Daily Archive 8 octubre, 2016

Diácono transitorio y permanente

Un diácono (del griego διακονος, diakonos, «servidor» vía latín diaconus) es un hombre que ha recibido el primer grado del sacramento del Orden Sacerdotal por la imposición de las manos del obispo. Propiamente, según el Catecismo de la Iglesia Católica, los diáconos no son sacerdotes, a pesar de pertenecer al orden sagrado. Dentro de la Iglesia Católica existen dos tipos de diáconos:

Diácono transitorio
Diácono permanente

DIÁCONO TRANSITORIO

Los diáconos transitorios no son sacerdotes hasta culminar sus estudios y ser entonces ordenados por el Obispo. Por tanto, por un tiempo, todos los sacerdotes son primero ordenados diáconos transitorios (en tránsito hacia el sacerdocio).

DIÁCONO PERMANENTE

Este tipo de diaconado puede ser conferido a hombres casados pero especialmente comprometidos con su comunidad y la iglesia. El diácono permanente debe ser considerado hombre “probo” por la comunidad, caritativo, respetuoso, misericordioso y servicial. Es determinación del obispo exigir que sea casado, y en este caso, la esposa deberá autorizar por medio escrito al obispo la aceptación para la ordenación del esposo (requisito indispensable). Un diácono casado que ha perdido a su esposa no puede volver a contraer matrimonio, pero si puede optar a ser presbítero. Quien es ordenado diácono siendo soltero se compromete al celibato permanente.

priest_easter_procession_hg_clrEn el Concilio Vaticano II, se restauró nuevamente el diaconado permanente Los primeros diáconos fueron ordenados por los Apóstoles: Hechos 6, 1-6. Y fueron 7, el más destacado de ellos fue el protomártir San Esteban.

Solo el varón (“vir”) bautizado recibe válidamente esta sagrada ordenación. El sacramento del Orden confiere un carácter espiritual indeleble y no puede ser reiterado ni ser conferido para un tiempo determinado. Se le puede liberar de obligaciones y de las funciones vinculadas a la ordenación y hasta se le puede impedir ejercerlas, pero no vuelve a ser laico nuevamente, puesto que desde la ordenación queda marcado permanentemente.

FUNCIONES DEL DIÁCONO

Proclama el Evangelio y asiste en el Altar, administra los sacramentos del bautismo, del matrimonio y bendice, lleva el Viático a los enfermos (no pueden administrar la Unción de los Enfermos, antes, llamada Extremaunción) además, pueden dirigir la administración de alguna parroquia, se le puede designar una Diaconía y otros servicios según la necesidad de la Diócesis. En fin, todo lo relacionado con la misericordia y caridad además de animar a las comunidades que se le responsabilicen.

VESTIDURAS

Las vestiduras propias del diácono son la estola puesta al modo diaconal, es decir, cruzada en el cuerpo desde el hombro izquierdo y anudado por sus extremos en el lado derecho, a la altura de la cintura y sobre esta la dalmática, vestidura utilizada sobre todo en las grandes celebraciones y solemnidades.

 

Fray Cristóbal Aguilar, o.f.m.

Oración liberatoria de los Sagrados Corazones

En el nombre de Jesucristo, nuestro Salvador, en el nombre de mi Ángel Protector y de Dios mi Salvador: Yo invoco a San Miguel Arcángel, para que me proteja a mí y a mi familia, por los Sagrados Corazones de Jesús y María, yo soy liberado de todos los males, tanto en hechizos, ataduras, etc…, por la sangre del salvador derramada en el Gólgota. Por su amor y el de su divina madre. Amén.

Fray Cristóbal Aguilar, o.f.m.

Oraciones de bendición

“Bendigo al Señor en todo momento, su alabanza está siempre en mi boca. Mi alma se glorifica en el Señor, que los humildes lo escuchen y se alegren, Amén”.

“Bendice, alma mía, al Señor, y todo mi ser a Su santo nombre. Bendice, alma mía, al Señor, y no olvides Sus beneficios. Amén”.

“Bendito eres, Señor, que has modelado al hombre con tu sabiduría. Bendito eres Señor, que curas toda carne y que haces maravillas. Bendito eres, Señor. Amén”

“Bendito eres Señor, que nos has santificado con Tus mandamientos. Amén”.

Fray Cristóbal Aguilar, o.f.m.

Oraciones al Santo Ángel de la Guarda

ORACIÓN PARA PEDIR PROTECCIÓN AL ÁNGEL DE LA GUARDA

Ángel santo, que velas por mi alma, y por mi vida, no me dejes ni me desampares a causa de mis errores. No permitas que me cerque el mal. Llévame hacia el bien y sálvame. Amén

ORACIÓN PARA ILUMINACIÓN AL ÁNGEL DE LA GUARDA
Ángel del Señor, que eres mi custodio, ya que la bondad divina me ha encomendado a ti; ilumíname y guárdame. Amén

Fray Cristóbal Aguilar, o.f.m.

Oración para pedir fuerzas y constancia en la enfermedad

Señor, arranca de raíz este mal de mi corazón y dame fuerzas para sobrellevar mis penas y mis alegrías. Dame fuerza para que mi amor se traduzca en servicio continuo. Dame fuerzas para no despreciar jamás al pobre y para no doblar las rodillas ante el poderoso insolente. Dame fuerzas para mantener mi espíritu por encima de las pequeñeces humanas. Dame fuerzas para someter mi fuerza a Tu voluntad por amor. Amén”.

Fray Cristóbal Aguilar, o.f.m.

Este sitio emplea cookies propios y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación. Se recibe información sobre tu uso de este sitio web. Si utilizas (navegando o desplazándote por las páginas) este sitio web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. más información. Política cookies.

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar