Daily Archive 19 diciembre, 2016

El Ángel de la Navidad viene a tu encuentro…

Pronto llega el día en que se festeja el acontecimiento más divino que ha presenciado la humanidad, el milagro más grande de la Creación: el nacimiento de Jesús… del divino y sublime Jesús… que tomó cuerpo humano para participar con la humanidad y traer  mensajes de paz, amor, bienestar, perdón, esperanza y felicidad. Desciendo con mi esplendor  para cubrir el planeta. Los ángeles, en este día, nos regocijamos. Hay fiestas, celebraciones, sana algarabía en el cielo… no hay palabras para describir la alegría celestial. Porque en el día de hoy Cristo baña con su resplandor a la humanidad con una luz tan bella que no hay humano que pueda contemplar la maravilla de las bendiciones que a través de destellos descienden sobre la Tierra y sobre cada ser humano. Es un día espectacular… ojala comprendierais la importancia de este día. Ojala pudierais participar del amor de Dios en la forma que lo envía, en la forma en aquello derrama en este día. Llego con una enorme corte celestial con himnos de amor, cánticos divinos y villancicos celestiales… para que despertéis a Cristo que vive en vuestro corazón. Para que os acerquéis al altar de vuestra alma y depositéis allí, en el pesebre, todo vuestro amor. Para que lo irradiéis hacia toda la Creación. Este es día de amar, de perdonar, de limpiar el alma, de purificar el corazón… y de abrirse a los regalos de Dios. Ahora, con reverente actitud, con amor y fervor, arrodíllate y bendice al Niño que ha nacido hoy..…….

Cuanto más te acercas a mí, más fuerte es el escudo de mi luz. Cuando te acuerdas de enviarme una oración, un saludo o una simple sonrisa, puedo desplegar mis alas y cobijarte donde estés… y producir hasta milagros cuando lo requiere la ocasión, para mantener la armonía, la paz y el amor. Sólo necesito que me des un poco de luz para poder actuar. Mi función es llegar a los corazones de los padres para que el ambiente familiar preludie la llegada de hijos con un alto desarrollo espiritual y elaborar las situaciones para que se adapten entre sí y se mantengan unidos, apoyados en el principio del amor. Despertar la piedad filial, el amor fraternal y mantener el respeto y la responsabilidad paternal. A diario derramo bendiciones de Dios para que tengáis medios de subsistir… para que cumpláis los designios divinos y difundáis el dulce amor celestial. Yo Soy el Ángel Unificador de tu familia… Llámame… búscame… intégrame a tu vida… Ponte en mis manos y permite que te presente a los ángeles de tu hogar, que hace mucho están junto a ti esperando… aguardando el momento de que les prestes atención.

Transcripción: Fray Cristóbal Aguilar, o.f.m.

Oración para tener tranquilidad y paz interior

Oh Señor mi dulce amigo
cuatro cosas hoy te pido
con mucha necesidad.

Paciencia para sufrir
Fuerza para trabajar
Valor para resistir
las penas que han de venir
y me han de mortificar.

Temperamento sereno
para poder resolver
las cosas con santa calma.

Y así tener en el alma
perfecta tranquilidad.

Esto tengo que pedirte
oh mi Jesús adorado
en este día consagrado
para adorarte y servirte
por siempre.

Amén.

Fray Cristóbal Aguilar, o.f.m

Oración a la Santísima Trinidad para pedir bienes temporales

Santísima Trinidad, oh Divina Providencia,
concédeme tu clemencia por tu infinita bondad.

Arrodillado a tus plantas, a Ti de toda caridad portento, te pido para los míos, casa, vestido y sustento.

Concédeles la salud, llévalos por buen camino, que sea siempre la virtud la que guíe su destino, tú eres toda mi esperanza, Tú eres el consuelo mío, en Ti espero, en Ti espero, y en Ti confío.

Tu Divina Providencia nos asista en cada momento, para que nunca nos falte casa vestido y sustento, ni los Santos Sacramentos en el último momento.

Amén.

Fray Cristóbal Aguilar, o.f.m

Oración de un consagrado para alejar almas del infierno

Oh, Jesús, Redentor del hombre!, que tanto sufriste por el amor y la salvación de los pecadores, sabiendo que no todos iban a aceptar tu Sacrificio…

Yo quiero unirme a esos Tus sentimientos de Amor, de Perdón y Misericordia, y pedirte en este día la salvación de mil pecadores por cada latido de mi pobre corazón, unidos a los latidos del vuestro y a los del Corazón Inmaculado de María, vuestra Santísima Madre y nuestra, que nos disteis al pie de la Cruz.

Os lo suplico, por vuestra Preciosa Sangre y vuestra Divina Misericordia. Amén.

Fray Cristóbal Aguilar, o.f.m

Oración para pedir fortaleza tras la Santa Misa

Creo Señor, fortalece mi fe;
espero, Señor, asegura mi esperanza;
amo, Señor, inflama mi amor,
me pesa; Señor, aumenta mi arrepentimiento.

Te adoro como a primer principio, te deseo como a último fin, te alabo como a bienhechor perpetuo, te invoco como a defensor propicio.

Dirígeme con tu sabiduría, contenme con tu justicia, consuélame con tu clemencia, protégeme con tu poder.

Te ofrezco, Señor mis pensamientos para pensar en ti, mis palabras para hablar de ti, mis obras para obrar conforme a ti, mis sufrimientos para padecerlos por ti.

Quiero lo que Tú quieres, lo quiero porque lo quieres, lo quiero como lo quieres, lo quiero en cuanto lo quieres.

Te ruego, Señor, que alumbres mi entendimiento, abrases mi voluntad, purifiques mi corazón, santifiques mi alma.

No me inficione la soberbia, no me altere la adulación, no me engañe el mundo, no me prenda en sus redes el demonio.

Concédeme, Dios bueno, amor a ti, olvido de mí, celo del prójimo, desprecio del mundo.

Procure obedecer a los superiores, atender a los inferiores, favorecer a los amigos, perdonar a los enemigos.

Venza el deleite con la mortificación, la avaricia con la largueza, la ira con la mansedumbre, la tibieza con el fervor.

Hazme prudente en los consejos, constante en los peligros, paciente en las adversidades, humilde en las prosperidades.

Que procure tener inocencia interior, modestia exterior, conversación edificante, vida recta.

Que me aplique con diligencia a domar la naturaleza, a corresponder a la gracia, a guardar tu ley, merecer la salvación.

Que consiga la santidad con la confesión sincera de mis pecados, con la participación devota del cuerpo de Cristo, con el continuo recogimiento del espíritu, con la pura intención del corazón.

Aprenda de ti que frágil es lo terreno, que agradable lo divino, qué breve lo temporal, que duradero lo eterno.

Concédeme que me prepare a la muerte, que tema el juicio, que evite el infierno, que obtenga el paraíso.

Por Cristo Nuestro Señor.

Amén.

Fray Cristóbal Aguilar, o.f.m

Este sitio emplea cookies propios y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación. Se recibe información sobre tu uso de este sitio web. Si utilizas (navegando o desplazándote por las páginas) este sitio web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. más información. Política cookies.

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar