siglos. Así sea. Nosotros os suplicamos, Señor, visitéis esta morada y arrojéis lejos toda insidia del enemigo; Que la envidia, los celos, el pensamiento negativo se alejen para siempre de este lugar y que reine la Paz y la Prosperidad siempre que vuestros Santos Ángeles habiten en ella protegiéndonos y conservándonos la paz, que vuestra bendición sea siempre con nosotros. Amén.

Fray Cristóbal Aguilar, o.f.m.

Los tribunales de la Inquisición

Mucho se ha hablado sobre la inquisición y de sus errores, nosotros no podemos sino mirarlos desde cierta distancia, teniendo en cuenta que en su origen la idea era la de corregir, pero luego degeneró en una persecución en la que probablemente pagaran “justos por pecadores”, sin quitar hierro al asunto, de que posiblemente, algunos fueran “hechiceros” y “brujas”, también es sabido que en toda “sartenada” se suelen echar más “huevos de la cuenta”, como decía mi abuela, en fin vamos adentrarnos en el asunto que nos compete.

El primer tribunal inquisitorial para juzgar delitos contra la fe nació en el siglo XIII. Fue fundado por el Papa Honorio III en 1220 a petición del emperador alemán Federico II Hohenstaufen, que reinaba además en el sur de Italia y Sicilia.

Parece que el emperador solicitó el tribunal para mejorar su deteriorada imagen ante la Santa Sede (personalmente era amigo de musulmanes y no había cumplido con la promesa de realizar una cruzada a Tierra Santa) y pensó que era un buen modo de congraciarse con el Papa, ya que en aquella época el emperador representaba el máximo poder civil y el Papa, el religioso y, era conveniente que las relaciones entre ambos fueran al menos correctas. El romano pontífice exigió que el primer tribunal constituido en Sicilia estuviera formado por teólogos de las órdenes mendicantes (franciscanos y dominicos) para evitar que se desvirtuara su misión, como de hecho intentó Federico II, al utilizar el tribunal eclesiástico contra sus enemigos.

Yo creo como franciscano que el tema era corregir pero con medidas que no fuesen violentas, además el problema es la  implicación en la íntima relación que de hecho se trabó entre el poder civil y la Iglesia en la Edad Media. La herejía pasó a ser un delito comparable al de quien atenta contra la vida del rey, es decir, de lesa majestad, castigado con la muerte en hoguera como en el siglo IV, bajo los emperadores Constantino y Teodosio.

rosa-prendida

Pero veamos en antecedentes que herejías se forjaban; en el  XIII aparecieron dos herejías (albigense y valdense) en el sur de Francia y norte de Italia. Atacaban algunos pilares de la moral cristiana y de la organización social de la época. Inicialmente se intentó que sus seguidores abandonaran la heterodoxia a través de la predicación pacífica encomendada a los recién fundados dominicos; después se procuró su desaparición mediante una violenta cruzada. En esas difíciles circunstancias nace el primer tribunal de la Inquisición.

Aplicar torturas o la pena capital por motivos religiosos. Los católicos de fin del siglo XX conocemos la doctrina del Concilio Vaticano II sobre la libertad religiosa, que coincide, en sus planteamientos básicos con la de muchos teólogos cristianos de los cuatro primeros siglos de nuestra era. Por este motivo, el Papa San Juan Pablo II en su Carta Apostólica Tertio Milenio Adveniente (10-11-94) hizo hincapié en su momento de  la necesidad de revisar algunos pasajes oscuros de la historia de la Iglesia para reconocer ante el mundo los errores de determinados fieles, teniendo en cuenta la unión espiritual que nos vincula con los miembros de la Iglesia de todos los tiempos.

Pero como nosotros estamos en España, vamos justamente a ver como actuó la Inquisición española que dicho sea de paso fue la más “benévola en todos los casos” que las restantes.  Los primeros tribulales se formaron 1242, a partir de un Concilio provincial de Tarragona. Dependían del obispo de la diócesis y, por regla general, su actuación fue moderada. Con la llegada de los Reyes Católicos al poder, el Santo Oficio cambió de modo notable. Isabel y Fernando consideraron que la unidad religiosa debía ser un factor clave en la unidad territorial de sus reinos. La conversión de las minorías hebrea y morisca era la condición para conseguirlo; algunos se bautizaron con convencimiento, otros no y éstos fueron perseguidos por la Inquisición.

En 1478 los Reyes Católicos consiguen del Papa Sixto IV una serie de privilegios en materia religiosa, entre ellos, el nombramiento del Inquisidor General por la monarquía y el control económico del Santo Oficio. Por otra parte, la actitud de los cristianos ante las comunidades judía y morisca en España fue muy variada a lo largo de la Historia. Había judíos asentados en España desde el final del Imperio Romano. Durante la etapa visigoda fueron tolerados y perseguidos en distintas épocas. Algunos reyes castellanos y aragoneses supieron crear condiciones de convivencia pacífica, pero el pueblo llano no miraba con buenos ojos a los hebreos prestamistas (el interés anual legal de los préstamos ascendía al 33%); además se les consideraba, de acuerdo con una actitud muy primaria, culpables de la muerte de Jesucristo. El malestar se transformó a finales del siglo XIV en revueltas y matanzas contra los judíos en el sur y levante español.

Los Reyes Católicos no sentían animadversión personal contra los hebreos (el propio rey Fernando tenía sangre judía por parte de madre) y en su corte se hallaban financieros, consejeros, médicos y artesanos hebreos. Los judíos vivían en barrios especiales (aljamas) y entregaban tributos directamente al rey a cambio de protección. El deseo de unión religiosa y de evitar matanzas populares impulsaron a los Reyes a decretar la expulsión de los judíos españoles (unos 110.000) en marzo de 1492.

La alternativa era recibir el bautismo o abandonar los reinos, aunque se preveían consecuencias económicas negativas en los territorios españoles. Sólo unos 10.000 hebreos se adhirieron a la fe cristiana y, entre ellos, bastantes por intereses no religiosos. Entonces surgió el criptojudaísmo, la práctica oculta de la religión de Moisés mientras se mantenía externamente el catolicismo. Contra estos falsos cristianos, como se ha dicho, actuó la Inquisición.

Respecto a los moriscos, unos 350.000 en el siglo XV, la política fue similar. Se intentó de modo más o menos adecuado su conversión tras la toma de Granada, pero al comprobar que su asimilación no era satisfactoria se procedió a la expulsión de los no conversos, tras violentos enfrentamientos, en 1609, bajo el reinado de Felipe III. Durante el siglo XVII aparece con fuerza el fenómeno social de la limpieza de sangre: para acceder a determinados cargos u oficios era necesario ser cristiano viejo, es decir, no tener sangre judía o morisca en los antepasados recientes.

Como he dicho inicialmente el tribunal fue creado para frenar la heterodoxia entre los bautizados: las causas más frecuentes eran las de falsos conversos del judaísmo y mahometismo; pronto se añadió el luteranismo con focos en Sevilla y Valladolid; y el alumbradismo, movimiento pseudo-místico. También se consideraban delitos contra la fe, la blasfemia, en la medida que podía reflejar la heterodoxia, y la brujería, como subproducto de religiosidad. Además, se perseguían delitos de carácter moral como la bigamia. Con el tiempo se introdujo el delito de resistencia al Santo Oficio, que trataba de garantizar el trabajo del tribunal.

La pena de muerte en hoguera se aplicaba a hereje contumaz no arrepentido, que gracias a Dios eran pocos.  El resto de los delitos se pagaban con excomunión, confiscación de bienes, multas, cárcel, oraciones y limosnas penitenciales. Las sentencias eran leídas y ejecutadas en público en los denominados autos de fe, instrumento inquisitorial para el control religioso de la población.

Desde el siglo XIII, la Iglesia admitió el uso de la tortura para conseguir la confesión y arrepentimiento de los reos. No hay que olvidar que el tormento era utilizado también en los tribunales civiles; en el de la Inquisición se le dio otra finalidad: el acusado confeso arrepentido tras la tortura se libraba de la muerte, algo que no ocurría en la justicia civil. Las torturas eran terribles sufrimientos físicos que no llegaban a mutilar o matar al acusado en algunos casos.

cropped-cropped-mano-en-llamas

Un personaje importante en la inquisición fue Fray Tomás de Torquemada de la orden de predicadores (dominicos)  fue Inquisidor General entre 1485 y 1496. Gozó de la confianza de los Reyes Católicos. Lo cierto es que no existe todavía una biografía definitiva sobre este importante personaje. Desde luego sentía animadversión hacia los judíos e influyó decisivamente en el decreto de expulsión de 1492, sin embargo no era sanguinario, como cierta leyenda injustificada pretende hacernos creer, aunque sí es obvio que presidió el tribunal en años de intensa actividad. No obstante, redactó una serie de normas y leyes para garantizar el buen funcionamiento del tribunal y evitar abusos.

Carranza era arzobispo de Toledo y Primado de España. Fue acusado injustamente de luteranismo y condenado a la pena capital por la inquisición española; por tratarse de un prelado, la causa se inició con el permiso de Roma y fue revisada por el Papa que no vio motivos proporcionados para tal veredicto. Aunque éste no llegó a aplicarse, Felipe II destituyó a Carranza para subrayar la autonomía del tribunal español respecto a la Santa Sede.

Hay que hacer notar que el  Tribunal de la Inquisición no hacia distinciones entre poderosos o no poderosos, por lo menos al principio y a la hora de acusar a prelados, cortesanos , nobles o ministros; fue, en ese sentido, un tribunal democrático con una jurisdicción sólo inferior a la del Papa.

Ejercían como inquisidores hermanos dominicos y franciscanos (no oculto mi pesar por ello), aunque tengo que decir que ambas ordenes había hermanos que nos consta libraban de la muerte o exculpaban a muchos de los reos, e intentaban siempre si se podía salvarlos. Es verdad que las penas las aplicaba el poder civil, pero habían sido juzgados por el poder eclesiástico.

Pero si por algo se ha conocido a la santa inquisición, era por sus casos de brujería; en  España hubo pocos casos de brujería en comparación al resto de Europa. Fue un fenómeno más destacado entre la población bautizada de los territorios americanos, por el apego a sus ritos y tradiciones seculares. En la Península fueron desgraciadamente famosas las brujas de Zugarramurdi (Navarra) condenadas en 1610.

las-puertas-del-infierno

Desde entonces se tuvo en cuenta la acertada observación de un inquisidor, para quien cuanto menos se hablara de ellas, menos casos habría; la Inquisición prefirió considerarlas personas alucinadas o enfermas. Con todo la inquisición España fue desde el año 1242 y hasta 1834 (en que no fue abolida formalmente) durante la regencia de María Cristina. Sin embargo, su actuación más intensa se registra entre 1478 y 1700, es decir, durante el gobierno de los Reyes Católicos y los Austrias. En cierto sentido no se puede calcular el número de personas afectadas por la Inquisición: la migración forzosa de millares de judíos y moriscos; la deshonra familiar que comportaba una acusación del tribunal durante varias generaciones; la obsesión colectiva por la limpieza de sangre, lo hacen imposible.

A quienes se presentaban por propia voluntad y confesaban su herejía, se les imponía penas menores que a los que había que juzgar y condenar. Se concedía un periodo de gracia de un mes más o menos para realizar esta confesión espontánea; el verdadero proceso comenzaba después.

Si los inquisidores decidían procesar a una persona sospechosa de herejía, el prelado del sospechoso publicaba el requerimiento judicial. La policía inquisitorial buscaba a aquellos que se negaban a obedecer los requerimientos, y no se les concedía derecho de asilo. Los acusados recibían una declaración de cargos contra ellos.  El testimonio de dos testigos se consideraba por lo general prueba de culpabilidad.

Los inquisidores contaban con una especie de consejo, formado por clérigos y laicos, para que les ayudaran a dictar un veredicto. Les estaba permitido encarcelar testigos sobre los que recayera la sospecha de que estaban mintiendo. En los casos más graves las penas eran la confiscación de propiedades o el encarcelamiento. La pena más severa que los inquisidores podían imponer era la de prisión perpetua. De esta forma la entrega por los inquisidores de un reo a las autoridades civiles, equivalía a solicitar la ejecución de esa persona.

Con todo según algunas fuentes, no se llegó a más de 5.000 casos y algunos de ellos acabaron en la hoguera, pero no fue un gran número afortunadamente.

Bueno con este artículo querido visitante de TRAS CRISTO Y FRANCISCO DE ASÍS, he querido  arrojar un poco de luz, en este periodo de oscuridad que fue el tiempo de la inquisición y sobre todo de la española.

Fuentes Consultadas:

– Pérez Villanueva, Joaquín y Escandell Bonet, Bartolomé (dirs.): Historia de la Inquisición en España y América, Centro de Estudios Inquisitoriales, 1984-2000.

– Julio Caro Baroja: El señor inquisidor y otras vidas por oficio, Madrid: Editorial Alianza, 2006,

– Beatriz Comella (2004). La Inquisición española (4 edición). Rialp.

– Marcelino Menéndez Pelayo: Historia de los heterodoxos españoles, Madrid: CSIC, 2001.

 

 

Fray Cristóbal Aguilar, o.f.m.

Carta del diablo a su amigo

Hace algunos años un amigo mío que andaba perdido y no era precisamente un creyente cristiano y menos católico, me paso esta carta, fruto de una conversión interior, para él fue tan devastadora interiormente que le hizo cambiar. Dudo que fuera solo la lectura de esta lo que lo hiciera cambiar, el tema es que la encontró en su mesa de trabajo y por más que pregunto nadie le dijo quien la había dejado. Fue una visita de Satanás… o la broma de un amigo. Sea lo que fuere, el resultado es que esta carta junto con otras circunstancias alejas que se dieron en su vida, hizo que ésa tomara otro rumbo. Os la trascribo:

 

Estimado fracasado:

Porque encabezo esta carta con — fracasado — porque ciertamente eso es lo que eres. Lo eres cada vez que no te acuerdas de tu Dios, de lo mucho que te ha dado, de lo que te rodea de sobrenatural y no te das cuenta.

Pero no te preocupes a mí me encanta, para mí no eres un fracasado, eres un dios en pequeño y te idolatro, porque caes una y otra vez en los mismos pecados; algunas veces vas a confesarte a tu Dios y al tiempo cuando te tentamos alguno de nosotros vuelves a caer, no sabes cuánto me regocija saber que poniéndote las mismas trabas vuelves a caer una y otra vez.

Sabes lo que más me gusta del hombre, que cree que no existo. Jajaja, es la mejor de mis invenciones, descubrí  hace tiempo que la mejor forma de que la gente se alejara de Dios era precisamente esa; aparentemente no molestándolos simplemente poniendo trabas en la vida de la persona me basta, si yo soy el que te envía enfermedades, el que te tienta, el que intenta por todos los medios que cometas, adulterios, blasfemias, ignominias y otras que no quiero nombrar aunque son excelentísimas y muy agradables a mi paladar.

giphy

Al no creer en mi existencia, prácticamente no hay necesidad de un Dios que te proteja, ¿no crees?; y sin embargo obligado por aquel cuyo nombre yo no puedo nombrar, vengo a decirte que si existo, que intento por todos los medios obsesionarte, con pensamientos negativos y lascivos, si además tu Dios me lo permite te puedo causar daños y si esta en mi mano te puedo poseer, con lo que eres un mero títere para mí.

Vengo a decirte que te rodean multitud de espíritus, tanto buenos, como soldados nuestros, personas que murieron y que aún rodean a sus seres queridos. ¿Acaso no has oído ruidos?, ¿es que no tienes sueños en los que te ahogan o te golpean, aun cuando quieras despertar?, si somos nosotros. No te preocupes la psicología y los médicos de las enfermedades mentales nos ayudan mucho, pobres infelices, creen que todo lo saben jajajaja.

Cuanto placer me da saber que no usas el agua bendita, ni los sacramentales que tiene la Iglesia de ese tu Dios para protegerse de nosotros. Si te dieras cuenta de nuestra existencia comprenderías muchas cosas, pero no te preocupes a su tiempo, creerás en nosotros: en la podredumbre, en la maldad, en la fealdad, en la ignominia, en la falsedad, en la muerte y en toda clase de inmundicia. ¿Acaso el mundo no está lleno de eso?. Constantemente te lo estamos recordando y aún así no os dais cuenta, SOIS CIEGOS además de COJOS, jajaja cuanto asco me dais.

explosion-galactica2

Y pensar que Dios os puso por delante a vosotros y nos dijo que os debíamos de servir, nosotros y sobre todo yo que fui el ángel más querido y bello creado por Él. Pero no sabés que Dios os dio uno de los dones más grandes jamás pensado: LIBRE ALBEDRIO, por supuesto nos lo dio a nosotros también mucho antes que a vosotros, por eso elegimos salir del cielo y venir a la tierra a haceros la vida imposible.

Por eso fracasado; tu Dios no interviene muchas veces para cortar de raíz, los robos, inmundicias, asesinatos, abortos, violaciones  y demás maravillas que nosotros nos encargamos de difundir en vuestro corazón; no es que no os ayude, tontos y hediondos.  ES QUE OS DEJA ELEGIR, ESO ES LIBRE ALBEDRIO, pero ni esto entendéis.

Y vosotros me elegís a mi  príncipe del Mal y de la avaricia. No sabéis cuanto dolor causáis a Dios cuando lo hacéis. Pero Él os ama tanto y no comprendo porque, porque sois lo peor; y es inmutable en sus juicios, que deja a su creación actuar por sí misma y solo interviene cuando el mal va en contra abiertamente de ese libre albedrio.

Bueno me despido de ti en esta cuarta carta que te escribo, muy a mi pesar obligado por aquel de cuyo nombre no soy digno de mencionar.

Tú enemigo abierto y el que te desea todo el mal posible.

Satanás, príncipe de los demonios….INPTRIS

Autor: Desconocido

Transcrito: Fray Cristóbal Aguilar.

¿Como identificar una verdadera posesión demoníaca?

En tiempos de Jesús se desconocían muchas enfermedades, y muchas veces se tildaba de endemoniados a personas que realmente tenían una enfermedad mental; tal era el caso de los epilépticos (que hoy en día se saben sus causas) y otros.

Aunque la psicología y la medicina en general a avanzado mucho, y muchos de los casos que aparecen son enfermedades mentales y fácilmente localizables, aún quedan un porcentaje muy pequeño que se da y que no tiene explicación aparente.

Cuando un tribunal médico no identifica el problema, entonces es cuando debemos de acudir al Obispo de la diócesis en donde estemos y presentar el caso y solo si se dan una serie de hecho extraordinarios, como los que os defino aquí. A lo largo de sus sucesivas modificaciones a lo largo de los años, el Rituale romanum ha recogido una serie de señales digámoslo así, que nos pueden ayudar si una persona está realmente poseída. Estas señales pueden ser tanto físicas como psíquicas.

cerebro-humano-animado
En el Vaticano en Roma, existe una Universidad, que se ocupa de estudiar todos los hechos de posibles fenómenos extraños que se producen en torno a las posesiones, en una especialidad de parapsicología (ciencia que hasta hace pocos años era tratada poco más que como la astrología;  hoy en día ya se estudia hasta en universidades), teniendo muy en cuenta a la persona en si misma y el entorno en el que se desenvuelve.

Por tanto las señales que se tienen que dar para creer que existe un — verdadero caso — de posesión son:

– Presentar una fuerza física mayor de lo presumiblemente normal para una persona de su peso, edad y constitución física.
– Cambio de forma de diversas partes del cuerpo como la cara, brazos, piernas cuello. Así como giro desorbitado de los ojos a una posición en que es visible solo el blanco de los mismos (de la misma forma que cuando una persona alucina o tiene otro tipo de sensación fuerte).
– Cambio sintomático en la voz, cambiando el tono, sonidos más tirando a animales que a otro tipo.
– Tener violentas convulsiones y torsiones del cuerpo hasta girar el cuello por ejemplo casí a 360 grados.
– Superar las leyes de la gravedad de forma que levite todo el cuerpo, vertical u horizontalmente, así como desplazar objetos, cerrar puertas, abrir cajones, etc…

busca_en_tu_corazon_thumb1
Estas serían las señales que podíamos notar a simple vista sobre la persona, en sí pero además de estas observaríamos las siguientes:

– Demostrar aversión a todo lo Santo o Sagrado, odio hacia Dios, la Virgen o los Santos.
– Hablar idiomas que se supone no conoce la persona como: latín u otros (lo que se denomina xenoglosia) así como entender otras lenguas en las que se habla.
– Conocer lo oculto o lo que está escondido, por ejemplo un determinado objeto dentro de una caja.
– Predecir cosas futuras y acertarlas.
– Cambios en la personalidad y afloramiento de otras subyacentes, etc…

Bueno están son las señales que se suelen dar;  es más según el Padre Gabriel Amorth (recientemente fallecido y exorcista de Roma) algunos endemoniados suelen escupir clavos u otra clase de metales por la boca.  A él le gustaba rociar con agua bendita la ropa del “supuesto poseso” sin que lo supiera nadie y observar que pasaba. Si se la quitaba o simplemente le molestaba, podia tomarse como un primer indicio de posesión o influencia.

Todo esto solo es a título informático y hay que tener claro que la ciencia ha avanzado y avanza y lo que ayer era un caso inexplicable hoy ya no. De todas formas en algunas ocasiones se dan casos que no tienen explicación y solo esos cumpliendo la vigilancia del obispo diocesano y del magisterio de la Iglesia, pudieran ser tenidos como verdaderos.

Fray Cristóbal Aguilar, o.f.m.

Oración contra los espíritus burlones

En el nombre de Jesucristo Ntro. Señor que vive y reina en la unidad de la Santísima Trinidad, yo te mando: sal de aquí mal o espíritu inmundo, mal maldito; sal de aquí, que el Señor te lo manda. Sal de aquí, Él es quien te lo manda, el mismo que ando sobre las aguas, y que resucito al tercer día de entro los muertos, Amén.

Fray Cristóbal Aguilar, o.f.m.

Oración y súplica de liberación de influencias negativas

Esta es una oración antigua, atribuida en principio a uno de los 72 discípulos de Jesucristo. Dice así:

Señor, que habéis concedido a vuestros servidores todo poder sobre las potencias del infierno, acoged favorablemente mi plegaria y glorificad vuestro Santo Nombre curando a (se dice el nombre), vuestro servidor, y librándole de la legión de demonios que lo martirizan (+) por Nuestro Señor Jesucristo. Amén

Autor: Desconocido.

Transcrito: Fray Cristóbal Aguilar, o.f.m.

Oraciones de liberación del padre Gabriele Amorth

Oraciones contra el maleficio (del ritual griego)

Kyrie eleison. Dios nuestro Señor, oh Soberano de los siglos, omnipotente y todopoderoso, tú que lo has hecho todo y que lo transformas todo con tu sola voluntad; tú que en Babilonia transformaste en rocío la llama del horno siete veces más ardiente y que protegiste y salvaste a tus tres santos jóvenes; tú que eres doctor y médico de nuestras almas; tú que eres la salvación de aquellos que se dirigen a ti, te pedimos y te invocamos, haz vana, expulsa y pon en fuga toda potencia diabólica, toda presencia y maquinación satánica, toda influencia maligna y todo maleficio o mal de ojo de personas maléficas y malvadas realizados sobre tu siervo… haz que, en cambio, de la envidia y el maleficio obtenga abundancia de bienes, fuerza, éxito y caridad; tú, Señor, que amas a los hombres, extiende tus manos poderosas y tus brazos altísimos y potentes y ven a socorrer y visita esta imagen tuya, mandando sobre ella el ángel de la paz, fuerte y protector del alma y el cuerpo, que mantendrá alejado y expulsará a cualquier fuerza malvada, todo envenenamiento y hechicería de personas corruptoras y envidiosas; de modo que debajo de ti tu suplicante protegido te cante con gratitud: “el Señor es mi salvador y no tendré temor de lo que pueda hacerme el hombre.” “No tendré temor del mal porque tú estás conmigo, tú eres mi Dios, mi fuerza, mi poderoso Señor, Señor de la paz, padre de los siglos futuros”. Sí Señor Dios nuestro, ten compasión de tu imagen y salva a tu siervo… de todo daño o amenaza procedente de maleficio, y protégelo poniéndolo por encima de todo mal; por la intercesión de la más que bendita, gloriosa Señora, la madre de Dios y siempre Virgen María, de los resplandecientes arcángeles y de todos sus santos. ¡Amén!

Oración contra todo mal

Espíritu del Señor, Espíritu de Dios, Padre, Hijo y Espíritu Santo, Santísima Trinidad, Virgen Inmaculada, ángeles, arcángeles y santos del paraíso descended sobre mí.
Fúndeme, Señor, modélame, lléname de ti, utilízame.
Expulsa de mí todas las fuerzas del mal, aniquílalas, destrúyelas, para que yo pueda estar bien y hacer el bien.
Expulsa de mí los maleficios, las brujerías, la magia negra, las misas negras, los hechizos, las ataduras, las maldiciones y el mal de ojo; la infestación diabólica, la posesión diabólica y la obsesión y perfidia; todo lo que es mal, pecado, envidia, celos y perfidia; la enfermedad física, psíquica, moral, espiritual y diabólica.
Quema todos estos males en el infierno, para que nunca más me toquen a mí ni a ninguna otra criatura en el mundo.
Ordeno y mando con la fuerza de Dios omnipotente, en nombre de Jesucristo Salvador, por intercesión de la Virgen Inmaculada, a todos los espíritus inmundos, a todas las presencias que me molestan, que me abandonen inmediatamente, que me abandonen definitivamente y que se vayan al infierno eterno, encadenados por San Miguel Arcángel, por San Gabriel, por San Rafael, por nuestros ángeles custodios, aplastados bajo el talón de la Virgen Santísima Inmaculada.

Oración por la curación interior

Señor Jesús, tu has venido a curar los corazones heridos y atribulados, te ruego que cures los traumas que provocan turbaciones en mi corazón; te ruego, en especial que cures aquellos que son causa de pecado. Te pido que entres en mi vida, que me cures de los traumas psíquicos que me han afectado en tierna edad y de aquellas heridas que me los han provocado a lo largo de toda la vida. Señor Jesús, tú conoces mis problemas, los pongo todos en tu corazón de Buen Pastor. Te ruego, en virtud de aquella gran llaga abierta en tu corazón, que cures las pequeñas heridas que hay en el mío. Cura las heridas de mis recuerdos, a fin de que nada de cuanto me ha acaecido me haga permanecer en el dolor, en la angustia, en la preocupación. Cura, Señor, todas esas heridas íntimas que son causa de enfermedades físicas. Yo te ofrezco mi corazón, acéptalo, Señor, purifícalo y dame los sentimientos de tu Corazón divino. Ayúdame a ser humilde y benigno.
Concédeme, Señor, la curación del dolor que me oprime por la muerte de las personas queridas. Haz que pueda recuperar la paz y la alegría por la certeza de que tú eres la Resurrección y la Vida. Hazme testigo auténtico de tu Resurrección, de tu victoria sobre el pecado y la muerte, de tu presencia Viviente entre nosotros. ¡Amén!

Plegaria de Liberación

Oh, Señor, tú eres grande, tú eres Dios, tú eres Padre, nosotros te rogamos, por la intercesión y con la ayuda de los arcángeles Miguel, Rafael y Gabriel, que nuestros hermanos y hermanas sean liberados del maligno que los ha esclavizado.
Oh, santos, venid todos en nuestra ayuda.

De la angustia, la tristeza y las obsesiones, nosotros te rogamos: Líbranos, oh Señor.
Del odio, la fornicación y la envidia, nosotros te rogamos: Líbranos, oh Señor.
De los pensamientos de celos, de rabia y de muerte, nosotros te rogamos: Líbranos, oh Señor.
De todo pensamiento de suicidio y de aborto, nosotros te rogamos: Líbranos, oh Señor.
De toda forma de desorden en la sexualidad, nosotros te rogamos: Líbranos, oh Señor.
De la división de la familia, de toda amistad mala: Líbranos, oh Señor.
De toda forma de maleficio, de hechizo, de brujería y de cualquier mal oculto, nosotros te rogamos: Líbranos, oh Señor.

Oh, Señor, que dijiste “la paz os dejo, mi paz os doy”, por la intercesión de la Virgen María concédenos ser librados de toda maldición y gozar siempre de tu paz. Por Cristo Nuestro Señor. ¡Amén!

Fray Cristóbal Aguilar, o.f.m

Este sitio emplea cookies propios y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación. Se recibe información sobre tu uso de este sitio web. Si utilizas (navegando o desplazándote por las páginas) este sitio web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. más información. Política cookies.

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar