Author Archive AGUILAR PEDRERA CRISTOBAL

El misterio del Cristo Eucarístico

CONTEMPLAR Y VIVIR CON FRANCISCO Y CLARA DE ASÍS EL MISTERIO DE CRISTO EUCARÍSTICO
por Michel Hubaut, franciscano

Cuando Dios inventa un nuevo signo de presencia

¿Cómo no traicionar lo que Dios inventa para hacernos una señal: la Eucaristía? Cada época, con su sensibilidad propia, ha tratado de acoger y de vivir este sacramento de la nueva presencia de Cristo. A despecho de algunas derivas pasajeras, la Iglesia ha mantenido siempre, en el transcurso de los siglos, el difícil equilibrio de su fe entre dos tendencias extremas y opuestas: el simbolismo y el realismo.

Para los simbolistas, la eucaristía no es más que una figura, un símbolo que nos recuerda los gestos de Jesús: el pan repartido no es el signo de su cuerpo real, de su persona viviente y glorificada. Los realistas, a su vez, tienden casi a identificar la nueva presencia de Cristo con su cuerpo histórico, carnal. ¿No se ha llegado incluso a recomendar deglutir, tragar sin masticar «la hostia» para no lesionar al Señor? Esta tendencia cosifica al extremo una realidad espiritual. (Recordemos, de paso, que «espiritual» no quiere decir «irreal». Y lo real es más que lo sensible). Esta tendencia olvida sobre todo que entre Jesús de Nazaret y el Cristo resucitado hay identidad de persona, pero no de estado.

El Cristo de Pascua no es un cuerpo simplemente vuelto a la vida, a la manera de Lázaro, sino un cuerpo nuevo, transfigurado por el Espíritu. Jesús resucitado inaugura una nueva manera de ser hombre-vivo-en-relación-con-Dios-y sus hermanos. Este misterio lo sugieren bien, en los relatos de apariciones, nuestros evangelistas que insisten unas veces sobre la identidad, otras sobre la novedad. (Lucas 24,36-43, que se dirige a los griegos, que ya creen en la inmortalidad del alma, insiste en el realismo de la presencia de Cristo resucitado, que es distinto de un puro espíritu. Véase también Jn 20,27. En cuanto a Mateo 28,17, que se dirige a los semitas, insiste en la novedad de la condición del Señor). Por eso, cuando hablamos del «cuerpo» de Cristo eucarístico, no lo reducimos a nuestra condición carnal actual. Se trata de su «cuerpo glorificado», de su persona hoy viva en el reino del Padre: «subió al cielo, y está sentado a la derecha del Padre». El cristiano nada tiene de antropófago y Cristo no es «el divino prisionero del tabernáculo». Nosotros comulgamos con su nueva presencia, real, con su carne vivificada por el Espíritu. Es como decir que esta nueva condición de Cristo vivo escapa completamente a toda representación humana. Estamos limitados por las categorías del espacio y del tiempo.

No se podría, pues, reprender al hombre por su tendencia a reducir este misterio de la fe a esquemas de pensamiento que le son familiares. Así, después del siglo XIX, asaz inclinado a un exceso de realismo, nuestra época se verá, a su vez, más tentada por el simbolismo. La vigilancia de la fe se impone siempre para conservar en toda su pureza esta última revelación de Dios.

Francisco, como cada uno de nosotros, es tributario de una época que posee sus riquezas y sus derivas latentes. El siglo XIII reaccionó contra una ola de herejía simbolista. Tuvo, pues, la tendencia a insistir en el realismo de este sacramento. El vocabulario de Clara lleva su marchamo.

Pero veremos cómo el impulso de su amor, purificado y esclarecido por el Espíritu del Señor, le dio una inteligencia espiritual bastante fina para rectificar las inepcias inevitables del lenguaje humano. Se salta la trampa de palabras siempre inadecuadas para expresar cabalmente la novedad de Cristo eucarístico. Alcanza de golpe el corazón de este «misterio de la fe» que sobrepasará siempre nuestros pobres abordajes, aun teológicos. Francisco, con humildad y admiración, acoge este sacramento de Dios como un don incomparable que la Iglesia recibe, contempla y ahonda sin cesar.

[Cf. el texto completo en http://www.franciscanos.org/sanfraneucaristia/hubaut.htm]

Transcrito: Fray Cristóbal Aguilar, o.f.m.

 

 

Oración contra todo tipo de miedos y fobias

Espíritu Santo, Señor y dador de vida, tu que eres el iluminador, da luz a mi entendimiento y a mi alma, dame autoridad sobre mi miedo, rechazo y miedo al fracaso. Reniego de estos sentimientos y así elimino en tu nombre los miedos al agua, a los hombres, a las alturas, a los éxitos o a los fracasos, al gentío, a las mujeres, a Dios, a la muerte, a salir del hogar, a lugares cerrados, a espacios abiertos, a hablar públicamente, a viajar en avión y al dolor. Espíritu Santo, deja que mi familia en todas las generaciones, sepa que no hay temor en el amor.

Lo que pedimos por intercesión de María Santísima y su esposo San José, que contigo y las otras dos personas de la Santísima Trinidad, viven y se regocijan del verdadero Amor. Amén.

Fray  Cristóbal Aguilar, o.f.m

Oración contra las tentaciones sexuales y vínculos

Señor Mío Jesucristo, me pongo ante tu presencia y quiero poner fin a mis pecados sexuales, tanto de pensamiento como de obra, por tanto reniego de todas las tendencias de exhibición indecente, violación, fornicación, masturbación, acoso sexual, incesto y perversión.

Renuncio a toda bestialidad, masoquismo, sadismo, ninfomanía, lujuria y prostitución en mi familia. Pongo fin a toda agresión sexual, desórdenes de mi personalidad, traumas sexuales y desviación en el comportamiento.

Ordeno a cada demonio que esté enganchado en estos esquemas que se marche ahora, en nombre de Jesús. Pido que sean rotos estos vínculos por tu preciosa sangre derramada en el Gólgota, la misma que se ofrece en todos los altares del mundo, por los dolores de tu madre María Santísima, en su Nombre y en el de San Miguel Arcángel yo ordeno que sean desatados y rotos todos los vínculos malignos de tipo sexual que haya en mí.. Dios Padre Eterno, perdona y trae salud sexual e integridad donde había enfermedad. Que todo sea salud y rectitud, y que sepa tener una sexualidad sana. Amén.

Fray  Cristóbal Aguilar, o.f.m

Oración protectora para empezar el día

Invoco a San Miguel Arcángel en el nombre de Dios Todopoderoso, y a mi ángel de la guarda para que me protejan de todos mal, durante el comienzo y transcurso del día, lo que pedimos por la santa cruz de nuestro Señor Jesucristo y sus dolores. Amén.

Fray  Cristóbal Aguilar, o.f.m

Oración al ángel de la Guarda contra ataques demoníacos

Santo ángel de mi guarda, mi guía celestial, a ti acudo en este momento para que en el día de hoy y especialmente por la noche; en el descanso nocturno me protejas de los ataques del demonio tanto de mente como de cuerpo, lo que te pedimos en nombre de nuestro Señor Jesucristo. Amén.

Fray  Cristóbal Aguilar, o.f.m

¡Hola mundo!

Bienvenido a WordPress. Esta es tu primera entrada. Edítala o bórrala, ¡y comienza a publicar!.

Este sitio emplea cookies propios y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación. Se recibe información sobre tu uso de este sitio web. Si utilizas (navegando o desplazándote por las páginas) este sitio web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. más información. Política cookies.

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar