Category Archive DOGMAS DE LA IGLESIA

Lista de Papas de la Iglesia Católica

Este artículo inicia un nuevo apartado en el sitio, en donde poco a poco iremos comentando la vida de los que han ostentado desde Pedro hasta nuestros días las llamadas “sandalías del pescador”. Incluiremos sus vidas resumidas, anécdotas y si esta diponible alguna foto del Santo Padre citado. Algunos autores entre los que se encuentran varios anónimos dicen basarse en ciertos pasajes de los evangelios, en los que se ve claramente como Jesús “pone a la cabeza” de los demas apóstoles a Pedro, como sucesor de Él en la tierra. Para ello podemos citar: “Bienaventurado eres, Simón, hijo de Jonás, porque ni la carne ni la sangre te ha revelado esto, sino mi Padre, que está en los cielos. Y yo te digo que tú eres Pedro y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y las puertas del infierno no prevalecerán contra ella. Y yo te daré las llaves del reino de los cielos, y todo lo que atares en la tierra, atado será también en los cielos, y todo lo que desatares en la tierra, será también desatado en los cielos (Mateo 16. 17-19).

En resumídas cuentas existen varios documentos de historiadores que además no eran cristianos, como Flavio Josefo y otros romanos que comentan en sus escritos varios temas haciendo referencia a varios asuntos que dan a entender la primacía de Pedro en la comunidad de Jerusalén.

La Iglesia, como sociedad en este mundo, necesita una cabeza visible, y ésta es Pedro o el Papa, su sucesor, desde el momento que Jesús subio al cielo.

CATALOGO DE LOS PAPAS

Hacía el año 170, Hegesipo, convertido del judaismo a la fe cristiana, vino a instruirse a Roma, y dice que en todas las ciudades por las que pasó preguntó a los obispos y encontró que en todas las Iglesias era la creencia tal como la Ley, los profetas y el Señor la han enseñado, e hizo un catálogo de los obispos de Roma desde San Pedro hasta el Papa Eleuterio (Eusebio Hist. Ecles. I, 4 c. 22).

La lista más antigua que conocemos de los Papas se remonta a los tiempos de dicho Papa Eleuterio (175-189), y en él se pone la lista de ellos desde los primeros años de la Iglesia: Pedro, Lino, Anacleto, Clemente, Evaristo, etc… La lista empieza por San Pedro y la confirman Ireneo, Tertuliano, Epifanio, San Agustín y otros muchos. Desde Pedro al actual Papa Francisco ha habido 266 Papas que han gobernado la Iglesia de Jesucristo (Católica) como Vicarios suyos.

NOMBRE                                                                  ORIGEN                                        AÑOS PONTIFICADO

S.Pedro Galilea Mártir en 64 ó 67
S.Lino Toscana 68-79
S.Anacleto o Cleto Roma 80-92
S.Clemente Roma 92-99 ó 68-76
S.Evaristo Grecia 99 ó 96-108
S.Alejandro I Roma 108 ó 109-116 ó 119
S.Sixto I Roma 117 ó 119-126 ó 128
S.Telesforo Grecia 127 ó 128- 137 ó 138
S.Higinio Grecia 138-142 ó 149
S.Pío I Aquilea 142 ó 146-157 ó 161
S.Aniceto Siria 150 ó 157-153 ó 168
S.Sotero Campania 162 ó 168-170 ó 177
S.Eleuterio Epiro 171 ó 177-185 ó 193
S.Víctor I África 186 ó 189-197 ó 201
S.Ceferino Roma 198-217 ó 218
S.Calixto I Roma 218-222
S.Urbano I Roma 222-230
S.Ponciano Roma 230-235
S.Antero Grecia 235-236
S.Fabian Roma 236-250
S.Cornelio Roma 251-253
S.Lucio I Roma 253-254
S.Esteban I Roma 254-257
S.Sixto II Grecia 257-258
S.Dionisio Desconocido 259-268
S.Félix I Roma 269-274
S.Eutiquiano Luni 275-283
S.Cayo Dalmacia 283-296
S.Marcelino Roma 296-304
S.Marcelo I Roma 306-309
S.Eusebio Grecia 309
S.Melquíades África 311-314
S.Silvestre I Roma 314-335
S.Marcos Roma 336
S.Julio I Roma 337-352
Liberio Roma 352-366
S.Dámaso I Roma 366-384
S.Siricio Roma 384-399
S.Anastasio I Roma 399-401
S.Inocencio I Albano 401-417
S.Zósimo Grecia 417-418
S.Bonifacio I Roma 418-422
S.Celestino I Campania 422-432
S.Sixto III Roma 432-440
S.León I el Magno Toscana 440-461
S.Hilario Cerdeña 461-468
S.Simplicio Tívoli 468-483
S.Félix III o II Roma 483-492
S.Gelasio I África 492-496
Anastasio II Roma 496-498
S.Símmaco Cerdeña 498-514
S.Hormisdas Frosinone 514-523
S.Juan I Toscana 523-526
S.Félix IV o III Samnio 526-530
Bonifacio II Roma 530-532
Juan II Roma 533-535
S.Agapito I Roma 535-536
S.Silverio Frosinone 536-537
Vigilio Roma 537-555
Pelagio I Roma 556-561
Juan III Roma 561-574
Benedicto I Roma 575-579
Pelagio II Roma 579-590
S.Gregorio I el Magno Roma 590-604
Sabiniano Toscana 604-606
Bonifacio III Roma 607
S.Bonifacio IV Abruzos 608-615
S.Adeodato I Roma 615-618
Bonifacio V Nápoles 619-625
Honorio I Campania 625-638
Severino Roma 640
Juan IV Dalmacia 640-642
Teodoro I Jerusalén 642-649
S.Martín I Todi 649-655
S.Eugenio I Roma 654-657
S.Vitaliano Segni 657-672
Adeodato II Roma 672-676
Dono Roma 676-678
S.Agatón Sicilia 678-681
S.León II Sicilia 682-683
S.Benedicto II Roma 684-685
Juan V Siria 685-686
Conón Desconocido 686-687
S.Sergio I Siria 687-701
Juan VI Grecia 701-705
Juan VII Grecia 705-707
Sisinio Siria 708
Constantino Siria 708-715
S.Gregorio II Roma 715-731
S.Gregorio III Siria 731-741
S.Zacarías Grecia 741-752
Esteban II (III) Roma 752-757
S.Pablo I Roma 757-767
Esteban III (IV) Sicilia 768-772
Adriano I Roma 772-795
S.León III Roma 795-816
Esteban IV (V) Roma 816-817
S.Pascual I Roma 817-824
Eugenio II Roma 824-827
Valentín Roma 827
Gregorio IV Roma 827-844
Sergio II Roma 844-847
S.León IV Roma 847-855
Benedicto III Roma 855-858
S.Nicolás I el Magno Roma 858-867
Adriano II Roma 867-872
Juan VIII Roma 872-882
Marino I Toscana 882-884
S.Adriano III Roma 884-885
Esteban V (VI) Roma 885-891
Formoso Desconocido 891-896
Bonifacio VI Roma 896
Esteban VI (VII) Roma 896-897
Romano Toscana 897
Teodoro II Roma 897
Juan IX Tívoli 898-900
Benedicto IV Roma 900-903
León V Ardea 903
Sergio III Roma 904-911
Anastasio III Roma 911-913
Landón Sabina 913-914
Juan X Ímola 914-928
León VI Roma 928
Esteban VII (VIII) Roma 929-931
Juan XI Roma 931-936
León VII Roma 936-939
Esteban VIII (IX) Roma 939-942
Marino II Roma 942-946
Agapito II Roma 946-955
Juan XII Roma 955-964
León VIII Roma 963-965
Benedicto V Roma 964-965
Juan XIII Roma 965-972
Benedicto VI Roma 973-974
Benedicto VII Roma 974-983
Juan XIV Pavia 983-984
Juan XV Roma 985-996
Gregorio V Sajonia 996-999
Silvestre II Aquitania 999-1003
Juan XVII Roma 1003
Juan XVIII Roma 1003-1009
Sergio IV Roma 1009-1012
Benedicto VIII Roma 1012-1024
Juan XIX Roma 1024-1032
Benedicto IX Roma 1032-1044
Silvestre III Roma 1045
Benedicto IX (segunda vuelta) Roma 1045
Gregorio VI Roma 1045-1046
Clemente II Sajonia 1046-1047
Benedicto IX (tercera vuelta) Roma 1047-1048
Dámaso II Tirol 1048
S.León IX Alsacia 1049-1054
Víctor II Alemania 1055-1057
Esteban IX (X) Lorena 1057-1058
Nicolás II Borgoña 1059-1061
Alejandro II Milán 1061-1073
S.Gregorio VII Toscana 1073-1085
B.Víctor III Benevento 1086-1087
B.Urbano II Francia 1088-1099
Pascual II Ravena 1099-1118
Gelasio II Gaeta 1118-1119
Calixto II Borgoña 1119-1124
Honorio II Ímola 1124-1130
Inocencio II Roma 1130-1143
Celestino II Umbría 1143-1144
Lucio II Bolonia 1144-1145
B.Eugenio III Pisa 1145-1153
Anastasio IV Roma 1153-1154
Adriano IV Inglaterra 1154-1159
Alejandro III Siena 1159-1181
Lucio III Lucca 1181-1185
Urbano III Milán 1185-1187
Gregorio VIII Benevento 1187
Clemente III Roma 1187-1191
Celestino III Roma 1191-1198
Inocencio III Roma 1198-1216
Honorio III Roma 1216-1227
Gregorio IX Anagni 1227-1241
Celestino IV Milán 1241
Inocencio IV Génova 1243-1254
Alejandro IV Roma 1254-1261
Urbano IV Francia 1261-1264
Clemente IV Francia 1265-1268
B.Gregorio X Piacenza 1271-1276
B.Inocencio V Saboya 1276
Adriano V Génova 1276
Juan XXI Lisboa 1276-1277
Nicolás III Roma 1277-1280
Martín IV Francia 1281-1285
Honorio IV Roma 1285-1287
Nicolás IV Áscoli 1288-1292
S.Celestino V Molisse 1294
Bonifacio VIII Anagni 1294-1303
B.Benedicto XI Treviso 1303-1304
Clemente V Francia 1305-1314
Juan XXII Francia 1316-1334
Benedicto XII Francia 1334-1342
Clemente VI Francia 1342-1352
Inocencio VI Francia 1352-1362
B.Urbano V Francia 1362-1370
Gregorio XI Francia 1370-1378
Urbano VI Nápoles 1378-1389
Bonifacio IX Nápoles 1389-1404
Inocencio VII Sulmona 1404-1406
Gregorio XII Venecia 1406-1415
Martín V Roma 1417-1431
Eugenio IV Venecia 1431-1447
Nicolás V Sarzana 1447-1455
Calixto III Játiva (España) 1455-1458
Pío II Siena 1458-1464
Pablo II Venecia 1464-1471
Sixto IV Savona 1471-1484
Inocencio VIII Génova 1484-1492
Alejandro VI Játiva (España) 1492-1503
Pío III Siena 1503
Julio II Savona 1503-1513
León X Florencia 1513-1521
Adriano VI Utrech (Holanda) 1522-1523
Clemente VII Florencia 1523-1534
Pablo III Roma 1534-1549
Julio III Roma 1550-1555
Marcelo II Lazio 1555
Pablo IV Nápoles 1555-1559
Pío IV Milán 1559-1565
S.Pío V Alessandría 1566-1572
Gregorio XIII Bolonia 1572-1585
Sixto V Áncona 1585-1590
Urbano VII Roma 1590
Gregorio XIV Cremona 1590-1591
Inocencio IX Bolonia 1591
Clemente VIII Florencia 1592-1605
León XI Florencia 1605
Pablo V Roma 1605-1621
Gregorio XV Bolonia 1621-1623
Urbano VIII Florencia 1623-1644
Inocencio X Roma 1644-1655
Alejandro VII Siena 1655-1667
Clemente IX Pistoia 1667-1669
Clemente X Roma 1670-1676
B.Inocencio XI Como 1676-1689
Alejandro VIII Venecia 1689-1691
Inocencio XII Spinazola 1691-1700
Clemente XI Urbino 1700-1721
Inocencio XIII Roma 1721-1724
Benedicto XIII Bari 1724-1730
Clemente XII Florencia 1730-1740
Benedicto XIV Bolonia 1740-1758
Clemente XIII Venecia 1758-1769
Clemente XIV Rímini 1769-1774
Pío VI Cesena 1775-1799
Pío VII Cesena 1800-1823
León XII Spoleto 1823-1829
Pío VIII Áncona 1829-1830
Gregorio XVI Belluno 1831-1846
B.Pío IX Senigallia 1846-1878
León XIII Carpineto romano 1878-1903
S.Pío X Treviso 1903-1914
Benedicto XV Génova 1914-1922
Pío XI Milán 1922-1939
Pío XII Roma 1939-1958
B.Juan XXIII Bérgamo 1958-1963
Pablo VI Brescia 1963-1978
Juan Pablo I Belluno 1978
Juan Pablo II Wadowice (Polonia) 1978-2005
Benedicto XVI Marktl am Inn (Alemania) 2005-2013
Francisco I Buenos Aires (Argentina) 2013-

 

Fuente: Anuario Pontificio

Transcripción y comentario introductorio: Fray Cristóbal Aguilar, o.f.m.

La Inmaculada concepción de María es plenitud y voluntad de Dios

Hoy celebramos la Inmaculada Concepción de María, que la Iglesia resalta con especial solemnidad. Además de ser la Patrona de la Provincia Franciscana de España, lo es también de las hermanas Concepcionistas, y  de otras muchas órdenes e institutos religiosos. A otro nivel, también resaltar que es la Patrona de España, como todos sabemos desde Carlos III;  lo es también de diferentes cuerpos militares, como la infantería española, el cuerpo eclesiástico del Ejército y el Estado Mayor, entre otros.

Con este preámbulo he querido destacar la importante estela que María Inmaculada ha dejado en mundo religioso y de lo mundano, al correr de las épocas.

El dogma de la Inmaculada Concepción, también conocido como Purísima Concepción, es una creencia de todos los que nos sentimos católicos que sostiene que María, madre de Jesucristo, a diferencia de todos los demás seres humanos, no fue alcanzada por el pecado original sino que, desde el primer instante de su concepción, estuvo libre de todo pecado.  De este modo, la Iglesia Católica contempla la posición especial de María por ser madre de Cristo, y sostiene que Dios preservó a María libre de todo pecado.

Fue el papa beato Pío (noveno) IX  quien el 8 de diciembre de 1854 definió el dogma sobre la Inmaculada concepción. Aprovecho para recordar lo que dijo en ese momento: “La doctrina enseña que la bienaventurada Virgen María fue preservada inmune de toda mancha de pecado original en el primer instante de su Concepción por singular gracia y privilegio de Dios omnipotente, en atención a los méritos de Jesucristo, Salvador del género humano, es revelada por Dios y por lo mismo debe creerse firme y constantemente por todos los fieles”.

Pero si hay un defensor singular de la Inmaculada, que en este día no podemos obviar, fue sin duda nuestro hermano franciscano el beato Juan Duns Escoto. Su santidad y buen hacer fue reconocido en nombre de la Iglesia por  San Juan Pablo II 6 de Junio de 1.991.

Como digo Duns Escoto para llamarlo familiarmente, fue el que por primera vez defendió en París hacia el 1304-1307 la doctrina de la Inmaculada Concepción, fue una disputa acalorada donde tuvo que escuchar doscientos argumentos en contra de la doctrina de la Inmaculada, los cuales fue refutando uno a uno, con tal maestría y astucia que convenció a todos sus adversarios. El ardor y sagacidad conque defendió la doctrina de la Inmaculada, le valdría el nombre de Doctor sutil. Nuestro hermano lucho afanosamente  y tras él muchos otros hermanos, hasta que la iglesia más tarde, como ya he mencionado anteriormente, reconociese oficialmente el dogma de la inmaculada.

El nombre de Inmaculada es de origen latino, derivado de “in-macula”, que viene a significar “sin mancha”. Y esto principalmente es lo que hoy quiero resaltar sobre todo: la pureza de María. Si fue por tanto preservada por Dios para ser su seno el lugar privilegiado donde se encarnaría el Salvador del mundo; parece lógico pensar también que si Dios doto a una criatura como nosotros de tal excelencia, no era sino para manifestar el tremendo amor que tiene por sus criaturas (todas ellas, en todos sus géneros sin distinción) y lógico también afirmar, que si lo hizo así (valga la redundancia) fue para que la Divinidad pudiese inhabitar en un lugar Santo y Puro.

Pero la Virgen María no es Inmaculada o pura, porque lo diga una persona o institución como la Iglesia, sino que lo es porque Cristo, ha querido encarnarse en su vientre, es la divinidad misma la que en su infinita voluntad ha querido abajarse y con ello se nos da una primera lección: la humildad. La misma humildad que sabemos obtiene María, la humildad que exige Dios a todos los que le siguen (escrito esta: Dios resiste a los soberbios), por consiguiente si fue preservada del pecado también pudo dar a luz de una forma preternatural (es decir más allá de lo natural), conservando así por la misma voluntad divina su virginidad.

Además de la Inmaculada Concepción de María, quiero recalcar el dogma de la Maternidad Divina que refiere  a que la Virgen María es verdadera Madre de Dios.

Como el dogma de la Inmaculada; éste fue  solemnemente definido por el Concilio de Éfeso (año 431), uno de los dogmas más antiguos de la Iglesia, y tiempo después, fue proclamado por otros Concilios universales como el de Calcedonia y los de Constantinopla.

Verdades estas reconocidas por los cristianos en general  y por la Iglesia particularmente en su tradición y que es atacada por algunos sectores, aduciendo un conocimiento que más que provenir del estudio de las escrituras y de su análisis positivo, parece provenir de otros lugares que no voy a nombrar…,  son aquellos, los que se dice  dicen hijos de ella y que debieran defenderla.  Para tales figuras,  cuando los cepillos y estipendios vienen por las fiestas de la Virgen, ¡qué buena que es la Virgen!, cuantas alegrías le profesan, cuantos vivas al aire, su paga es el vientre y las lisonjas de aquellos con formas de lobo y cabezas de asno;  sus palabras pronuncian sino los sonidos fatuos de la hediondez de su alma.

Ingratos estos hijos, que no caen en la cuenta de que cuando se menosprecia a la madre, se está menospreciando al Hijo. La unidad de Cristo fue en lo espiritual como en lo carnal delgadísima;  porque tomo carne de ella en el seno purísimo de María, nunca un cuerpo ha estado tan cerca de otro. Esa unión la hemos tenido todos con nuestras madres, nunca estuvimos tan unidos a ella y nunca lo estaremos tanto, cuerpo y alma eran unidad, dentro de la diversidad de seres.

No podemos negar por tanto que Dios ha elegido a un ser humano de entre todos y ha querido depositar en ella la inhabitación de la segunda persona de la Trinidad (otra verdad que también puede ser negada en diversos ambientes, como lo fue en el pasado), a poco que pensemos lógicamente (porque somos inteligencias sentientes) dotados de algo más que de meros impulsos o instinto; , nos daremos cuenta de que esa persona a partir de esa elección divina, ya no es igual a todos los demás, puesto que de alguna forma, se la ha dotado de gracias específicas y de dones que hacen de ella una figura que brilla con luz propia de entre todas las demás criaturas.

¿Acaso no sintió María, los dolores de su Hijo al pie de la cruz como nos relata el evangelio?,  ¿no sufrió cuando se perdió por tres días cuando andaban de viaje?, cuando de pequeño se caía y tropezaba, como todos nosotros.

María estaba dotada como todos nosotros de una inteligencia sentiente. Y es este SENTIR, lo que precisamente junto con el INTELIGIR, que la hace especial a ella y  nos hace especiales a todos por encima de  las demás criaturas.  Dios es Amor, y ese amor los trasmitió a su Hijo, el cual a su vez, lo dona a su Madre María. El SENTIMIENTO es una parte muy importante del Amor, este sentimiento es el que hace defender a Duns Escoto la Inmaculada Concepción de María, que hoy celebramos con especial cariño y ese sentimiento es el que experimentamos todos cuando amamos a alguien con una expresión tan fuerte que nos hace saltar lágrimas, o alegrarnos cuando esa persona está cerca de nosotros.

Que siempre tengamos sentimientos de Amor para esa Madre Inmaculada, Virginal que es María, que solo pronunciar su nombre nos haga saborear las mieles del panal de Dios, que el azahar que destila su intercesión por nosotros a su Hijo sea la Luz que nos ilumine en esta Navidad.

Fray Cristóbal Aguilar, o.f.m.

Distinción entre dogma y misterio

Es claro que hay muchos dogmas que son un misterio, y viceversa, vamos a intentar esclarecer un poco este tema. La naturaleza está llena de misterios y vivimos rodeados de realidades que no podemos comprender. Aún hay muchos “misterios” en el organismo humano y no digamos de las realidades que están físicamente muy alejadas de nosotros.

Misterio, en sentido estricto, es una verdad que no podemos comprender, pero que conocemos y creemos porque Dios nos la ha revelado o por el magisterio de la Iglesia; como por ejemplo la Santísima Trinidad.

Es importante saber que los Misterios no son contrarios a la razón humana, sino que únicamente están por encima de ella. Por ejemplo, las leyes de la electricidad, que son conocidas por un buen físico, son un misterio para el ignorante. Pero esto no quiere decir que vaya contra la razón, sino que le son superiores. No puede haber contradicción entre la razón y los misterios revelados, porque Dios es, a la vez, el autor de la razón y de la Revelación.

profecias

Pero, ¿ qué es un Dogma?. Dogma, en sentido amplio, es una verdad contenida en la Revelación divina. Dogma, en sentido estricto, son las verdades reveladas por Dios y propuestas como tales por el Magisterio de la Iglesia a los fieles, con la obligación de creer en ellas. Como el dogma de la Asunción de la Santísima Virgen a los Cielos, que aún hoy en día está en algunos sectores en debate.

Habiendo apuntado esto, decir que en el dogma hay dos elementos: Es una verdad revelada por Dios y se halla, por tanto, contenida ya en la Sagrada Escritura, en la Tradición, o en ambas. Es una verdad propuesta por el Magisterio de la Iglesia con obligación de creer en ella. Esa propuesta puede hacerla la Iglesia, bien de forma extraordinaria, por ejemplo con una solemne definición del Papa o de un Concilio Universal de acuerdo con el Papa, o por el Magisterio Ordinario y universal de toda la Iglesia.

Quien niega o pone en duda de un modo pertinaz las verdades que han de ser creídas, comete el pecado de herejía, y hoy hay muchos teólogos actuales que incurren en ella, incluso religiosos que no debieran caer en ella. El libre pensamiento y  la conciencia pertenecen al fuero interno, pero de puerta a fuera de la conciencia hay que estar en consonancia con él Magisterio de la Iglesia, y por lo menos intentar no crear confusión, máxime si se está en un puesto en el que el teólogo debe orientar a las futuras mentes pensantes de la iglesia.

Sin embargo en nuestra época de tanta confusión intelectual, y de tanto orgullo (incluso por parte de aquellos que no debieran de tenerlo) , en que por todas partes surgen quienes pretenden ser Maestros, ya sea en Sagrada Escritura por y la destrozan y denigran reduciéndola a una simple “escritura” humana, mero conjunto de libros piadosos escrito y reelaborado sucesivamente por las distintas comunidades…,ya sea en las Verdades de la Fe o la Moral, proponiéndonos nuevos avances más acordes con estos tiempos de suerte que muchas de las teologías ponen en duda verdades de Fe comúnmente aceptadas en el magisterio (como dije antes) y por toda la tradición de la historia. Se puede hacer teología positiva, e innovar sin destruir o quitar la divinidad.

Por ejemplo, la Iglesia y el Magisterio nos dice que la Revelación de Dios a los hombres tiene su culminación en Jesucristo. Ya no es un mensajero de Dios el que viene a revelar un aspecto del plan salvador: es Dios mismo. Jesucristo, “con toda su presencia y manifestación, con sus palabras y obras, prodigios y milagros, y, ante todo, con su muerte y resurrección y, finalmente, enviando al Espíritu de verdad, culmina plenamente la Revelación” (Const. Dogm. Dei Verbum, n.4).

De esto se puede pensar que con la muerte del último Apóstol por ejemplo (una persona que ha sido testigo),  se cerró el contenido del depósito revelado por Dios. La Iglesia, que es depositaria de la Palabra de Dios que es inmutable, no puede quitar o añadir nada. Todas las verdades enseñadas por Dios están contenidas en la Escritura y en la Tradición. Pero no se han conocido y profundizado en toda su amplitud.

De acuerdo con lo anteriormente expuesto se podría admitir el progreso del dogma católico, y en qué sentido no.  Con la muerte de los Apóstoles quedó terminada la Revelación; y después de ellos Dios no ha revelado ninguna verdad nueva. En consecuencia, cuando la Iglesia define solemnemente un nuevo dogma, no establece una verdad nueva, no contenida en la Escritura y en la Tradición; sino que por el contrario declara que esta verdad está contenida en la Sagrada Escritura y en la Tradición; y que por lo mismo hay que admitirla.

aaa10

Los dogmas no pueden cambiar de sentido; pero sí pueden cambiar los términos en que son expresados. No pueden cambiar de sentido. Lo que la Iglesia aceptó ayer como verdadero, no puede hoy rechazarlo como falso; o el caso inverso (aunque hoy estamos asistiendo precisamente a esto y parece que se van a desatar todas tormentas, aquí todo el mundo cambia y tergiversa a su antojo); porque si no sería algo como decir que Dios no da su asistencia a la Iglesia, tal y como prometió.

Lo que sí es aceptable a mi modo de ver es que los dogmas se puedan explicar o hasta expresar con palabras que sean más claras, entendibles o precisas. Desde un principio se admitió que por las palabras de la consagración el pan se cambia en el cuerpo de Cristo. Pero la palabra transubstanciación (cambio de una substancia en otra) la empleó por primera vez la Iglesia en el IV Concilio de Letrán, 1215.

Por tanto como yo lo veo, el progreso del dogma consiste en que la Iglesia enseña de modo más claro y explícito, verdades que estaban contenidas en la Escritura y en la Tradición de modo velado e implícito.  Espero querido visitante de TRAS CRISTO Y SAN FRANCISCO DE ASÍS, haberte esclarecido las dudas.

Fuentes Consultadas: Documentos conciliares. www.vatican.va.

Fray Cristóbal Aguilar, o.f.m

Asunción de María preservada en cuerpo y alma

Asunción de María o Asunción de la Virgen es la creencia, de acuerdo a la tradición y teología de la Iglesia Católica, de que el cuerpo y alma de la Virgen María fueron llevados al cielo después de terminar sus días en la tierra.

Este traslado es llamado Assumptio Beatæ Mariæ Virginis (Asunción de la Bienaventurada Virgen María) por los católicos romanos, cuya doctrina fue definida como dogma (verdad de la que no puede dudarse) por el Papa Pío XII el 1 de noviembre de 1950. La Iglesia Católica ha celebrado esta fiesta en honor de la Virgen María, en Oriente desde el siglo VI y en Roma desde el siglo VII, celebrándose el 15 de agosto.

Sobre la muerte de María no hay datos concluyentes sean bíblicos o históricos ni del lugar (algunos señalan Éfeso o Jerusalén) ni del modo.

La primera referencia oficial a la Asunción se halla en la liturgia oriental; en el siglo IV se celebraba la fiesta de “El Recuerdo de María” que conmemoraba la entrada al cielo de la Virgen María y donde se hacía referencia a su asunción. Esta fiesta en el siglo VI fue llamada la Dormitio (χοίμŋσι o Dormición de María, donde se celebraba la muerte, resurrección y asunción de María. El emperador bizantino Mauricio decretó que la fiesta se celebrara el 15 de agosto en todo el imperio; conviene aclarar que sólo fijó una fecha, no “inventó” la fiesta, ya que esta se celebraba desde antes.

Otro testimonio que evidencia la celebración la da San Gregorio de Tours quien en su obra “De Gloria Martityrum” señala que esta fiesta la celebraban en Jerusalén al final del siglo VI.

Debido a factores políticos y lingüísticos, ya que las relaciones con oriente eran tensas y el griego no se dominaba todavía, la doctrina de la Asunción de María no fue desarrollada sino hasta el siglo XII donde aparece el tratado Ad Interrogata, atribuido a San Agustín, el cual aceptaba la asunción corporal de María. Santo Tomás de Aquino y otros grandes teólogos se declararon en su favor.

Pío V en el siglo XVI al momento de reformar el Breviario quitó las citas del “Seudo-Jerónimo” y las sustituyó por otras que defendían la asunción corporal.

Benedicto XIV señaló la doctrina de la asunción como pía y probable pero sin señalarla aún como dogma.

La influencia del libro llamado el Seudo-Jerónimo el cual ponía en duda si María fue asunta al cielo con o sin su cuerpo (aunque manteniendo la creencia en su incorrupción) hizo surgir la duda de si la asunción corporal estaba incluida en la celebración de la fiesta. A esto se sumó otro libro que gozó de fama entre los conventos y cabildos llamado el “Martirlogio” del monje Usuardo (quien murió hacia el año 875) el cual alababa la reserva de la Iglesia de aquella época que prefiriría no saber “el lugar donde por mandato divino se oculta este dignísimo templo del Espíritu Santo y nuestro señor el dios “.

santisimavirgenmaria57ctv
EL DOGMA

En 1849 llegaron las primeras peticiones al Vaticano de parte de los obispos para que la Asunción se declarara como doctrina de fe, estas peticiones aumentaron conforme pasaron los años. Cuando el Papa Pío XII consultó al episcopado en 1946 por medio de la carta Deiparae Virginis Mariae, la afirmación de que fuera declarada dogma fue casi unánime.
Así el 1 de noviembre de 1950 se publicó la bula Munificentissimus Deus en la cual el Papa, basado en la Tradición de la Iglesia Católica, tomando en cuenta los testimonios de la liturgia, la creencia de los fieles guiados por sus pastores, los testimonios de los Padres y Doctores de la Iglesia y por el consenso de los obispos del mundo como “Magisterio Viviente”, declaraba como dogma de fe católica la doctrina de la Asunción de la Virgen María. Por eso, después que una y otra vez hemos elevado a Dios nuestras preces suplicantes e invocado la luz del Espíritu de Verdad, para gloria de Dios omnipotente que otorgó su particular benevolencia a la Virgen María, para honor de su Hijo, Rey inmortal de los siglos y vencedor del pecado y de la muerte, para aumento de la gloria de la misma augusta Madre, y gozo y regocijo de toda la Iglesia, por la autoridad de nuestro Señor
Jesucristo, de los bienaventurados Apóstoles Pedro y Pablo y nuestra, proclamamos, declaramos y definimos ser dogma divinamente revelado: Que la Inmaculada Madre de Dios, siempre Virgen María, cumplido el curso de su vida terrestre, fue asunta en cuerpo y alma a la gloria celestial.

Fray Cristóbal Aguilar, o.f.m.

El dogma de la Inmaculada concepción de María

El dogma de la concepción Inmaculada de María fue defendido por un hermano nuestro franciscano: Duns Scotto. Tras esta defensa y con posterioridad, en la Bula Ineffabilis Deus, S. S. Pío IX, el año 1854, definió solemnemente este dogma mariano. Declara, en su contenido, el misterio por el que María fue preservada inmune de toda macula y culpa original, desde el preciso momento de su concepción, por una singular gracia y privilegio de Dios Omnipotente, en atención a los méritos de Jesucristo Salvador y Redentor de la humanidad. La denominación de Inmaculada Concepción implica un conjunto de nociones que, por su carácter esencial, aquí iniciamos un nuevo apartado en el sitio TRAS CRISTO Y FRANCISCO ASÍS, en donde se mostrarán los dogmas de la Iglesia. Pero volvamos al tema que nos ocupa. Reflexionemos:

a) Toda la humanidad viene sometida al pecado original;

b) María queda inmune de mancha y de todas sus consecuencias, por una singular gracia divina;

c) tal inmunidad obra desde el primer instante de su ser y se produce en razón de un hecho no contraído; se trata de preservación y no de mera liberación de ninguna sujeción.

El dogma fue declarado muy tarde, el 8 de diciembre de 1854 por el Papa Pío IX, pero desde muchos siglos antes el sensum fidelis, es decir, esa sabiduría de los fieles sobre las cosas de Dios, ya reconocía en María, la llena de gracia, el privilegio de haber sido preservada del pecado original desde el mismo momento de su concepción. Eso sí, como un adelanto de la Redención operada por Jesús, como explicará la teología más tarde.

El caso es que ya los padres de la Iglesia, desde los primeros siglos, algo intuían al llamarla la “segunda Eva”. San Agustín se refería a ella como la “absolutamente pura”, y en Oriente se la llamaba la “toda santa”. En el siglo IX se introdujo en Occidente la fiesta de la Concepción de María, primero en Nápoles y luego en Inglaterra. Entre el siglo XI y XII, san Anselmo de Canterbury predicaba en un sermón que se toma en el oficio de lecturas de la fiesta: “El cielo, las estrellas, la tierra, los ríos, el día y la noche, y todo cuanto está sometido al poder o utilidad de los hombres, se felicitan de la gloria perdida, pues una nueva gracia inefable, resucitada en cierto modo por ti, ¡oh Señora!, les ha sido concedida”.

2902686_5edbd

Casi veinte años después, un monje del monasterio donde había sido abad san Anselmo, escribió el primer tratado sobre la Inmaculada Concepción. Era Eadmero, en 1128. Mientras que la dificultad para explicar cómo María evitó el pecado original – si no lo tuvo, ¡es que no es humana!- seguía dando quebraderos de cabeza a los teólogos, santos como Francisco de Asís, ya estaban convencidos de ello.

En este dogma, el término “concepción”, hace referencia a un sentido pasivo y nunca activo, en tanto en cuanto, atañe no ya al acto por el que sus padres la conciben, sino a la descendencia concebida; a que la misma Virgen María, al iniciar su concepción, de ninguna manera recibe signo de imperfección ni sombra de pecado alguno. El dogma requirió un largo periodo histórico de meditación teológica y de reflexión exegética, antes de que se promulgara; el prolongado proceso expresa de modo didáctico las hondas implicaciones dogmáticas de la verdad que encierra, que, sólo pudieron hacerse explícitas tras la maduración del estudio analítico y de un fructuoso pensamiento; ello pone de manifiesto su dinamismo vital en el peregrinaje de la Iglesia, iluminada siempre en su histórico caminar por el hálito propicio del Espíritu Santo.

Esta Verdad Dogmática hunde sus raíces fundamentales en el valor exegético-mariológico del Texto Protoevangélico (Gen 3,14-15); de modo que, en 1953, Pío XII, en la Encíclica Fulgens Corona deja asentado que «El fundamento de la doc­trina (del dogma) se encuentra ya en la S. Escritura, en que Dios Creador, después de la caída lamentable de Adán, se dirige a la serpiente tentadora y seductora…». En el N. T., existe otro texto de gran plenitud, fundamento bíblico del dogma: el «Ave, llena de gracia» (Lc 1,28). Son, en suma, dos textos de enorme riqueza que expresan claramente la plena santidad de María, quien siempre estuvo exenta de pecado sin sujeción jamás al diablo. En el momento en que la exégesis llegó a captar el sentido pleno de tales textos, la Iglesia pudo formular el dogma de la Inmaculada.

Por consiguiente, recorriendo el amplio y lento camino de los siglos, la tradición católica ha alcanzado la comprensión subjetiva del dogma, que Dios ofrecía de modo misteriosamente implícito en las fuentes reveladas. La lentitud secular se debe a que este hecho de la Inmaculada, en principio, podía parecer opuesto a algunos dogmas cristológicos: como que Cristo es el único totalmente santo y que es el Redentor Universal; si se admitía una excepción, se llegaba a minusvalorar la acción redentora de Jesucristo.

Son numerosos los textos de la Patrística sobre la excelsitud de la santidad de María; sin embargo, la terminología de algunos de esos textos, acerca del pecado original, en los cuatro primeros siglos, no presenta unas líneas totalmente definidas; clarificación que se va a alcanzar con exactitud después de la reacción agustiniana contra Pelagio. En este sentido, el desarrollo y la progresión doctrinal se desprende de la misma palabra de S. Agustín: “cuando se trate de pecados, no quiero referirme a la Virgen María”. Pero, entonces, se abre un nuevo periodo de oscilaciones en torno a la Inmaculada Concepción.

La devoción y la cultura religioso-popular, que se expresa en los primitivos apócrifos marianos, hacen referencia, en la primera mitad del s. II, a la figura de María de eminente y singular santidad. Las preocupaciones científicas, exegéticas o teológicas de algunos apologistas y de otros escritores alejandrinos, capadocios y antioquenos vinieron a obstaculizar y a difuminar ciertos aspectos de la imagen de la Santísima Virgen. Este fue el origen de la primera contraposición entre la fe popular y la fe culta, que tanto peso tendría posteriormente en la historia del dogma de la Inmaculada Concepción. Es difícil encontrar una respuesta decisiva sobre al dogma del pecado original en la interpretación «culta» de ciertos textos mariológicos, bajo la insuficiente evolución terminológica, siempre, se ve trabada y queda diluida.

Diversas vicisitudes afectaron al dogma en la Edad Media. Autores sobresalientes y grandes maestros de la Escolástica van aduciendo nuevos argumentos de relevancia teológica que entrañan los principios de solución al problema dogmático. Las vías para la definición misma las puso Duns Escoto a quien le cabe la gloria de haber abierto la puerta. A través de controversias se llegó, en 1439, a la importante declaración del Concilio de Basilea, que proclamó la doctrina de la Inmaculada Concepción: “piadosa, conforme al culto de la Iglesia, a la fe católica, a la recta razón y a la Sagrada Escritura”. A pesar del carácter cismático de ese Concilio, desde entonces la doctrina desbrozó el camino.

Luego, con su declaración sobre el pecado original, el Concilio de Trento, avanzó un poco más dando un nuevo paso relevante en 1516.

Clemente XI, en 1708, extiende e impone la fiesta de la Inmaculada a la Iglesia Universal. Con lo cual, ya maduraba la cuestión y todo el terreno abonado hacía que Pío IX, llagara a la decisión dando el impulso decisivo.

Y, efectivamente, tras las reflexiones pertinentes, realizados los estudios oportunos y consultados el episcopado, Pío Noveno definió el dogma en la Bula Ineffabilis Deus el 8 de diciembre de 1854.

El entuerto se resolvió en el S. XIV a partir de las intuiciones de Juan Duns Scotto, precisamente un franciscano, que dijo que María fue redimida como todos, pero siendo preservada, en vez de liberada, del pecado. Poco después, en 1483, el Papa Sixto IV se adelantó casi 4 siglos a la declaración del dogma extendiendo la fiesta de la Concepción Inmaculada de María a toda la Iglesia de Occidente.

Una tal expectativa sólo podía traer frutos extraordinarios en el momento en que la Iglesia confirmara como certeza de fe la Inmaculada Concepción. El  más llamativo, la ratificación dada por María misma tres años después en Lourdes, cuando le encargó a Bernadette que transmitiera a su párroco que ella era la “Inmaculada Concepciou”: ¡gran sorpresa del abbé Peyramale que una chiquilla sin instrucción repitiera el dogma! Pero en nuestra realidad encontramos otros igual de importantes. Ha sido la proliferación de grupos y asociaciones que la toman por patrona, y que, ignorantes de la crisis religiosa de Occidente, siguen atrayendo multitudes, entre ellas a muchos jóvenes. Sin duda, la que pisó la cabeza de la serpiente por ser Purísima, comparte su gracia con los que se acercan a ella.

Fray Cristóbal Aguilar, o.f.m.

Este sitio emplea cookies para mejorar tu experiencia de navegación, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Se recibe información sobre tu uso de este sitio web. Si utilizas este sitio web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. más información. Política cookies.

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar