Daily Archive 6 septiembre, 2016

Siete oraciones de protección poderosas

ORACIONES PARA CADA DÍA DE LA SEMANA

Estas oraciones de autores anónimos son para estar a salvo de todo tipo de peligros, males, infortunios y accidentes. Dentro de la creencia cristiana son muy bellas y de común uso. Te animo lector a que las utilices diariamente. Yo antes de ser fraile franciscano, ya las usaba y hasta el presente el soy consciente de que el Señor me cuida.

DOMINGO

Líbrame, Señor, de todos los males, pasados, presentes y futuros, tanto del alma como del cuerpo; dame, por tu bondad la paz y la salud. Concédemelas durante toda mi vida, a fin de que con la ayuda de tu misericordia no tenga nunca que temer ningún transtorno. Que la paz del Señor esté siempre conmigo. Que tu paz celestial, Señor, permanezca siempre entre yo y mis enemigos, tanto visibles como invisibles. Que la paz del Señor me ayude y me proteja en mi alma y en mi cuerpo.

¡Asi sea!

LUNES

¡Oh Señor! Líbrame de todo mal, consuélame en mi aflicción. ¡Oh Señor! Ayúdame y socórreme en todas mis necesidades, mis miserias, mis empresas y mis peligros. Líbrame de todas las oposiciones, emboscadas y enemigos. Dame tu bendición Señor, que con sólo Tu palabra has creado todas las cosas. Que la bendición del Señor este siempre conmigo. ¡Así sea!

MARTES

Que la bendición del Señor al consagrar el pan y repartirlo entre sus discípulos, esté siempre conmigo. Que la bendición de los Ángeles, Patriarcas, Apóstoles y Todos los Santos, esté siempre conmigo. Que la bendición del Señor me sostenga y me proteja; que Su eterna bondad me guíe. ¡Así sea!

MIERCOLES

¡Oh Señor, ten piedad de mi! ¡Oh Señor; defiéndeme contra el enemigo y líbrame de todo mal! Que el Señor se digne concederme la gracia para triunfar sobre todos mis adversarios. Que el Señor me libere continuamente de todos mis males. Señor, socórreme y sálvame, Tú que me has redimido por Tu Cruz y Tu valiosa sangre. ¡Así sea!.

JUEVES

Señor, ilumina mis ojos con Tu verdadera luz a fin de que el sueño eterno no los cierre. Mientras el Señor está conmigo, no temeré en absoluto la maldad de mis enemigos. Oh señor, consérvame, ayúdame, sálvame. Que la sola pronunciación de Tu nombre, toda rodilla se doblegue, en el cielo, la tierra y en los infiernos. Sé, sin lugar a dudas, Señor, que en cuanto te invoque, en cualquier día y a cualquier hora, estaré salvado. ¡Así sea!.

VIERNES

¡Señor! Dulce sea Tu nombre. Nombre que fortalece el corazón del hombre; nombre de vida, de salvación y de alegría, precioso nombre, glorioso y agradable; nombre que fortifica al pecador; nombre que salva, conduce, gobierna y lo conserva todo; que te agrade, Señor, por la fuerza de este mismo nombre. Ilumíname a mí, que estoy ciego; a mí que estoy sordo, disipa mi sordera; levántame, a mí que estoy cojo; devuélveme el habla, a mí que estoy mudo; a mí, que soy pecador, dame salud; devuélveme la vida, con el fin de que estando siempre en ti, alabándote, honrándote porque toda alabanza te es debida ya que eres el único digno de gloria. ¡Así sea!.

SÁBADO

Señor, se favorable, duce y propicio; concédeme un espíritu santo y voluntarioso a fin de que así te devuelva el honor y el respeto que te corresponde. Señor, guíame con Tu dulzura por el camino de la salvación eterna. Líbrame, Señor, de todas las plagas, de la pobreza y de las trampas de mis enemigos. Señor, que estas oraciones me protejan contra mis enemigos, contra todo mal y todo peligro. ¡Así sea!.

“En la oración estamos solos con el Señor”

Fray Cristóbal Aguilar, o.f.m.

La coronilla de la Misericordia del Dios del Amor

Esta devoción tan querida por Nuestro Señor Jesucristo, es sin embargo una de las más desconocidas en el mundo cristiano (no en los ámbitos religiosos en donde ha proliferado en los últimos años) o más bien para los cristianos de a “pie”.

Todo comienza con las “apariciones” de Nuestro Señor a una joven monja polaca en 1930. Y nos viene a traer un mensaje que aunque no es nada nuevo sí que es importante pues resalta una faceta de Nuestro Señor a veces un poco olvidada, la misericordia. El mensaje y la devoción a la Divina Misericordia está basada en los escritos de la Santa María Faustina Kowalska, monja polaca sin educación básica que, escribió un diario de alrededor de 600 páginas que relatan las revelaciones que ella recibió sobre la Misericordia de Dios. Aún antes de su muerte en 1938 se comenzó a esparcir la devoción a la Divina Misericordia.

El mensaje se puede resumir de la siguiente manera: Dios es misericordia, quiere que le amemos observando en Él esa faceta, y además quiere que nos abandonemos por completo y que confiemos completamente en Él. Leyendo dos versos de las Escrituras, podemos ver a qué nivel debemos confiar:

1. “Ese pueblo se me ha llegado con su boca, y me han honrado con sus labios mientras que si corazón está lejos de mí.” (Is 29:13).
2. Bienaventurados los misericordiosos porque ellos alcanzarán misericordia. Es irónico y hasta espantoso el hecho de que la mayoría de las personas religiosas de los tiempos de Cristo (personas que eran practicantes de su religión y que ansiosamente esperaban la venida del Mesías) no fueron capaces de reconocerlo cuando Él vino.

Los fariseos, a los que Cristo les hablaba en la primera cita del evangelio mencionada anteriormente, eran muy devotos a las oraciones, reglas y rituales de su religión, pero al pasar de los años, estas prácticas externas eran tan importantes por ellas mismas que su verdadero significado se había perdido. Los fariseos efectuaban todos los sacrificios requeridos, decían las oraciones correctas, ayunaban con frecuencia y hablaban constantemente sobre Dios, pero nada de esto había tocado sus corazones. Como resultado no tenían ninguna relación con Dios, ellos no estaban viviendo de la forma que Él quería y no estaban preparados para la venida de Cristo.

Nuestro Señor le habla estrictamente de esto a Santa Faustina:

Exijo de ti obras de Misericordia que deben surgir del amor hacia Mí. Debes mostrar misericordia al prójimo siempre y en todas partes. No puedes dejar de hacerlo ni excusarte ni justificarte.

misericordia2-trascristoyfco-site

(Diario 742)

Así como lo mandan los evangelios “Sean Misericordiosos así como su Padre en el Cielo es Misericordioso, ” piden que seamos misericordiosos con nuestro prójimo “siempre y en todo lugar” parece imposible de cumplir pero el Señor asegura que es posible. ” Cuando un alma se acerca a Mí con confianza, la colmo con tal abundancia de gracias que ella no puede contenerlas en sí misma, sino que las irradia sobre otras almas. ” (Diario 1074)

Nuestro Señor le habla estrictamente de esto a Santa Faustina:

(Diario 742)

Exijo de ti obras de Misericordia que deben surgir del amor hacia Mí. Debes mostrar misericordia al prójimo siempre y en todas partes. No puedes dejar de hacerlo ni excusarte ni justificarte.

¿QUIEN ERA SANTA MARÍA FAUSTINA KOWALSKA

Elena Kowalska, nació en Glogowiec en 1905, cerca de Cracovia, en Polonia. Entró en la Congregación de las Hermanas de Nuestra Señora  de Misericordia, adoptando el nombre María Faustina. En 1928 tomó los votos definitivos como monja. El 22 de Febrero de 1931, tuvo una visión de Jesús en el pueblo de Plock, Polonia, según la cual Sor Faustina relata que el Señor le pedía la realización de una imagen  con las palabras “Jesús en Vos confío”, y que deseaba que fuese venerada en todo el mundo. Además Ntro. Señor realizo una serie de promesas a los que la venerasen. Transcribiendo las palabras del diario de Sor Faustina:

“Yo prometo que, el alma que venere esta imagen, no perecerá. También prometo victoria sobre sus enemigos aquí en la tierra, especialmente a la hora de la muerte. Yo mismo la defenderé con mi propia Gloria.”

La imagen muestra a Nuestro Señor Jesucristo con dos rayos saliendo de su corazón (la imagen está expuesta en este artículo) y vienen a significar lo siguiente, según las propias palabras de Nuestro Señor:

“Los dos rayos indican Agua y Sangre. El rayo pálido significa el Agua que hace las  almas justas. El rayo rojo significa la Sangre que es la vida de las almas”.

“Estos dos rayos salieron de las profundidades de Mi tierna Misericordia, cuando Mi corazón agonizado fue abierto por la lanza en la Cruz.”

Sor Faustina tuvo una serie de revelaciones de Jesús que fue anotando en su diario, por casi 20 años estuvo prohibida la devoción a la Divina Misericordia. Desde el 15 de abril de 1978, la Santa Sede permitió la práctica de esta devoción.

Sor Faustina murió de tuberculosis, el 5 de octubre de 1938, en Cracovia. Sus restos mortales yacen en la capilla del convento bajo la milagrosa imagen de la Divina Misericordia, fue beatificada el 18 de abril de 1993 y canonizada el 30 de abril del 2000 por S. S. Juan Pablo II.

LA IMAGEN DE LA MISERICORDIA

Según Sor Faustina el Señor le revelo: “A través de esta imagen concederé muchas gracias a las almas, ella ha de recordar a los hombre las exigencias de Mi misericordia, porque la fe sin obras, por fuerte que sea, es inútil”. Diario (742).

Es por tanto el recipiente, no la fuente, un recordatorio, no la realidad. Esta realidad es la fuente misericordiosa de gracias que mana del Corazón traspasado de Cristo en la Cruz, y que mana visiblemente para representar lo visible, es decir lo sacramental, los signos de gracia, el Bautismo y la Eucaristía, representando todos los sacramentos de la Iglesia. Por ende, San Juan en su primera epístola insiste en la presencia de lo invisible con lo visible, el Espíritu con el Agua y la Sangre.

La imagen también nos recuerda que la salvación no es sólo por la fe, pero por obras y caridad también. Hay que tener fe para ver y creer en lo que significa la Imagen, la Divina Misericordia derramándose de Cristo en la Cruz, pero hay que ser misericordioso, el amor que va más allá los estrictos requisitos de la justicia, para atraer la Misericordia hacia sí mismo.

Durante el transcurso de las revelaciones de Jesús a la hermana Faustina sobre la Divina Misericordia Él le pidió en diversas ocasiones que se dedicara una fiesta a la Divina Misericordia y que esta fiesta fuera celebrada el domingo después de la Pascua. Los textos litúrgicos de ese día, el segundo domingo de Pascua, son concernientes a la institución del Sacramento de Penitencia, el Tribunal de la Divina Misericordia, de manera que van perfectamente con las peticiones de nuestro Señor. Esta fiesta ya ha sido otorgada a la nación de Polonia, al igual que es celebrada en la Ciudad del Vaticano. La canonización de la hermana Faustina el 30 de abril 2000 representa el respaldo más grande que la Iglesia le puede dar a una revelación privada, un acto de infalibilidad Papal proclamando la segura santidad de la mística.

De hecho el día de la canonización de Sor Faustina esta fiesta se extendió a lo largo de la Iglesia universal. Sobre esta fiesta dijo Jesús:

“Quien se acerque ese día a la Fuente de Vida, recibirá el perdón total de las culpas y de las penas.” (Diario 300).

“Quiero que la imagen sea bendecida solemnemente el primer domingo después de Pascua y que se le venere públicamente para que cada alma pueda saber de ella. ” (Diario 341)

“Esta fiesta ha salido de las entrañas de Mi misericordia y está confirmada en el abismo de Mis gracias.” (Diario 420)

“Sí, el primer domingo después de la Pascua es la Fiesta de la Misericordia, pero también debe estar presente la acción y pido se rinda culto a Mi Misericordia con la solemne celebración de esta Fiesta y con el culto a la imagen que ha sido pintada.” (Diario 742)

“Deseo conceder el perdón total a las almas que se acerquen a la confesión y reciban la Santa Comunión el día de la Fiesta de Mi Misericordia.” (Diario 1109)

Podemos apreciar de estos extractos que Nuestro Señor desea que durante la celebración de esta fiesta se incluye la veneración solemne y pública de la imagen de la Divina Misericordia por parte de la Iglesia, como así desea además la veneración individual de cada uno de nosotros.

¿COMO DEBE REZARSE ESTA DEVOCIÓN?

Según el diario de Sor Faustina, ha de rezarse a las 3 de la tarde (puede ser cualquier día) y se utiliza para ello un rosario común, es decir un rosario normal.
coronilla-misericordia-trascristoyfcosite

1) Se reza un Padrenuestro, Avemaría y el Credo.

2) Al comenzar cada decena del rosario (cuenta grande donde se reza comúnmente el padrenuestro) se dice: “Padre Eterno, te ofrezco el cuerpo, la sangre, el alma y la divinidad de tu amadísimo Hijo Jesucristo, para el perdón de nuestros pecados y los del mundo entero”.

3) En las cuentas pequeñas del Avemaría se dice lo siguiente: “Por su dolorosa Pasión, ten misericordia de nosotros y del mundo entero”.

4) Al finalizar las cinco decenas de la coronilla de dice: Santo Dios, Santo Fuerte, Santo Inmortal, ten misericordia de nosotros y del mundo entero”.

Es una devoción muy fácil y rápida de rezar, no hay excusa para no hacerlo pues en pocos minutos se ha hecho y son grandes los beneficios que se obtienen de ella, beneficios que el propio autor de este artículo os pueden asegurar, y si eres creyente se consiguen grandes gracias de nuestro Señor, tal como le prometió a Sor Faustina. Ojala te sirva a ti también caro lector, pues este es mi deseo, propagar la devoción de la Divina Misericordia.

Espero querido hermano que lees este articulo del Site, que te aficiones al rezo de esta coronilla que tanto bien hace a las almas.

Un Abrazo en los corazones de Jesús y María junto con la bendición de nuestro padre San Francisco.

Fr. Cristóbal Aguilar, o.f.m.

Este sitio emplea cookies propios y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación. Se recibe información sobre tu uso de este sitio web. Si utilizas (navegando o desplazándote por las páginas) este sitio web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. más información. Política cookies.

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar