Category Archive DEVOCIONES

¿Hay que cumplir una promesa a un alma del purgatorio?

Esta es una pregunta que me hizo una amiga hace algunos años, y tras pasar el día de difuntos recientemente, ha vuelto a mi recuerdo como si algo me impulsase a contestar la misma pregunta de nuevo, y lo hago para todos.

De todas formas es mí punto de vista personal y a la luz de lo que conozco de la doctrina de la Iglesia; por ello intentaré dejar claro unos puntos que nos acercan a esta vertiente.

En algunos casos se relatan situaciones de personas que por la noche les han tirado de las sábanas, colchas, del pelo o les han despertado golpeando cualquier parte de los muebles, suponiendo en cualquier caso que es el familiar al que no se le ha cumplido la promesa. Normalmente se pueden comunicar con nosotros siempre que Dios se lo permita mediante los sueños, prestemos mucha atención a ellos, de todas formas, tengamos presente lo siguiente.

Primero hay que tener en cuenta que todos los humanos tenemos alma y cuando morimos esas almas irán al cielo o al infierno o, temporalmente al purgatorio en camino al cielo. Segundo que los que profesamos ser cristianos católicos, no oramos “a las almas del purgatorio” sino oramos “por las almas del purgatorio”. Pedimos a Dios por esas almas y se las encomendamos a María y los santos para que también aboguen por ellas.

Hay una gran diferencia entre pedir por y pedir a,  entre hablar por  y llamar o evocar a los difuntos (práctica de adivinación utilizadas por el espiritismo, la ouija, y otras prácticas ligadas al satanismo). Los efectos, influencias y estragos negativos ya se conocen muy bien.

 

63238593_62328360_4abbfa1ed34a

Ahora bien, Hay que hacer una aclaración: Los Santos, los Ángeles (buenos y malos), las almas del purgatorio, nosotros y todo lo creado (visible e invisible) son criaturas hechas por Dios y nada sucede sin el consentimiento del Señor.  Ni los santos, ni los Ángeles, ni siquiera la santísima Virgen María, nos hacen milagros, Ellos no hacen los milagros, Ni mucho menos las almas del purgatorio. Son intercesores ante Dios y pueden hacer que Dios actué en favor nuestro; pero quede claro que  es Dios quien hace los milagros o concede los favores.

Dios es la fuente y Origen de todo bien. El Sumo Bien, como diría nuestro Padre Seráfico San Francisco de Asís. Todos los santos y benditas almas pueden e interceden como he reseñado anteriormente por nosotros a Dios.  El Señor Compasivo y misericordioso, lleno de amor y de bondad atiende a las suplicas, siempre que sean favorables a nuestra salvación y al plan previsto por Él.

Más bien querido visitante de TRAS CRISTO Y FRANCISCO DE ASÍS,  las almas del purgatorio son las que necesitan realmente de nuestras oraciones  (no nosotros en la tierra) de auxilios y sufragios. Nosotros en la tierra no podemos evocar esas visitas (ya que están prohibidas terminantemente tanto en la biblia como en la doctrina de la Iglesia), tan solo las respetamos y respondemos para ayudarles (especialmente ofreciendo la Santa Misa).

Os recomiendo no buscar entrar en contacto con ellas (muchas personas tras un fallecimiento reciente, buscan consuelo en ello), porque corre el gravísimo peligro de establecer contacto más bien con algún espíritu malo o demonio espiritualmente hablando y corres también el peligro de un daño psicológico. Esto último se da en personas muy “crédulas” y sucede mucho más que lo anterior, porque cualquier cosa se achaca a la “posible presencia” de la persona fallecida, que en realidad no está presente.  Hay muchos  espíritus impuros que son muy astutos, y se disfrazan de seres de luz. Quieren perdernos y andan rondando buscando a quien devorar.

Cuidado y mantengámonos alerta. Hay fenómenos que podemos estar creando nosotros mismos (aunque la ciencia no le ha dado aún respuesta) y según algunos postulados de la física cuántica, nuestro pensamiento puede alterar algunas realidades de nuestro entorno cercano.

Las Benditas Almas, (si Dios lo permite por su infinita bondad) si es que se aparecen, siempre buscan el bien: promoción de la catequesis, mas fervor, mas devoción, incrementar el amor a la Santa Eucaristía, fomentar la Vida de Oración, la Práctica de la Caridad, vigilancia sobre sí en sus defectos y vicios a destruir por vía de la Confesión y la Conversión, etc. No buscan lo malo, ni pretenden hacer mal alguno.  Dios es un Dios bueno, justo y misericordioso, que siempre perdona al que se arrepiente y nos pide a sus hijos hacer siempre el bien, Nunca el mal.

El mal o daño está prohibido por el Señor para los que le aman y desean estar con Él. Y esto va también para las almas del purgatorio. Cuando algo viene de Dios, viene con paz. No le mete miedo, ni le roba la tranquilidad, si lo hace, ¡NO VIENE DE DIOS!.

Recordemos ahora un breve pasaje evangélico en el que Jesús habla del Caso del Rico Epulón y el Pobre Lázaro. En este relato la visita del difunto Lázaro a la tierra es pedida por el rico desde el infierno. Vemos que las almas están bajo la autoridad de Dios, quien en este caso niega la visita. (El Seno de Abraham no era propiamente el Paraíso Celestial, (que se abriría con la Muerte y Resurrección de Jesús), tampoco era el purgatorio actual, aunque, al no poder gozar en plenitud de Dios ya es un purgatorio.  El Seno de Abraham era la Patria ansiada de los fieles del Antiguo Testamento.

Nuestra oración por las almas de los difuntos solo puede ayudar a los que están en el purgatorio ya que la condición del infierno es irreversible y los que están en el cielo no necesitan oración, pero, como no tenemos la certeza si un alma está en el purgatorio o no (excepto en el caso de los que han sido llevado a los altares, en cuyo caso sabemos que gozan de la presencia de Dios), es recomendable orar por todos los difuntos.

para-altar

Nuestras oraciones por las almas del purgatorio pueden reducir sus penas en intensidad y duración.  CUANDO ESTAS ALMAS LLEGUEN AL CIELO (ANTES NO PUEDEN) SIN DUDA REZARÁN POR SUS BENEFACTORES. En las oraciones litúrgicas de la Iglesia, se invoca con frecuencia a los ángeles y a los santos en favor de la Iglesia sufriente, es decir, por las almas del purgatorio

Las Benditas Almas (por deseo expreso de Dios o con su permiso)  han visitado a personas piadosas o en camino a la santidad. Entre las personas que han recibido visitas de las Benditas Almas: Santa Gemma Galgani, el Papa San Gregorio Magno, Santa Brígida de Suecia, Santa Catalina de Génova, Santa Faustina, Sta. Margarita María, y muchos otros.

¡No se puede negar el testimonio de tantos santos reconocidos por la Iglesia! Lo que nunca se debe hacer  sea cual sea la promesa o situación por la que estemos atravesando es ir a un brujo, espiritista, etc. para acabar con cualquier mal, promesa o atraer algún supuesto bien; cuando digo brujo me refiero también a videntes, médium, curanderos, santones, etc., porque el daño aparte de espiritual, también puede ser psicológico en cuanto lo que tú crees y piensas afecta de manera muy fuerte al subconsciente y esto está probado por la ciencia hoy día.

Sólo se debe acudir a religiosos o sacerdotes,  o a grupos de oración de cualquier índole para que te puedan ayudar. Ir a un brujo o astrologo  no sólo no solucionará nada, sino que puede poner una influencia maligna donde no la hay.

Las promesas yo pienso como franciscano, que mejor no hacerlas, porque está en la naturaleza humana el no cumplirlas (eso no quiere decir que muchos las cumplan y de echo lo hacen) y si hacemos alguna que sea a Dios. Pero ojo esto es serio y hay que ver si la vamos a cumplir.  No olvidemos por tanto pedir ayuda a Dios para cumplirla.

¿Ahora que puedo entonces hacer por un alma que este en el purgatorio?; pues lo normal, que es rezar por ella, hablarle si quiere y decirle cuanto la echa de menos, y más pronto que tarde, dejarla ir (es decir saber que está en un lugar mejor y que nuestra vida es nuestra y debemos vivirla aceptando lo que es inevitable, todos vamos a pasar por ello); una obra buena, una limosna a un necesitado, visite algún anciano u enfermo, puede dejar algún vicio, corregir algún defecto, ser más solidario, dar comida al hambriento, por un día en la medida de sus posibilidades hacer todo el bien a cuanto pueda sin esperar ni pedir nada a cambio, ser un buen hijo, esposo, amigo, ser más humilde de corazón.

Dar alegría en lugar de estar siempre enfadado y tratar a todo el que veas como tú quisieras de él ser tratado.  Espero haber ayudado a alguien a esclarecer dudas, que es para lo que he escrito este artículo.

Fray Cristóbal Aguilar, o.f.m.

Proclamaciones Angélicas (I)

¿QUE ES PROCLAMAR?

Es un acto solemne cuyo fin es anunciar y aclamar a los cuatro vientos aquello que queremos hacer público. Debe hacerse de viva voz. La proclama angélica es el arte que permite a los seres humanos tomar contacto con los ángeles sin esperar a que ellos se manifiesten de forma espontánea, y se fundamenta en la ejecución de un ritual que comienza con la proclama.

Proclamando afirmamos en sentido positivo y esperanzador, aquello que demandamos y que deseamos ver manifestado en nuestra realidad. Es a su vez la afirmación de nuestra fe en la invocación angélica, es decir en que como intermediarios entre Dios y los hombres, creemos en “esa realidad” que no podemos “tocar” y que esta afirmada plenamente en las Sagradas Escrituras.

Se trata de una invocación que empieza a cumplirse en el mismo momento en que la hacemos pública. Existen distintas proclamas para cada caso. Dicho de otra manera son distintas formas de “rezarle” a un ángel y de pedir su mediación entre nosotros y Dios.

TIPOS DE PROCLAMAS
angel-neon
PROCLAMA DE LA PAZ Y LA ARMONIA

En el nombre de mi Ángel protector y de Dios mi salvador, yo proclamo; me siento en la bondad, en la alegría y en la plenitud sin esfuerzo. La paz y la armonía gobiernan ahora mi vida y cualquier situación o lugar en que me encuentre. Conjuro al poder celestial y a los ángeles para que me mantengan en la luz y en un estado constante de vibraciones positivas, por Jesucristo nuestro Señor,  Amén

PROCLAMA PARA PEDIR BUENA SUERTE

En el nombre de mi Ángel protector y de Dios mi salvador, yo proclamo; la buena suerte me cae siempre del Cielo. Tengo éxito en todo lo que hago y las circunstancias siempre están a mi favor. Estoy creando nuevas y brillantes expectativas para mi ser y para mi personalidad. Conjuro al poder celestial y a los ángeles para que me mantengan protegido por la magia y el poder el Universo, por Jesucristo nuestro Señor, Amén.

PROCLAMA PARA LA SALUD Y LA VITALIDAD

En el nombre de mi Ángel protector y de Dios mi salvador, yo proclamo; la salud y la vitalidad fluyen en mí como un poderoso manantial de agua de vida curativa para penetrar en mi cuerpo y en la atmósfera de cualquier estancia en la que me encuentre. La fuerza de la vitalidad viene hacia mí y me hace sentir fuerte y vigoroso. Conjuro al poder celestial y a los ángeles para que nos mantengan sanos de cuerpo, alegres de espíritu y llenos de vida para siempre, por Jesucristo nuestro Señor, Amén.

Aquí os dejo la primera entrega de las proclamas, en breve días publicaremos otras, si veo que os interesan. Un abrazo en los corazones de Jesús y María, a la postre que de Nuestro Padre San Francísco.

Fuentes Consultadas: Diversas.
Fray Cristóbal Aguilar, o.f.m.

Mensaje personal de Jesús para tí

Os traigo un video-mensaje que os pido escuchéis hasta el final y si podéis hacerlo con los ojos cerrados y poniéndoos en la presencia del Señor, mucho mejor. Creo que os llegará al corazón y por ende al alma.

Fray Cristóbal Aguilar, o.f.m.

 

[wpvideo QeAk8e5p]

La canonización de un Santo

Recientemente el papa Francisco ha canonizado a varios santos en la Iglesia Católica, entre ellos la madre teresa de Calcuta, así hasta la fecha ya tiene en su haber 848 santos. Pero hay que distinguir que un Santo de la Edad medieval no es lo mismo que un Santo actual.

Además la iglesia siempre pone como ejemplo a una determinada “figura” en determinadas ocasiones dentro del contexto histórico en el que se enmarca, para que así sirva de ejemplo a los contemporáneos.

Lo que en la Iglesia llamamos canonizar, no es otra cosa que el Papa da a entender que una persona es digna de culto universal. La canonización tiene el propósito de presentar a dicha persona como modelo de conducta ante los creyentes, dándole reconocimiento por el grado de perfección alcanzado y como intercesor ante Dios.

us010_p3gduycsz7ln

La Iglesia Católica es la única confesión religiosa que posee un mecanismo formal, continuo y altamente racionalizado para llevar a cabo el proceso de canonización de una persona  (llamada la Congregación para la causa de los Santos), de manera que  las canonizaciones se efecúan después de un proceso judicial, llamado proceso de beatificación y canonización, o simplemente proceso de canonización.

En este proceso se verifica sobre si la persona es digna de tal “santidad”, hay dos caminos para la llegar a ello: El camino de las virtudes heróicas o el camino del martirio.

De esta forma se ha canonizado recientemente al ñiño cristero: José Sánchez del Río.

La canonización se lleva a cabo mediante una solemne declaración papa de que una persona está, con toda certeza, contemplando la visión de Dios. El creyente puede rezar confiadamente al santo en cuestión para que interceda en su favor ante Dios, asi el nombre de esa perona se añade a la lista de  los santos de la Iglesia y a la persona en cuestión se la asciende a los altares, es decir, se le asigna un día de fiesta para la veneración litúrgica por parte de la Iglesia católica y si es necesario se “mueve” del santoral a otra figura, en el caso de que no haya un sitio asignado convenientemente.

El tiempo que va desde el análisis de la persona en cuestión hasta que es probada por la congregación pude llevar años y hasta siglos, siendo precisamente un santo franciscano el único que fue más rápidamente canonizado, estoy hablando como hermano franciscano de  San Antonio de Padua, ya que fue declarado santo 352 días después de su muerte.

Al principio se les declaraba santos si eran aclamados por el pueblo (como Juan Pablo II, que ha sido aclamado y de ahí entre otras, la rapidez de su canonización), antiguamente también los obispos podían declarar santos en su diócesis.  Pero esto ya no esta en vigor desde 1234, año en que esto está reservado exclusivamente a la autoridad papal.

 En el año 1588 el Papa Sixto V puso el proceso en manos de la Congregación para las Causas de los Santos y del Santo Padre, que se encarga de estudiar, comprobar y verificar todo el proceso.

¿COMO ES EL PROCESO?

Suele haber varios pasos siervo de Dios, en el que el Obispo diocesano y el Postulador de la Causa piden iniciar el proceso de canonización. Y presentan a la Santa Sede un informe sobre la vida y las virtudes de la persona (en todos los casos debe morir perteneciendo oficialmente a unas de las Iglesias Católicas (u Orden Religiosa) que guardan obediencia al Papa de Roma y está reconocida oficialmente por la Santa Sede del Vaticano)..

La Santa Sede, por medio de la Congregación para las Causas de los Santos, examina el informe y dicta el Decreto diciendo que nada impide iniciar la Causa (Decreto “Nihil obstat”). Este Decreto es la respuesta oficial de la Santa Sede a las autoridades diocesanas que han pedido iniciar el proceso canónico.

Obtenido el Decreto de “Nihil obstat”, el Obispo diocesano dicta el Decreto de Introducción de la Causa del ahora Siervo de Dios. Luego si todo va bien se le concede el título de Venerable, que se concede generalmente a un fallecido que vivió virtudes heroicas, y suele hacerse por un Cardenal del lugar donde vivió esa persona.

testamento2Tras ello puede darse la Beatificación; en el que además de todo lo demás (virtudes y vida probada), se requiere un milagro obtenido a través de la intercesión del Siervo de Dios y verificado después de su muerte. El milagro no es requerido si la persona ha sido reconocida mártir. Los beatos son venerados públicamente por la iglesia local (en España la provincia correspondiente), esta canonización la hace el Papa o un Cardenal en nombre del Papa generalmente en la Basílica de San Pedro o en la Plaza de San Pedro del Vaticano.

Dados todos estos pasos llega la canonización después de un largo periodo de tiempo, asi al beato le corresponde el título de santo. Para la canonización hace falta otro milagro (en total dos milagros o un milagro más haber muerto como mártir) atribuido a la intercesión del beato y ocurrido después de su beatificación.

Al igual que ocurre en el proceso de beatificación, el martirio no requiere habitualmente un milagro, esta canonización la hace el Papa en la Basílica de San Pedro o en la Plaza de San Pedro del Vaticano. En el caso del Papa Juan Pablo II, las Canonizaciones las realizaba en el País de Origen del Beato a canonizar (durante sus Viajes Pontificios por el Mundo). En la actualidad, se efectúa en algunos casos en el País de Origen del Beato a canonizar.

Mediante la canonización se concede el culto público en la Iglesia católica. Se le asigna un día de fiesta y se le pueden dedicar iglesias y santuarios, y además se les edita en caso de ser congregaciones religiosas su propio ritual para la fiesta.

Como hemos comentado anteriormente, es la Congregación para las Causas de  los Santos, la encargada de ello, (Congregatio de Causis Sanctorum) que esta encargada de estudiar los milagros, martirios y virtudes heroicas y de proponer los diferentes ejemplos de santidad para que el Sumo Pontífice proceda a realizar las canonizaciones y beatificaciones oportunas.

Con los cambios en el proceso de canonización introducida por Papa Juan Pablo II en 1983, un Colegio de Relatores se añadió a preparar los casos de los declarados como Siervo de Dios.

Como hemos podido apreciar es un proceso arto difícil y enrevesado que terminará felizmente en la exaltación a los altares de una figura contemporánea que servirá de ejemplo a los demás.

Fuentes consultadas: Causas de los Santos

Fray Cristóbal Aguilar, o.f.m.

Presencia real de Cristo Eucarístico, ¿mito o realidad?

¿CRISTO ESTA REALMENTE PRESENTE EN LA SAGRADA FORMA Ó ES SOLO UN SIGNO DE SU PRESENCIA?

Todos los cristianos nos hemos hecho esta pregunta en algún momento de nuestra vida de Fe, espero con este nuevo artículo en TRAS CRISTO Y FRANCISCO DE ASÍS, al menos arrojar un poco de luz sobre la oscuridad, a mi humilde parecer tras algunos años de andadura cristiana y franciscana.

Voy a citar las palabras del Catecismo de la Iglesia católica al respecto de este tema, pues me parece muy importante que a todos nos quede claro la presencia real y verdadera de Cristo en la Eucaristía.

“Cristo Jesús que murió, resucitó, que está a la derecha de Dios e intercede por nosotros” (Rm 8,34), está presente de múltiples maneras en su Iglesia (cf LG 48): en su Palabra, en la oración de su Iglesia, “allí donde dos o tres estén reunidos en mi nombre” (Mt 18,20), en los pobres, los enfermos, los presos (Mt 25,31-46), en los sacramentos de los que él es autor, en el sacrificio de la misa y en la persona del ministro. Pero, “sobre todo, (está presente) bajo las especies eucarísticas” (SC 7).

El modo de presencia de Cristo bajo las especies eucarísticas es singular. Eleva la eucaristía por encima de todos los sacramentos y hace de ella como la perfección de la vida espiritual y el fin al que tienden todos los sacramentos. En el santísimo sacramento de la Eucaristía están contenidos verdadera, real y substancialmente” el Cuerpo y la Sangre junto con el alma y la divinidad de nuestro Señor Jesucristo, y, por consiguiente, Cristo entero. “Esta presencia se denomina `real’, no a título exclusivo, como si las otras presencias no fuesen `reales’, sino por excelencia, porque es substancial, y por ella Cristo, Dios y hombre, se hace totalmente presente” (MF 39). (Catecismo n. 1373 y 1374).

HOSTIA EN LA IGLESIA CATÓLICA

Los cristianos católicos creemos en la transubstanciación, que consiste en la conversión de la hostia en el cuerpo y la sangre de Cristo. Esto sucede en el momento de la consagración que es una de las partes de la misa. Acto seguido de la transubstanciación (tras rezar el Padrenuestro) pasamos a recibir a Cristo cuando comemos la hostia en la comunión, como parte del sacramento de la Eucaristía o Santa Misa.

A partir del momento de la transubstanciación, se conoce también a la hostia con el nombre de Sagrada Forma o Forma Consagrada. Los cristianos católicos creemos que Jesucristo se encuentra presente en las especies del pan y del vino. “Con el fin de desterrar de raíz la inválida noción de que, en la Eucaristía recibimos meramente el Cuerpo y la Sangre de Cristo y no a Cristo en su totalidad, el Concilio de Trento definió la Presencia Real como que se incluye en la Eucaristía el Cuerpo, Alma y Divinidad de Jesucristo.”

Las hostias que no son consumidas en la comunión suelen quedar reservadas en los sagrarios o tabernáculos de las iglesias, de forma que los cristianos católicos que creen en la presencia de Jesucristo, puedan ir a visitarle y a rezar ante Él.

cruz-reflejos-azules-1
Cuando se administra la comunión a un enfermo terminal se conoce al sacramento con el nombre de viático.Eso es lo que significa etimológicamente.

HOSTIA EN LA IGLESIA PROTESTANTE

Todo lo dicho anteriormente es aplicable al caso de la Iglesia Protestante, pues la mayor parte de ésta aún conserva el sacramento de la Eucaristía.

Sin embargo el protestantismo no acepta la presencia real de Jesús en la hostia, por lo que el pan en este caso es símbolo de Jesucristo y no Jesucristo mismo.

Por tanto que nos quede claro que los que nos llamamos cristianos, Cristo  está realmente presente en la sagrada forma, una vez que es consagrada en la misa  y por tanto es a Cristo a quien recibimos. Algunos  sacerdotes actuales a la luz de algunas corrientes teológicas, no creen en esta realidad y dicen que es un símbolo. Sin embargo si creen en otras cosas a “pies juntillas” quizás más fabulosas que creer en la “real presencia de Jesús en el Sagrario o en la Comunión”, pero esto es una opinión mía a título estrictamente personal.

Fuentes consultadas: Catecismo de la Iglesia Católica y otras fuentes rigurosas sobre el tema.

Fray Cristóbal Aguilar, o.f.m

Oración al Sagrado Corazón de Jesús para necesidades extremas

Oh Divino Jesús que dijiste “PEDID Y RECIBIRÉIS, BUSCAD Y ENCONTRAREIS, LLAMAD Y SE OS ABRIRÁ, PORQUE TODO EL QUE PIDE RECIBE Y EL QUE BUSCA ENCUENTRA Y A QUIEN LLAMA SE LE ABRE”. Mírame postrado a tus pies suplicándote me concedas una audiencia. Tus palabras me infunden confianza sobre todo ahora que necesito que me hagas un favor.

(Se ora en silencio pidiendo el favor)

A quién he de PEDIR, sino a TI cuyo corazón es un manantial inagotable de
todas las gracias y dones?

Dónde he de BUSCAR, sino en el tesoro de TU CORAZÓN que contiene todas las riquezas y clemencias de la Generosidad DIVINA?. A donde he de LLAMAR sino a la puerta de ese CORAZÓN SAGRADO a través del cual DIOS viene a nosotros y por medio del cual vamos a DIOS?

A Ti, acudimos, OH CORAZÓN DE JESÚS, porque en Ti encontramos consuelo cuando afligidos y perseguidos pedimos protección; cuando abrumados por el peso de nuestra cruz buscamos ayuda; cuando la angustia, la enfermedad, la pobreza o el fracaso nos impulsa a buscar una fuerza superior a las fuerza humanas.

Creo firmemente que puedes concederme la gracia que imploro porque Tú misericordia no tiene límites y confío en que TÚ CORAZÓN compasivo encontrará en mis miserias, en mis tribulaciones y en mis angustias un motivo más para oír mi petición.

Quiero que mi corazón este lleno de la confianza conque oró el centurión romano a favor de su criado, de la confianza con que oraron las hermanas de Lázaro, los leprosos, los ciegos, los paralíticos que se acercaban a Ti porque sabían que tus oídos y TU CORAZÓN estaban siempre abiertos para oír y remediar sus males.

Sin embargo, dejo en TUS MANOS mí petición sabiendo que TÚ vez las cosas mejor que yo, y si no me concedes esta gracia que te pido, si me darás otra que mucho necesita mi alma, y me concederás mirar las cosas, mi situación, mis problemas, mi vida entera, desde otro ángulo con más espíritu de Fe.

Cualquiera que sea tú decisión nunca dejaré de amarte, adorarte y servirte, Oh buen Jesús.

Acepta este acto mío de perfecta adoración y sumisión a lo que decreta TU CORAZÓN MISERICORDIOSO. Amén.

PADRE NUESTRO, AVE MARIA, GLORIA AL PADRE.

SAGRADÍSIMO CORAZÓN DE JESÚS EN VOS CONFÍO (3 veces)

Fray Cristóbal Aguilar, o.f.m.

Las doce promesas del Corazón de Jesús

La difusión de la devoción al Sagrado Corazón de Jesús se debe a santa Margarita de Alacoque a quien Jesús se le apareció con estas palabras: “Mira este corazón mío, que a pesar de consumirse en amor abrasador por los hombres, no recibe de los cristianos otra cosa que sacrilegio, desprecio, indiferencia e ingratitud, aún en el mismo sacramento de mi amor. Pero lo que traspasa mi Corazón más desgarradamente es que estos insultos los recibo de personas consagradas especialmente a mi servicio.”

Las condiciones para ganar esta gracia son tres:

1. Recibir la Sagrada Comunión durante nueve primeros viernes de mes de forma consecutiva y sin ninguna interrupción.

2. Tener la intención de honrar al Sagrado Corazón de Jesús y de alcanzar la perseverancia final.

3. Ofrecer cada Sagrada Comunión como un acto de expiación por las ofensas cometidas contra el Santísimo Sacramento.

corazon-jesus-en-movimientoEn mayo de 1673, el Corazón de Jesús le dio a Santa Margarita María para aquellas almas devotas a su Corazón las siguientes promesas:

* Les daré todas las gracias necesarias para su estado de vida.

* Les daré paz a sus familias.

* Las consolaré en todas sus penas.

* Seré su refugio durante la vida y sobre todo a la hora de la muerte.

* Derramaré abundantes bendiciones en todas sus empresas.

* Los pecadores encontrarán en mi Corazón un océano de misericordia.

* Las almas tibias se volverán fervorosas.

* Las almas fervorosas harán rápidos progresos en la perfección.

* Bendeciré las casas donde mi imagen sea expuesta y venerada.

* Otorgaré a aquellos que se ocupan de la salvación de las almas el don de mover los corazones más endurecidos.

* Grabaré para siempre en mi Corazón los nombres de aquellos que propaguen esta devoción.

* Yo te prometo, en la excesiva misericordia de mi Corazón, que su amor omnipotente concederá a todos aquellos que comulguen nueve Primeros Viernes de mes seguidos, la gracia de la penitencia final: No morirán en desgracia mía, ni sin recibir sus Sacramentos, y mi Corazón divino será su refugio en aquél último momento.

Así que ánimo alma fervorosa, que hasta aquí has llegado, Él es quien te ha llamado. Pon firme deseo de cumplirle ahora. Un abrazo en los Corazones de Jesús y María; practiquemos la devoción al Sagrado Corazón de Jesús y gozaremos de una gran paz interior.

Fray Cristóbal Aguilar, o.f.m.

La vocación religiosa

La vocación es un don de Dios y sólo a Él le corresponde hacer el llamado. Todos los que somos religiosos o consagrados, hemos vivido esta realidad. Yo actualmente como franciscano, he tenido esa experiencia, seguramente tú que lees este artículo, quizás la hayas tenido o estés a las puertas de tenerla. Dios se vale de muchos medios para llamar a sus elegidos. En las vocaciones ordinarias, las causas secundarias son las elegidas por Él para llamar: ambiente de cosas (campo, ciudad, situación económica, un amigo que te lleva a una vocacional o a un encuentro…); luego está el  ambiente familiar y cercano  (papás, hermanos, parientes, amigos, compañeros de escuela, de deportes, profesores, encuentros fortuitos, situaciones inesperadas, circunstancias ordinarias…); las dotes de la  persona candidata, inteligencia, voluntad.

Muchos creen que  como la vocación es un don de Dios, Él es el encargado de enviar las vocaciones, por lo que a nosotros nos toca solamente rezar para que “el obrero envíe operarios a su mies”. Hacer más, en la opinión de algunos, sería tanto como tentar a la Providencia. Según esto hay que  esperar a que las vocaciones toquen a las puertas de los conventos. Es cierto que Dios juega un papel crucial en la llamada, prácticamente es Él el que mueve los hilos, pero no olvidemos hermanos, que Dios nos ha dado un bien precioso “libre albedrio” y por tanto no “fuerza” a que sigamos determinados caminos, si nosotros no queremos. Lo mismo me sucedió a mí antes de ser franciscano.

Buscaba y precisamente no una determinada congregación, sino que al final acabé donde Él quiso ponerme. La llamada de Dios te descoloca, te cambia por completo, sus planes no son tus planes. Si te dejas llevar por Él, te aseguro que hará cosas maravillosas.

Y estando así las cosas muchas comunidades se han quedado esperando a que tocaran a la puerta esas vocaciones y ahora se han dado cuenta que se están quedando solas. Esto unido a que en la actualidad reina una egolatría absoluta, unida a que muchas congregaciones no están “actualizadas” por decirlo suavemente, a las realidades que llaman a sus puertas, y así el vino nuevo se ella en odres viejos y al final acaba perdiéndose. Suscitar las vocaciones no es ponerse en lugar de Dios para hacer nacer una vocación, ni tampoco es invadir la conciencia de la persona candidata, destruyendo su libertad como muchas veces pasa. Y luego está el querer moldear tanto a la persona de manera que sea una “copia” de un modelo pre- jurásico o de las vivencias de la persona que lo acompaña.  Suscitar una vocación es crear las condiciones adecuadas para que Dios llame, preparar las causas secundarias propicias para que llegue, para que se dé el llamado y por supuesto dejar “cierta libertad” al candidato para ver si realmente es su camino; tengamos en cuenta que es su vida.

Por lo tanto, junto con la oración conviene realizar una adecuada acción pastoral para suscitar las vocaciones, lo cual se inserta en el plan de Dios y bien podemos sintetizarlo como “pre-llamada”.

Esta “pre-llamada” puede darse de distintas maneras y corresponderá a la estrategia vocacional que cada Congregación. Hay que anotar que estas estrategias quedarán en la mente de las personas candidatas grabadas como acontecimientos singulares u ordinarios y que muchos de ellos quedarán almacenadas en la memoria, simplemente como anecdóticos, o incluso quedarán eliminadas totalmente en la mente o recuerdo de ellas. No debemos olvidar que estas acciones tienden a crear un ambiente propicio para el cultivo de la vocación, para crear sencillamente de un ambiente cristiano, núcleos de vida cristiana. Sin embargo, Dios también puede valerse de esas causas secundarias para suscitar una vocación, bien sea a través de la actividad en cuanto tal, bien sea a través del ejemplo de las personas, del ambiente creado, de algunas circunstancias.

Es verdad que cuando uno “cree encontrar el camino” da unos primeros pasos y luego la congregación religiosa o los acompañantes (ya sean de una índole u otra) tienen la misión de atisbar ese fuego interior que hay en el interior del candidato, y por ello son directamente responsables ante Dios del cuidado de esa vocación, de no “ahogar” o “apagar” lo que fluye en el interior de la persona, respetando los tiempos. No todos somos de la misma forma, ni respondemos de igual forma, esto es un error muy frecuente.

Para ello están los encuentros, los campamentos, múltiples formas de ir viendo el camino, que aunque es muy grato y feliz, viene cargado de cruces. Seguir a Cristo no es “precisamente un camino de rosas”, también abundan las espinas. Seguir a Cristo es llevar la cruz, y en algunos “lugares” que grandes cruces hay que llevar.

En la llamada vocacional hay que tener claro que Dios llama a quien quiere, incluso a pecadores empedernidos y que estén en pecado mortal.

Uno de los errores comunes es creer que todos los llamados son buenas personas o santos (que los hay y muchos), pero comúnmente es todo lo contrario, como decía Jesús: “No necesitan de médico los sanos, sino los enfermos”.

En esta etapa la persona  aún no es consciente de la llamada, pero comienza a percibir “algo nuevo”, “algo diferente”, “algo que le hace sentir distinta”, o percibir la vida, el mundo de una forma muy distinta a como la percibía antes.

Hoy en día las vocaciones son cada vez de edad más avanzada (de 29 a 40 años), aunque suele haber todavía de edades tempranas, pero estas escasean. Eso plantea un cambio de planteamiento, pues no se puede “orientar” lo mismo a una persona de 40 años o de 30, que a uno de 20. En ambos casos la llamada es la misma, pero suscitada a diferentes etapas de la vida, en una estará presente la viveza y energía, en la otra cierta madurez y bagaje de la vida.

El error está en “orientar” a una persona de 30 o 40 como si tuviera 20 o menos (y este caso se da bastante aún hoy en día, porque los que orientan tienen una mentalidad que era válida en su tiempo, pero no lo es para los que corren hoy), y así la vocación llamada sufre altibajos, desánimos y probablemente con el tiempo sea abandona. Dejar claro que en la llamada, la voz cantante primero es de Dios, luego del llamado y finalmente de la comunidad que lo acoge.

Por eso el llamado también tiene que ser receptivo, dejarse moldear (sea cual sea su edad, sobre todo si es mayor) de manera que vaya calando en él la vida nueva que quiere vivir (valga la redundancia), haciendo lo posible por evitar el conflicto y abandonándose por completo en Dios. En el  momento en que comienza propiamente el camino de discernimiento hay que pedirle al llamado una gran generosidad y paciencia.  Hay que infundirle ánimo para que comience con una disposición positiva a buscar el significado a lo que está experimentando.

No se puede hacer un camino de discernimiento, de clarificación, si previamente se ha dado por descontado la posible existencia de una vocación. Para ello, la vocación debe estar bien orientada desde el principio.

Aunque con el tiempo la vocación va creciendo y “transformándose”, esta principalmente nace de una inquietud y de un amor a Dios, por tanto todo lo que “sume” no “resta”, es decir si a una persona le gusta ciertas devociones, no hay porque quitárselas queriendo implantar otras semillas que no son las del Señor, sino más bien orientarlo para que vea que hay que seguir subiendo y “volar”, que no es solo eso, sino que hay mucho más y sobre todo respectar a la persona y sus tiempos; esto es muy fácil de decir y difícil de hacer.

Si has leído este artículo (al que seguirán en el futuro muchos otros), y tienes inquietudes o puedes tenerla, te dejo acá abajo unos enlaces donde puedes ver los distintos carismas que en forma de vida consagrada están dentro de la Iglesia (por supuesto como no puede ser de otra manera, primero los franciscanos) y que pueden darte una idea:

 Vocaciones Franciscanas OFM

Otras vocaciones

Fray Cristóbal Aguilar, o.f.m.

Ángeles ¿mito o realidad?

Los ángeles son espíritus “puros” creados por Dios para ejecutar sus “ordenes” y ayudar a mantener todo lo creado. En estos tiempos que corren parecen estar de moda, y he querido tributarles mi afecto con este y otros artículos que iré publicando en su momento. Como cristiano todos sabemos de la existencia de los ángeles. Yo personalmente creo en su existencia y más concretamente en la de mi Ángel de la Guarda o Ángel Protector, que como todo el mundo sabe nos es asignado en el momento de nacer.

La palabra “ángel” deriva directamente del término latino “angelus”. En griego significa “mensajero”; la teología entiende por ángeles a los seres personales de naturaleza invisible creados por Dios, inteligentes, que colaboran como mensajeros de la Providencia en la Historia de la Salvación.  Realizan funciones permanentes, y a veces desempeñan tareas específicas tal y como queda definido en la Biblia. Por ejemplo por nombrar alguno de ellos, la guía del pueblo hebreo en el éxodo de Egipto, o la de aniquilar el ejército enemigo de Israel.

La devoción de los ángeles es común en todos los tiempos cristianos, si bien ahora parece acrecentarse con la corriente NEW AGE, tan famosa ya por su término, pululando cantidad de temas, tratados, e incluso formas de contactar con ellos si se desea. No es el caso de este artículo. Únicamente quiero esclarecer algunas ideas que sobre ellos se tienen y además dar a conocer a las nuevas generaciones de cristianos la devoción a los mismos, como compañeros nuestros en esta vida que nos ha tocado vivir.

En la liturgia Alejandrina (también llamada de San Marcos), es común  las oraciones a los ángeles. La liturgia cristiana los contempla en el cielo, en el espacio infinito del cosmos, aparte que la sacralidad le da un toque de cosmogonía ancestral.

jufuolTodavía el libro apócrifo de Henoch, agrega los nombres de Raguel, Zutel, Rufale, y Fanuel a estos, el apocalipsis de Esdrás, los de Gabulethon, Aker, y Zebuleón. Después se añadierón los de Surjan, Urjan, Uriel y algunos otros, aunque los libros canónicos no los reconocen como tales. La existencía, origen y naturaleza de los ángeles fue definido dogma de Fe en el Concilio de Letrán.

Como es sabido tienen diferentes facetas, es decir cada uno de ellos tiene una misión concreta, asi por ejemplo tenemos los ángeles de la guarda y los ángeles custodios. Son los más mencionados por los diferentes místicos a lo largo de la historia cristiana. Normalmente se presiente su presencia, se le reza y según algunos estudiosos de lo “paranormal” cuando se hacen presentes la temperatura del lugar baja unas décimas de grado, tal y como suele pasar el las apariciones de la Virgen. San Juan de Cruz, el gran místico español, los llama, “el soplo Divino de Dios”, y Santa Teresa de Jesús, “el ángel Doméstico”.

¿QUE SON LAS JERARQUÍAS ANGÉLICAS?

Bueno en principio la palabra “jerarquía” equivale a lo dicho por Dionisio (un autor misterioso del siglo VI) y ha gozado una autoridad muy fuerte, se le consideraba el Dionisis-Areopagita, un convertido de San Pablo, pero él es quien hace un admirable clasificación de los ángeles.

JERARQUÍAS ANGÉLICAS

El autor antes mencionado (Dionisio) decidió que los nueve nombres de ángeles que sen encuentran en la Biblia, sin relación entre ellos, designan tres jerarquías de tres órdenes cada una:

– Jerarquía Primera: Serafines, Querubines y Tronos.

– Segunda: Dominaciones, Virtudes y Potestades.

– Tercera: Principados, Arcángeles y Ángeles.

PRIMERA JERARQUÍA

Los Serafines se dicen que están en relación más inmediata que los demás espíritus con el Gran Espíritu del Amor, son la imagen de la bondad y del bien. Los Querubines son la cúspide de la ciencia y se distinguen por una eminente plenitud en la ciencia. Los Tronos tienen un papel destacado, son portadores de la esencia del Dios Vivo, reciben teológicamente el nombre de “portadores de la justicia divina”. Se les supone de una gran belleza y siempre están ante la presencia divina.

SEGUNDA JERARQUÍA

Las Dominaciones son solemnes ángeles revestido de autoridad, cuya finalidad no es otra que hacer cumplir los mandamientos del Altísimo y se les considera los llamados ángeles cósmicos. Bajo su mandato están las Virtudes, que distribuyen las órdenes recibidas y les dan la fuerza necesaria para su cumplimiento. Las Potestades, son espíritus bienaventurados, y cuyo cometido es el de preservar la armonía construida por Dominaciones y Virtudes. Se dice que mantienen la concordancia de las leyes del universo, soles, estrellas, lunas y planetas. Se dice normalmente que mirar al cielo en una noche despejada es ver precisamente a estos “seres angélicos”.

TERCERA JERARQUÍA

En ella nos encontramos con los Principados, que realizan una acción de protección de naciones, ciudades continentes, reyes, Jefes de Estado, etc…. Cada nación tiene su Principado protector y bajo estos están los Arcángeles, los auténticos mensajeros, que en nombre de la Divinidad, anuncian acontecimientos importantes. Por ejemplo, la tan conocida anunciación del Ángel Gabriel del Nacimiento de Nuestro Señor Jesucristo a la Virgen María; con aquellas tiernas palabras “Angelus Domini, nuntiavit Mariae…”

imagen-animada-angel-146El color blanco es el color que se les atribuye en los evangelios. Dionisio los ve como radiantes y vestidos de color fuego.

Especial cariño tiene el autor de este artículo por uno de los ángeles menores en cuanto a la jerarquía angelical se refiere. Es el caso del Ángel de la Guarda o Custodio. Mucha gente, incluso cristianos no creen en la existencia de este u otros ángeles, a tales les diré, que como en el caso de la ciencia, un electrón no lo vemos, tampoco vemos un protón y sin embargo existen. Quiero decir con esto que, porque no se pueda probar de momento su existencia o por que no podamos verlos, no significa que no existan.

Es por tanto una creencia generalizada que Dios ha sido especialmente cariñoso al asignarnos uno para cada uno de nosotros. La ayuda de este ángel es constante y la podemos ver en el día a día. A quien no le ha sucedido que se ha salvado “milagrosamente” de ser atropellado porque en un último instante hemos dado un salto, o hemos presentido algo y no hemos ido en un determinado coche, avión, etc… Si les pedimos servicios, tales como despertarnos más pronto que de costumbre, o encontrar algo que se nos perdió, etc.. Normalmente se nos concede, particularmente lo de avisar para levantarnos a una hora determinada lo ha probado con auténtica eficacia el autor de este artículo.

Bueno como introducción a esta nueva sección del sitio TRAS CRISTO Y FCO DE ASÍS, comentarte que si te gusta el mundo de los ángeles, en sucesivas entregas del mismo, iremos añadiendo a los ángeles u arcángeles más destacados con incluso la iconografía con los que se les conoce, y además añadiremos los llamados “sellos” que según las clavículas de Salomón, tiene cada uno de ellos que nos permite invocarlos y darnos su protección.

Iremos ampliando, poco a poco.

Fray Cristóbal Aguilar, o.f.m.

La coronilla de la Misericordia del Dios del Amor

Esta devoción tan querida por Nuestro Señor Jesucristo, es sin embargo una de las más desconocidas en el mundo cristiano (no en los ámbitos religiosos en donde ha proliferado en los últimos años) o más bien para los cristianos de a “pie”.

Todo comienza con las “apariciones” de Nuestro Señor a una joven monja polaca en 1930. Y nos viene a traer un mensaje que aunque no es nada nuevo sí que es importante pues resalta una faceta de Nuestro Señor a veces un poco olvidada, la misericordia. El mensaje y la devoción a la Divina Misericordia está basada en los escritos de la Santa María Faustina Kowalska, monja polaca sin educación básica que, escribió un diario de alrededor de 600 páginas que relatan las revelaciones que ella recibió sobre la Misericordia de Dios. Aún antes de su muerte en 1938 se comenzó a esparcir la devoción a la Divina Misericordia.

El mensaje se puede resumir de la siguiente manera: Dios es misericordia, quiere que le amemos observando en Él esa faceta, y además quiere que nos abandonemos por completo y que confiemos completamente en Él. Leyendo dos versos de las Escrituras, podemos ver a qué nivel debemos confiar:

1. “Ese pueblo se me ha llegado con su boca, y me han honrado con sus labios mientras que si corazón está lejos de mí.” (Is 29:13).
2. Bienaventurados los misericordiosos porque ellos alcanzarán misericordia. Es irónico y hasta espantoso el hecho de que la mayoría de las personas religiosas de los tiempos de Cristo (personas que eran practicantes de su religión y que ansiosamente esperaban la venida del Mesías) no fueron capaces de reconocerlo cuando Él vino.

Los fariseos, a los que Cristo les hablaba en la primera cita del evangelio mencionada anteriormente, eran muy devotos a las oraciones, reglas y rituales de su religión, pero al pasar de los años, estas prácticas externas eran tan importantes por ellas mismas que su verdadero significado se había perdido. Los fariseos efectuaban todos los sacrificios requeridos, decían las oraciones correctas, ayunaban con frecuencia y hablaban constantemente sobre Dios, pero nada de esto había tocado sus corazones. Como resultado no tenían ninguna relación con Dios, ellos no estaban viviendo de la forma que Él quería y no estaban preparados para la venida de Cristo.

Nuestro Señor le habla estrictamente de esto a Santa Faustina:

Exijo de ti obras de Misericordia que deben surgir del amor hacia Mí. Debes mostrar misericordia al prójimo siempre y en todas partes. No puedes dejar de hacerlo ni excusarte ni justificarte.

misericordia2-trascristoyfco-site

(Diario 742)

Así como lo mandan los evangelios “Sean Misericordiosos así como su Padre en el Cielo es Misericordioso, ” piden que seamos misericordiosos con nuestro prójimo “siempre y en todo lugar” parece imposible de cumplir pero el Señor asegura que es posible. ” Cuando un alma se acerca a Mí con confianza, la colmo con tal abundancia de gracias que ella no puede contenerlas en sí misma, sino que las irradia sobre otras almas. ” (Diario 1074)

Nuestro Señor le habla estrictamente de esto a Santa Faustina:

(Diario 742)

Exijo de ti obras de Misericordia que deben surgir del amor hacia Mí. Debes mostrar misericordia al prójimo siempre y en todas partes. No puedes dejar de hacerlo ni excusarte ni justificarte.

¿QUIEN ERA SANTA MARÍA FAUSTINA KOWALSKA

Elena Kowalska, nació en Glogowiec en 1905, cerca de Cracovia, en Polonia. Entró en la Congregación de las Hermanas de Nuestra Señora  de Misericordia, adoptando el nombre María Faustina. En 1928 tomó los votos definitivos como monja. El 22 de Febrero de 1931, tuvo una visión de Jesús en el pueblo de Plock, Polonia, según la cual Sor Faustina relata que el Señor le pedía la realización de una imagen  con las palabras “Jesús en Vos confío”, y que deseaba que fuese venerada en todo el mundo. Además Ntro. Señor realizo una serie de promesas a los que la venerasen. Transcribiendo las palabras del diario de Sor Faustina:

“Yo prometo que, el alma que venere esta imagen, no perecerá. También prometo victoria sobre sus enemigos aquí en la tierra, especialmente a la hora de la muerte. Yo mismo la defenderé con mi propia Gloria.”

La imagen muestra a Nuestro Señor Jesucristo con dos rayos saliendo de su corazón (la imagen está expuesta en este artículo) y vienen a significar lo siguiente, según las propias palabras de Nuestro Señor:

“Los dos rayos indican Agua y Sangre. El rayo pálido significa el Agua que hace las  almas justas. El rayo rojo significa la Sangre que es la vida de las almas”.

“Estos dos rayos salieron de las profundidades de Mi tierna Misericordia, cuando Mi corazón agonizado fue abierto por la lanza en la Cruz.”

Sor Faustina tuvo una serie de revelaciones de Jesús que fue anotando en su diario, por casi 20 años estuvo prohibida la devoción a la Divina Misericordia. Desde el 15 de abril de 1978, la Santa Sede permitió la práctica de esta devoción.

Sor Faustina murió de tuberculosis, el 5 de octubre de 1938, en Cracovia. Sus restos mortales yacen en la capilla del convento bajo la milagrosa imagen de la Divina Misericordia, fue beatificada el 18 de abril de 1993 y canonizada el 30 de abril del 2000 por S. S. Juan Pablo II.

LA IMAGEN DE LA MISERICORDIA

Según Sor Faustina el Señor le revelo: “A través de esta imagen concederé muchas gracias a las almas, ella ha de recordar a los hombre las exigencias de Mi misericordia, porque la fe sin obras, por fuerte que sea, es inútil”. Diario (742).

Es por tanto el recipiente, no la fuente, un recordatorio, no la realidad. Esta realidad es la fuente misericordiosa de gracias que mana del Corazón traspasado de Cristo en la Cruz, y que mana visiblemente para representar lo visible, es decir lo sacramental, los signos de gracia, el Bautismo y la Eucaristía, representando todos los sacramentos de la Iglesia. Por ende, San Juan en su primera epístola insiste en la presencia de lo invisible con lo visible, el Espíritu con el Agua y la Sangre.

La imagen también nos recuerda que la salvación no es sólo por la fe, pero por obras y caridad también. Hay que tener fe para ver y creer en lo que significa la Imagen, la Divina Misericordia derramándose de Cristo en la Cruz, pero hay que ser misericordioso, el amor que va más allá los estrictos requisitos de la justicia, para atraer la Misericordia hacia sí mismo.

Durante el transcurso de las revelaciones de Jesús a la hermana Faustina sobre la Divina Misericordia Él le pidió en diversas ocasiones que se dedicara una fiesta a la Divina Misericordia y que esta fiesta fuera celebrada el domingo después de la Pascua. Los textos litúrgicos de ese día, el segundo domingo de Pascua, son concernientes a la institución del Sacramento de Penitencia, el Tribunal de la Divina Misericordia, de manera que van perfectamente con las peticiones de nuestro Señor. Esta fiesta ya ha sido otorgada a la nación de Polonia, al igual que es celebrada en la Ciudad del Vaticano. La canonización de la hermana Faustina el 30 de abril 2000 representa el respaldo más grande que la Iglesia le puede dar a una revelación privada, un acto de infalibilidad Papal proclamando la segura santidad de la mística.

De hecho el día de la canonización de Sor Faustina esta fiesta se extendió a lo largo de la Iglesia universal. Sobre esta fiesta dijo Jesús:

“Quien se acerque ese día a la Fuente de Vida, recibirá el perdón total de las culpas y de las penas.” (Diario 300).

“Quiero que la imagen sea bendecida solemnemente el primer domingo después de Pascua y que se le venere públicamente para que cada alma pueda saber de ella. ” (Diario 341)

“Esta fiesta ha salido de las entrañas de Mi misericordia y está confirmada en el abismo de Mis gracias.” (Diario 420)

“Sí, el primer domingo después de la Pascua es la Fiesta de la Misericordia, pero también debe estar presente la acción y pido se rinda culto a Mi Misericordia con la solemne celebración de esta Fiesta y con el culto a la imagen que ha sido pintada.” (Diario 742)

“Deseo conceder el perdón total a las almas que se acerquen a la confesión y reciban la Santa Comunión el día de la Fiesta de Mi Misericordia.” (Diario 1109)

Podemos apreciar de estos extractos que Nuestro Señor desea que durante la celebración de esta fiesta se incluye la veneración solemne y pública de la imagen de la Divina Misericordia por parte de la Iglesia, como así desea además la veneración individual de cada uno de nosotros.

¿COMO DEBE REZARSE ESTA DEVOCIÓN?

Según el diario de Sor Faustina, ha de rezarse a las 3 de la tarde (puede ser cualquier día) y se utiliza para ello un rosario común, es decir un rosario normal.
coronilla-misericordia-trascristoyfcosite

1) Se reza un Padrenuestro, Avemaría y el Credo.

2) Al comenzar cada decena del rosario (cuenta grande donde se reza comúnmente el padrenuestro) se dice: “Padre Eterno, te ofrezco el cuerpo, la sangre, el alma y la divinidad de tu amadísimo Hijo Jesucristo, para el perdón de nuestros pecados y los del mundo entero”.

3) En las cuentas pequeñas del Avemaría se dice lo siguiente: “Por su dolorosa Pasión, ten misericordia de nosotros y del mundo entero”.

4) Al finalizar las cinco decenas de la coronilla de dice: Santo Dios, Santo Fuerte, Santo Inmortal, ten misericordia de nosotros y del mundo entero”.

Es una devoción muy fácil y rápida de rezar, no hay excusa para no hacerlo pues en pocos minutos se ha hecho y son grandes los beneficios que se obtienen de ella, beneficios que el propio autor de este artículo os pueden asegurar, y si eres creyente se consiguen grandes gracias de nuestro Señor, tal como le prometió a Sor Faustina. Ojala te sirva a ti también caro lector, pues este es mi deseo, propagar la devoción de la Divina Misericordia.

Espero querido hermano que lees este articulo del Site, que te aficiones al rezo de esta coronilla que tanto bien hace a las almas.

Un Abrazo en los corazones de Jesús y María junto con la bendición de nuestro padre San Francisco.

Fr. Cristóbal Aguilar, o.f.m.

Este sitio emplea cookies propios y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación. Se recibe información sobre tu uso de este sitio web. Si utilizas (navegando o desplazándote por las páginas) este sitio web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. más información. Política cookies.

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar